AFTEROFFICE
deportes

Beckenbauer, investigado por fraude en Mundial de 2006

La fiscalía suiza inicia pesquisa contra Franz Beckenbauer, después de que un reporte periodístico revelara que el alemán era sospechoso de lavado de dinero y abuso de confianza en relación con la adjudicación a su país de la Copa del Mundo de 2006.
Agencias
01 septiembre 2016 13:57 Última actualización 01 septiembre 2016 14:11
Beckenbauer encabezó la campaña de Alemania para ganar la sede en una cerrada votación en 2000. (AP/Archivo)

Beckenbauer encabezó la campaña de Alemania para ganar la sede en una cerrada votación en 2000. (AP/Archivo)

ZÚRICH.- Franz Beckenbauer, una leyenda viviente del futbol, es sospechoso en una pesquisa criminal por fraude relacionado con la Copa del Mundo de 2006.

La casa de Beckenbauer en Austria fue allanada este jueves por fiscales suizos que investigan el caso relacionado con la FIFA. La procuraduría suiza indicó que abrió un caso criminal contra el exastro alemán y otros tres miembros del comité organizador del Mundial de 2006.

Los cuatro son sospechosos fraude, lavado de dinero, mala administración criminal y malversación relacionados con un pago de 6.7 millones de euros (7.3 millones de dólares) vinculado con la FIFA antes del torneo que se realizó en Alemania.

"Se realizaron allanamientos simultáneos para recopilar evidencia en ocho lugares distintos", señaló la fiscalía suiza en un comunicado. "Además, varios sospechosos fueron interrogados por o a nombre de la Oficina del Fiscal General de Suiza".

Los abogados de Beckenbauer dijeron que "Franz Beckenbauer ha colaborado con las investigaciones de los fiscales suizos desde que está al tanto de ellas, y cooperó en el allanamiento de hoy", dijeron los abogados Werner Leitner y Michael Nesselhauf en un comunicado.

Tres de los sospechosos fueron o son miembros del comité ejecutivo de la FIFA: Beckenbauer, Theo Zwanziger y Wolfgang Niersbach. El comité de ética de la FIFA suspendió en julio a Niersbach por un año por no denunciar sospechas de actos criminales. Su período finaliza en 2019.

El cuarto sospechoso es Horst Schmidt, vicepresidente del comité organizador de 2006. Beckenbauer, Zwanziger y Schmidt también son investigados desde hace varios meses por el comité de ética de la FIFA por sospechas de sobornos.

El expediente criminal suizo, abierto oficialmente en noviembre pero sólo confirmado hasta el jueves, provocó una tormenta en la federación rectora del futbol de la selección campeona del mundo, y dañó la reputación de una Copa del Mundo que fue un éxito rotundo para el país anfitrión.

"Se cree que los sospechosos engañaron obstinadamente a los otros miembros de la junta del comité organizador para la Copa del Mundo de 2006", señaló la fiscalía suiza. "Esto se habría hecho a través de mentiras u ocultando la verdad, lo que provocó que los otros miembros del comité actuaran de forma que generó pérdidas financieras a la federación alemana".

Beckenbauer encabezó la campaña de Alemania para ganar la sede en una cerrada votación en 2000, en la que superó la candidatura de Sudáfrica. Después dirigió el comité organizador.

En febrero, la federación alemana publicó un informe de 361 páginas que intentó explicar pagos por 6.7 millones de euros (7.3 millones de dólares) y 10 millones de francos suizos (10 millones de dólares).

El dinero está relacionado con Beckenbauer, el entonces presidente de la FIFA Joseph Blatter, el ex dirigente del futbol asiático Mohamed bin Hammam y Robert Louis-Dreyfus, el difunto ex funcionario de Adidas y también ex miembro de la agencia suiza de mercadeo Infront.

Ese informe, redactado por el bufete legal Freshfields, insinuó que Beckenbauer estaba más involucrado en el movimiento del dinero de lo que originalmente se creyó. Después de esos pagos, Beckenbauer fue miembro del comité ejecutivo de la FIFA entre 2007-11.

Según el informe, el pago realizado por la federación alemana a la FIFA en abril de 2005 fue "declarado falsamente" por el comité organizador del Mundial como si hubiese sido para una ceremonia, cuando en realidad era para Louis-Dreyfus. Ese mismo día, la FIFA transfirió dinero a una cuenta suiza del ejecutivo de Adidas.

El informe señala que Blatter estaba al tanto del pago, aunque el expresidente de la FIFA lo ha negado. Niersbach y Helmut Sandrock renunciaron en meses recientes a sus cargos como presidente y secretario general de la federación alemana, respectivamente, después que la fiscalía alemana abrió pesquisas sobre evasión fiscal.

La investigación suiza anunciada este jueves no menciona a Stefan Hans, el encargado de las finanzas del comité organizador de 2006 y quien también es sospechoso en el caso de ética de la FIFA.