Kayak, una aventura en Mazatlán
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Kayak, una aventura en Mazatlán

COMPARTIR

···

Kayak, una aventura en Mazatlán

Visita la presa Picachos para un día lleno de adrenalina

EISA MULTIMEDIOS Por: Víctor Cisneros
08/11/2019
Vive una aventura en kayak en Mazatlán
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Mazatlán, Sinaloa, se ha consolidado como uno de los destinos de sol y playa favorito de los turistas nacionales y extranjeros, lo que ha llevado al estado a invertir en ampliar su oferta para que más visitantes lleguen a su costa.

Además del mar y la arena, los viajeros pueden disfrutar de experiencias de aventura como kayak por un río, recorrer los rincones ocultos del lugar en cuatrimotos, lanzarse en tirolesa y para bajar las pulsaciones, relajarse en un temazcal o aguas termales.

La presa Picachos es el escenario del recorrido en Kayak. Al llegar al lugar, Venareando Adventures entrega el equipo de seguridad correspondiente a cada aventurero que consta de chaleco salvavida y remo, así como una botella de agua para mantenerse hidratado.

Para quienes nunca han practicado este deporte, les dan una guía práctica de cómo utilizar el kayak, cómo remar o direccionarse. Tres expertos vigilan a los turistas todo el tiempo para dar indicaciones de cuál es el lugar más seguro para navegar.

El trayecto por el Río Presidio consta de 12 kilómetros corriente abajo. En casi todo el paseo el agua se mantiene tranquila, y en algunos puntos acelera en pequeñas bajadas y se intensifica. Aunque sea la primera ocasión en que lo realizas el riesgo de volcar el kayak es mínimo.

Si llegas a caer de la embarcación no hay nada qué temer, la profundidad no rebasa el metro, por lo que solo es cuestión de ponerse de pie para volver a subir al kayak y continuar la aventura.

En el trayecto se pueden observar distintas especies de aves como garzas blancas y grises, algunos camarones de río (según la época del año) e insectos como libélulas, hasta algunas tortugas si se tiene algo de suerte.

El paisaje resulta propicio para detenerse en algunos puntos (ya sea a la sombra de un cerro o en el sol junto a un árbol) y relajarse para disfrutar de la brisa, la naturaleza o de las formaciones naturales. Esto ayuda a descansar los brazos del constante remar y nos sirve para hidratarnos.

Al terminar (al contratar un tour doble) se pueden relajar el cuerpo en las aguas termales que hay en el lugar. El tratamiento sirve para humectar la piel y aliviar algunos dolores musculares, ideal para descansar después de un día lleno de adrenalina.

Posteriormente, una comida para reponer la energía es necesaria, la cual viene incluida en cada paquete y consta de platillos como el queso al tequila, que se sirve en un molcajete y se flamea con esta bebida; burritos con machaca; tortillas de maíz recién hechas; totopos; frijoles refritos; y para acompañar guacamole, pico de gallo y una salsa casera hecha también en molcajete que tú mismo puedes martajar antes de empezar a comer.