Castilla-La Mancha, un recorrido por la historia de España
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Castilla-La Mancha, un recorrido por la historia de España

COMPARTIR

···

Castilla-La Mancha, un recorrido por la historia de España

Las cinco provincias que integran Castilla-La Mancha te llevarán a un viaje en el tiempo.

Lizbeth Hernández
10/04/2019
Actualización 10/04/2019 - 14:24
El tour en esta región de España está lleno de historia y tradición.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Las entrañas de esta tierra atesoran pinturas rupestres, fortalezas, ermitas y castillos. Guarda tiempo y tradiciones. Es la cuna de Don Quijote de La Mancha y del Greco. De llanuras, campiñas, viñedos y bosques. Rica en patrimonio histórico, artístico y cultural, Castilla-La Mancha es una comunidad autónoma ubicada en la parte central de España que ofrece recorridos para perderse siglos atrás.

Habitada por íberos, romanos, musulmanes y cristianos, que dejaron sus huellas, está bien conectada e integra cinco provincias: Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo.

“La gente no debería concentrarse en las grandes capitales como Madrid o Barcelona, hay pequeños paraísos que no saltan a primera vista, pero que hacen regresar al turista”, señala Ana Isabel Fernández, directora general de turismo de Castilla-La Mancha, sobre su región.

En ella se funden tradición y presente. Es un destino con variedad de opciones para los interesados en el arte, la cultura y la arquitectura, pero también para los amantes de la gastronomía, la enología e incluso el turismo de aventura.

El idioma y la oferta cultural son los imanes que atraen a los turistas nacionales que llegan dispuestos a gastar más que los visitantes de otros países que promedian 137 euros diarios; los mexicanos comen, duermen y beben mejor, por alrededor de 200 euros al día.

“Tenemos rutas por los molinos de viento, parques naturales, yacimientos arqueológicos y castillos que invitan a perderse. Es un cruce de caminos ligado a la historia de nuestro país”, agrega Fernández.

Albacete

Bulliciosa y festiva, es la más poblada de las cinco. Tiene variedad de comercios y planes nocturnos; Azorín la describió como la Nueva York de La Mancha. Además de monumentos históricos y pueblos laberínticos como el de Alcalá de Júcar, posee bellezas naturales como los Chorros del Río Mundo, cascadas de 82 metros que nacen entre rocas.

Guadalajara

Se ubica a tan sólo media hora de Madrid, rodeada de pequeños pueblos formados por construcciones de pizarra, es un sitio ideal para entrar en contacto con la naturaleza. Aquí el paisaje es el protagonista; en medio de la Península Ibérica se encuentra un bosque canadiense en el que se practica senderismo, pesca, piragüismo y barranquismo. Sigüenza es una ciudad medieval en la que se debe visitar la catedral y el castillo.

Cuenca

También catalogada como Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es una provincia que se destaca por la belleza de su naturaleza y sus edificaciones históricas barrocas y góticas. Tiene iglesias, conventos, castillos medievales, murallas y casas colgadas sobre los ríos Júcar y Huécar. Se recomienda caminar, ir con tiempo suficiente, perderse entre sus calles y visitar los museos, entre los que destaca el de Arte Abstracto Español.

Toledo
ToledoFuente: Especial

Toledo

Resguarda más de 2 mil años de historia. Designada Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es la capital de Castilla-La Mancha. Conocida también como la Ciudad de las Tres Culturas por su pasado árabe, judío y cristiano, es un museo al aire libre con uno de los centros históricos más grandes de España. Allí, El Greco se inspiró para crear su obra, que se puede admirar en la Catedral, el Hospital Tavera y el Santuario de la Caridad en Illescas.

Ciudad Real

Por aquí pasa, al igual que por Toledo, la Ruta del Quijote. Los pasajes narrados en la obra maestra de Miguel de Cervantes Saavedra, Don Quijote de la Mancha, se materializan en la llanura. En el campo de la Criptana aún hay tres molinos de viento que permanecen en pie con maquinaria original del siglo XVI. Es también sitio para disfrutar de vino y queso; abunda la denominación Valdepeñas y los manchegos. Además se pueden probar guisos con cordero, azafrán y ajo morado. Cada año se celebra el Festival Internacional de Teatro Clásico.