AFTEROFFICE
CULTURAS

Bellatin escribe su más reciente novela en iPhone

El escritor peruano-mexicano Mario Bellatin escribió su última novela "El hombre dinero" a través de un iPhone y la app 'Notas', la cual le ha permitido un mayor acercamiento a las letras. 
Myrna. I. Martínez
13 marzo 2014 22:33 Última actualización 14 marzo 2014 5:0
Mario Bellatin

Mario Bellatin

Mario Bellatin escribió su última novela, "El hombre dinero" (Sexto piso), en su iPhone, ahora ya le resulta una pesadez volver a escribir en su computadora portátil.

El escritor antes portaba una prótesis en el brazo derecho, ahora se acomoda el teléfono en el antebrazo y con una stylus realiza el proceso de creación en cualquier momento.

“Tengo algunos textos sobre las prótesis que usé de niño, que en realidad no necesitaba; esa relación que yo tenía con ellas era muy artificial, era mental, porque no tenía que llevarla, porque soy así. Soy un brazo, estoy hecho para desenvolverme así. De pronto descubro que ahora mi prótesis es un aparato de escritura, ahora esa parte de mi cuerpo que uso para escribir y lo hago cuando quiero, trato de llevar el Iphone a todas partes”, dice Bellatin en entrevista con EL FINANCIERO.

Este gadget, con ayuda de la sencilla app 'Notas', le ha permitido tener un encuentro más íntimo con la escritura, los errores los corrige al momento porque de alguna forma se hacen más evidentes en este formato, y a la vez es más veloz, aunque para el novelista sigue siendo más importante la construcción literaria que la eficacia.

“El 'Notas' es muy simple, pero esa simpleza es importante, es una especie de regreso a la máquina de escribir, porque tecleas diferente, pero suena similar”, dice el autor de Salón de belleza.

"El hombre dinero" lo escribió en dos meses, es su creación más expedita. En su máquina de escribir, una Underwood de 1915, se demoraba dos años en terminar una novela; en su computadora, hacía uno o dos libros al año. Ya no piensa regresar a ellas.


El hombre dinero sin dinero


Al ingresar a casa de Mario Bellatin, ubicada en una cerrada de principios del siglo XX, en la colonia Juárez, lo primero que llama la atención es un broncodilatador sobre su escritorio. El protagonista de "El hombre dinero" es un acumulador de riqueza, que, entre otras cosas, padece asma.

“Justo me dio asma antes de publicar el libro. Yo ya tenía asma, como mucha gente, y de pronto se acrecentó estas dos últimas semanas. Esas coincidencias entre la realidad y la ficción son un poco el juego que establezco en mis libros, que descubran rasgos biográficos para que el lector siga leyendo”.

No se considera uno de esos escritores que tratan de hacer antropología o sociología en cada novela, aquellos a los que los periodistas les preguntan hasta del clima; él simplemente quiere escribir.

Con "El hombre dinero" no pretende decir nada nuevo sobre el tema, pero expone dos caras de la moneda en una relación de padre e hijo.

“El papá vive en una situación miserable, ahí aparece la intención de que el dinero es un invento hecho para los pobres, para que estén jodidos todo el tiempo sin poder pensar, porque toda su vida está en virtud ya no del dinero, sino del no dinero.

“El extremo es grotesco. México es un país lleno de necesidades y tenemos a uno de los hombres más ricos del mundo, me parece una vergüenza espantosa, y encima esas personas se convierten en pro hombres, cuando son candidatos a un hospital siquiátrico; son personas con el síndrome de Diógenes, gente que va recogiendo cosas de la calle y enloquece”, opina Bellatin, para quien el dinero es un estorbo que no debería existir.