Hacia la luna

Cómo beneficiarse de las tensiones globales

El bitcoin ha demostrado que no solo puede resistir, sino que también prosperar en situaciones adversas.

En estos tiempos de incertidumbre global marcados por la inflación, conflictos bélicos, caídas de bancos, ataques cibernéticos y el alejamiento del dólar, se ha vuelto esencial hallar un activo que resista el desorden.

Es más intensa que nunca la búsqueda de un ‘refugio seguro’ que trascienda los tradicionales bonos del Tesoro de EU, cuyo rendimiento fue el más bajo desde los años 80 con un -10 por ciento entre 2021 y 2023.

La solución podría estar en el mundo de las criptomonedas, particularmente en bitcoin. Este activo digital ha demostrado que no solo puede resistir, sino que también puede prosperar en situaciones adversas.

Después de la prohibición de la minería en China en 2021, bitcoin no solo recuperó su capacidad minera en siete meses sino que la duplicó, a pesar de los desafíos regulatorios y las quiebras de importantes casas de cambio digitales. Esto es un ejemplo claro de su resiliencia.

Además, bitcoin ha demostrado ser muy fuerte en momentos de crisis financieras. Con un aumento del 20 por ciento en su valor cuando las acciones tradicionales caían, el colapso de Silicon Valley Bank en marzo de 2023 demuestra su potencial como refugio seguro.

Bitcoin podría estar evolucionando hacia un activo cada vez más ‘antifrágil’ que no solo resiste sino que también se beneficia del caos.

Además de continuar recibiendo atención en los medios y entre los inversionistas institucionales, ha superado continuamente a todos los demás activos de su categoría.

Superó los 50 mil dólares por unidad tan solo la semana pasada. Su dominio en el mercado se evidencia por las apuestas por alcanzar los 75 mil dólares, su capitalización de mercado regresando a más de un billón de dólares y el éxito de los ETFs de bitcoin.

La necesidad de diversificar las carteras de inversión con activos resistentes a las fluctuaciones económicas se ve reforzada por la reciente declaración de recesión en la Zona Euro, lo que se suma a la ya evidente robustez de bitcoin en un escenario global de incertidumbres.

Bitcoin se ha convertido en un activo cada vez más importante para los inversionistas que buscan seguridad y rendimiento en un panorama económico cambiante debido a su adaptabilidad y fortaleza frente a estos desafíos.

Paola Herrera

Paola Herrera

Apasionada en criptomonedas y Web3, y experta en habilitación y entrenamiento a mujeres sobre innovación financiera.

COLUMNAS ANTERIORES

Renovación cripto: más allá del ‘halving’
Índices cripto: guiando hacia la diversificación

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.