Querétaro, un dulce paraíso culinario
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Querétaro, un dulce paraíso culinario

COMPARTIR

···

Querétaro, un dulce paraíso culinario

Malteadas gigantes, un bar de cereales y nieves con vino para consentir el paladar.

EISA MULTIMEDIOS | Víctor Cisneros
09/09/2019
Las locas malteadas de Carranza se encuentran en el centro histórico de Querétaro.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El centro histórico de Querétaro esconde un sinnúmero de lugares para sorprender a los turistas y sus paladares con propuestas fuera de lo común como un bar de cereales con sabores exóticos, una heladería que le pone su toque propio a las nieves con vino tinto y unas malteadas para saciar al apetito más feroz.

Y lo más importante es que puedes visitar todos estos lugares (y más) en un fin de semana mientras te maravillas de la cultura y arte de la capital queretana.

Como su nombre lo indica, las locas malteadas de Carranza es un establecimiento donde las malteadas y chamoyadas son su especialidad. Tienen más de 40 ingredientes que se le pueden agregar a la bebida como toppings, cómo chocoretas, panditas, chispas de colores o de chocolate hasta gansitos, donas y rebanadas de pastel o de pay.

La sencilla cuesta 65 pesos y consta de la tradicional malteada preparada con leche entera, deslactosada o de soya, sabor a chocolate, fresa o vainilla y decorada con Chantilly con una galleta de chocolate. La Loca (85 pesos) incluye la base anterior más cinco toppings a elegir como pretzels, galletas, etcétera, más una rebanada de pastel o una dona.

Las llamadas vip por 115 pesos incluyen todo lo anterior pero con el plus de productos especiales como kinder, gansitos, hersheys y otros, todo un reto para los glotones. Para los que prefieran algo más ligero pueden ordenar una chamoyada de mango o tamarindo adornada con banderillas de chile y gomitas picosotas como en las malteadas.

El Ring Cereal Bar es el lugar para los amantes de esta clase de desayunos. El local es petfriendly y abre desde las 9:30 hasta las 20:00 horas. Tienen una selección de más de 50 cajas de cereal nacionales e internacionales, algunos que no se venden en el país y que son adquiridos por proveedores externos como uno de galletas de canela con vainilla, de manzana verde y de chocolate con menta.

La dinámica es bastante sencilla: hay tazones para dos, cuatro y seis personas, aunque si prefieres puedes comerlo solo. Cada plato consta de dos porciones de cereal, los nacionales cuestan 25 pesos, los internacionales 30 y los especiales 35, incluye leche entera, deslactosada o light, por 10 pesos extra puede ser de almendra o de soya.

Si la terminar el tazón aún te queda un poco de hambre puedes rellenarlo por 15 pesos extra con el cereal que más te haya gustado o para probar otros.

Saly es un pequeño lugar cerca de la estatua del danzante conchero que a simple vista pasa desapercibido pese a su fachada verde como el limón, como su producto insignia: la nieve con vino tinto.

Tienen otras especialidades como helados flotantes, con Coca-Cola y las clásicas en vaso o barquillo, que van desde los 30 hasta los 70 pesos, mientras que la que lleva vino tinto alcanza los 80 pesos.

El toque fresco de la nieve con las notas del vino tinto son difíciles de describir, por ello te recomendamos que te atrevas a experimentar está combinación.