Un aromático viaje al pasado con el café de Tapachula
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Un aromático viaje al pasado con el café de Tapachula

COMPARTIR

···
menu-trigger

Un aromático viaje al pasado con el café de Tapachula

bulletEn las fincas que forman parte de la economía de la región, se viven experiencias turísticas en medio de la naturaleza

EISA MULTIMEDIOS | Por: Margarita Sólis
20/12/2019
La Finca Hamburgo es un bello lugar en el que puedes relajarte.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El café forma parte de la historia, tradiciones y economía de Chiapas, y la región del Soconusco se caracteriza por ello.

Un buen comienzo es recorrer el Parque Central Miguel Hidalgo y continuar al Museo de Tapachula mejor conocido como MUTAP, el cual es en realidad es el archivo histórico y en su momento fue el palacio municipal desde 1930, sitio en el cual actualmente se muestra la historia y los procesos del café.

El parque y el MUTAP se encuentran uno a lado del otro en el Centro Histórico de Tapachula.

De ahí continúa la travesía del café hacia la sierra de la también llamada Perla del Soconusco. No hay que ser barista para visitarla, solo hay que tener las ganas de admirar su abundante y húmeda naturaleza, así como sus ríos, riachuelos y cascadas que se pueden encontrar a lo largo de la carretera.

La Ruta del Café la iniciaron 15 haciendas que originalmente eran de alemanes que emigraron a México en 1888; en la actualidad permanecen sólo cinco dentro del recorrido: Argovia, Hamburgo, Irlanda, La Chiripa y San Francisco con las que se puede alcanzar a vislumbrar el por qué esta ciudad fue una región tan próspera en el siglo anterior.

Si bien los procesos, desde la cosecha hasta el tostado, son una combinación de tradición y tecnología al estar en esos espacios es inevitable transportarse al pasado.

Aquí te presentamos dos opciones de fincas para conocer todo acerca del café, al mismo tiempo para disfrutar de los paisajes, ya que cuentan con su propio hotel boutique, que además tienen la certificación Tesoros de México por la alta calidad en sus servicios.

La Finca Hamburgo es administrada por la quinta generación del fundador Arthur Erich Edelmann y se encuentra a 12 kilómetros de Tapachula y a mil 250 metros sobre el nivel del mar, por ello, su cosecha de café, de la variedad arábica, es denominada “de altura” y se exporta a Alemania, Estados Unidos y Japón.

Desde hace 14 años abrió las puertas de su hotel boutique, restaurante, spa y museo, además cuenta con alberca con vista a la sierra.

En un recorrido de dos horas se conoce una parte del área de producción del café, que son 270 hectáreas. En cuanto a los procesos se puede ver: primer pesado, seleccionan de granos, fermentación, correteo, secado en patios, guardiolas, catadora, retrillado, pulido y zarandeo, el último proceso es la clasificación electrónica para un café de especialidad, finalmente, se empaca en los costales.

Este aromático se puede degustar en las haciendas mientras conoces el proceso de elaboración.
Este aromático se puede degustar en las haciendas mientras conoces el proceso de elaboración. Margarita Solís

La segunda opción es Argovia Finca Resort. 187 hectáreas fueron diseñadas por su propietario Bruno Giesemann, quien al ser agrónomo ha aprovechado la riqueza de la tierra del Soconusco, por tanto no solo hay café, también ha cosechado una variedad de 150 especies de flores exóticas y árboles, como el Ylang ylang el aceite para el famoso perfume Chanel #5.

Bruno es la cuarta generación al frente de la finca, por ello desarrolló un sentido de responsabilidad con el medio ambiente, por tanto en sus recorridos –que son en inglés, español y alemán— fomenta la conciencia sobre la importancia del cuidado de la naturaleza. Una muestra de ello son los ingredientes de los platillos que ofrece en su restaurante, que provienen de sus hortalizas.

Una noche estrellada y un amanecer con el sonido de los riachuelos es solo una pequeña muestra de lo que se puede disfrutar en una estancia en medio de la sierra chiapaneca.

La finca cuenta con 15 habitaciones estándar y algunas más son cabañas y suites distribuidas entre la vegetación pero con todas las comodidades como electricidad, agua caliente y caminos muy buen señalizados, e incluso con el servicio de carritos de golf.

En ambas fincas se encuentra maquina muy antigua y toda se mantiene al 100% productiva, es la forma en la que muestran los procesos para lograr una cosecha de primera calidad, y que sus huéspedes y clientes puedan disfrutar de un café chiapaneco. Los especialistas de Hamburgo y Argovia coincidieron al decir que los niveles de tueste y molienda son al gusto: el mejor café es “el que te gusta a ti”.