AFTEROFFICE
deportes

Blatter y Platini: de aliados a antagonistas

Michel Platini era inseprable de Joseph Blatter, pero ahora, largamente distanciados, su alianza del pasado está bajo el escrutinio de los investigadores penales, y sus papeles en la FIFA a corto plazo probablemente serán decididos por el comité de ética de la organización, que se espera se reúna la semana próxima.
AP
27 septiembre 2015 15:5 Última actualización 27 septiembre 2015 15:13
Sólo cuando Platini vio bloqueado su camino a la presidencia de la FIFA por un inamovible Blatter, la amistad se agrió. (AP)

Sólo cuando Platini vio bloqueado su camino a la presidencia de la FIFA por un inamovible Blatter, la amistad se agrió. (AP)

ZÚRICH, Suiza.- Antes de que pasara a ser de protegido a protagonista, Michel Platini era inseprable de Joseph Blatter, como si tuvieran una sociedad telepática. Pero ahora, largamente distanciados, su alianza del pasado está bajo el escrutinio de los investigadores penales, y sus papeles en la FIFA a corto plazo probablemente serán decididos por el comité de ética de la organización, que se espera se reúna la semana próxima.

La cuestión para Blatter es por qué la FIFA le pagó a Platini 2 millones de francos suizos (unos 2 millones de dólares) en 2011 por trabajos supuestamente efectuados por lo menos nueve años antes. El fiscal general suizo sospecha que se trató de un "pago desleal" de las ricas reservas de la FIFA, aunque Blatter negó toda irregularidad después de ser interrogado el viernes mientras su despacho presidencial era revisado.

Platini fue clasificado oficialmente como testigo el viernes y ofreció documentación para asistir la investigación mientras insistía públicamente que se trató de un trabajo legítimo. La UEFA no dijo nada sobre un aspecto llamativo del pago: ¿acaso Platini envió en 2011 una factura a la FIFA por el trabajo de 1999-2002 o fue inesperado el pago después de la cancelación de una deuda? Posteriormente en 2011, Platini respaldó la reelección de Blatter al decidir no competir con él.

El momento de la investigación no puede llegar en peor momento para Platini, quien niega toda irregularidad. En un mes el francés, que también es vicepresidente de la FIFA, debe aprobar controles de integridad para poder aspirar a suceder a Blatter en febrero.

Adiestrado en política deportiva por Blatter, el exastro del futbol francés aportó su prestigio a la campaña electoral de 1998 que permitió que Blatter sucediera a Joao Havelange en la dirección del futbol mundial.

A cambio, Platini entró en la nómina de pagos de la FIFA. Durante casi una década, cada vez que Blatter viajaba Platini parecía estar a su lado como su asesor más leal. Sólo cuando Platini vio bloqueado su camino a la presidencia de la FIFA por un inamovible Blatter, la amistad se agrió.

Platini, al igual que el resto del mundo del futbol, fue asegurado por Blatter en 2011 que la oficina presidencial en Zúrich quedaría vacante en mayo del 2015. Pero Blatter tiene sed de poder y no podía irse. Platini, exasperado, tuvo que conformarse en marzo con un tercer término al mando del fútbol europeo.

Ni siquiera el terremoto causado por las acusaciones penales a dirigentes de la FIFA en mayo, tres días antes de la elección, pudo desplazar a Blatter. Pero la vacante se abrió como por arte de magia cuando Blatter anunció su renuncia a principios de junio, sentando las bases para una elección en febrero.

Platini parecía tan seguro de sus perspectivas que había permanecido mayormente en silencio acerca de sus planes para la FIFA. Pero la campaña da la impresión de empezar a resquebrajarse aun antes de que Platini presente un manifiesto. Las credenciales de Platini como reformista fueron ridiculizadas por sus rivales aun antes de quedar involucrado en el escándalo de Blatter el viernes.

Más adelante, después que se revelaron documentos sobre un amigo de Platini relativos a la venta de entradas para la Copa Mundial, el secretario general de la FIFA Jerome Valcke fue suspendido. Éste también negó toda irregularidad. La FIFA trata de mejorar su imagen. Y los exaliados devenidos antagonistas enfrentan un futuro incierto.