Viajes

Descubre Alaska a bordo de un crucero gigante

Un barco de 20 pisos de altura con más de 30 opciones para comer, entre ellas 12 restaurantes de especialidad, 20 bares, teatro con obras de Broadway, casino, tiendas y múltiples opciones de entretenimiento.

Cada vez más gente está viajando a bordo de un crucero para conocer un sinfín de atractivos destinos. En 2019, se espera que más de 30 millones de personas reserven un crucero. Esto es aproximadamente 59% más que los 17.8 millones de pasajeros que esta industria tuvo hace una década.

Con el tiempo, y la gran oferta que existe, un viaje en un crucero es en principio, una experiencia cada vez más accesible para un mayor número de personas. Pero a últimas fechas ha existido una polémica en cuanto a que, en un gran número de casos, la tarifa base del viaje, se ve incrementada por costos excesivos de los servicios a bordo. Pero, ¿Es esto cierto?

Para comprobarlo, aproveché un viaje personal a Alaska. Elegí viajar a bordo del Bliss, de Norwegian Cruise Line porque es un barco nuevo que comenzó operaciones en 2018 y que incluye todos los servicios que yo estaba buscando. He de confesar que, pese a estos atractivos, me asustaba un poco lo grande de este barco, que tiene capacidad para 4,004 pasajeros y una tripulación a bordo de más de 1,700 empleados.

Una vez a bordo, nos dedicamos a recorrer el barco, entre la euforia de los pasajeros que llegaban y subían y bajaban por las increíbles escaleras que el barco tiene en cada uno de sus costados, o por uno de los 16 elevadores disponibles en cada piso (que a ciertas horas es el inconveniente más habitual). Cabe mencionar que este barco es una ciudad flotante de 20 pisos, más de 30 opciones para comer, entre ellas 12 restaurantes de especialidad, 20 bares, teatro con obras de Broadway, casino, tiendas e innumerables opciones de entretenimiento como para ¡no aburrirse nunca!

También tiene un enorme gimnasio con todo el equipo que se pueda pedir, incluyendo un salón de spinning y clases disponibles de yoga y pilates entre muchas otras. El spa es de primer nivel y su menú de tratamientos es fabuloso.

Aunque nos comentaron que había más de 300 niños abordo, realmente nunca nos dimos cuenta. ¡Los niños y adolescentes no la pueden pasar mejor! Tienen salones o clubes especiales de entretenimiento además de las albercas, un parque de agua, increíbles toboganes, laser tag e ¡incluso una pista de Go-Karts!

En un golpe de suerte visitamos el espectacular puente de mando del Bliss y pudimos conocer a Robert Lundberg, su orgullosísimo capitán.

También tuvimos una entrevista con el Gerente General del barco, Mark Maeling, cuya amplia experiencia de más de 20 años trabajando en 45 barcos diferentes, le ha dado la oportunidad de recorrer el mundo 9 veces.

No podría retirarme de ahí sin preguntarle sobre el tema con el que inicie este artículo: ¿El mercado de los barcos hoy está más enfocado en incrementar el gasto por pasajero per cápita para lograr mayores ingresos? A lo que Mark Maeling responde: "La experiencia del pasajero abarca hasta donde su presupuesto y su gusto lo permita. No tienes que pagar un centavo extra por algo que no quieres tener".

Por ello puedo concluir que nuestra experiencia fue inmejorable en todos los sentidos y no tuvimos que gastar un dólar adicional del precio que pagamos. La experiencia a bordo del Norwegian Bliss tiene un inmenso ✅ en mis recomendaciones de viaje.