¿Reducir el uso del correo electrónico puede ayudar a combatir el calentamiento global?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Reducir el uso del correo electrónico puede ayudar a combatir el calentamiento global?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Reducir el uso del correo electrónico puede ayudar a combatir el calentamiento global?

bullet¿Guardas fotografías, direcciones, mensajes y demás en tu bandeja electrónica? Toda esa información (que no usas) no solo ocupa espacio, sino que demanda energía.

Bloomberg / Emily Chasan
26/01/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Todos han visto la advertencia. En la parte inferior del correo electrónico, dice: "Ten en cuenta el medio ambiente antes de imprimir". Aquellos preocupados por el calentamiento global, podrían considerar, en primer lugar, no escribir tantos correos electrónicos.

Cada vez más, las personas confían en sus buzones electrónicos como organizadores de la vida. Viejos correos electrónicos, fotos y archivos de años pasados ​​permanecen tranquilos, esperando que estés buscando un nombre, una dirección perdida u olvidada, o tal vez una foto de un viejo amor. El problema es que todos esos mensajes requieren energía para preservarlos.

Y a pesar del enfoque de la industria tecnológica en las energías renovables, el advenimiento de la transmisión y la inteligencia artificial solo están acelerando la cantidad de combustibles fósiles quemados para mantener los servidores de datos en funcionamiento, y frescos.

En este momento, los centros de datos consumen alrededor del 2 por ciento de la electricidad del mundo, pero se espera que alcance el 8 por ciento para 2030. Además, solo alrededor del 6 por ciento de todos los datos creados están en uso hoy, según una investigación de Hewlett Packard Enterprise. Ese 94 por ciento restante está en un vasto "vertedero cibernético", aunque con una huella de carbono masiva.

"Datos que ni siquiera utilizamos nos está costando el equivalente a mantener la industria aérea", indica Andrew Choi, analista de investigación sénior en Parnassus Investments, una firma ambiental, social y de gobierno de 27 mil millones de dólares en San Francisco.

Kirk Bresniker, arquitecto jefe de Hewlett Packard Labs, comenta que estas granjas de servidores usan energía tanto para retener sus datos como cuando los usan.

"Si realmente quiero hacer algo con mis datos, tengo que utilizarlos y moverlos a través del centro de datos", dice. Y para aquellos que piensan que están borrando el correo electrónico cuando vacían la basura, probablemente no lo estén haciendo. Múltiples copias de correos electrónicos de hasta una década están almacenados en servidores de todo el mundo, y se está utilizando energía para mantenerlos vivos.

La suma de todos los datos del mundo en 2018 fue de 33 zettabytes (un zettabyte equivale a 1 billón de gigabytes), pero para 2025 podría aumentar cinco veces esta cifra, a 175 zettabytes, según International Data. Todos los días, el mundo produce alrededor de 2.5 quintillones de bytes de datos

Este es un sector "donde las emisiones están cada vez más fuera de control", apunta Philippe Zaouati, director ejecutivo de Mirova, con sede en París, un administrador de activos sostenibles. "Necesitamos disminuir las emisiones de carbono y lo que vemos en el sector tecnológico es que está aumentando las emisiones".

De hecho, los inversores con conciencia social se han sentido históricamente atraídos por las acciones tecnológicas, basándose en los supuestos de que es una industria de bajas emisiones. Algunos están empezando a repensar eso.

Choi señala que el problema se está volviendo demasiado grande demasiado rápido: ¿cuántas fotos están intactas en la nube? ¿Hay un beneficio neto de un cepillo de dientes conectado a Internet? ¿Vale la pena el costo de energía de un modelo de Inteligencia Artificial que permite una entrega de alimentos un poco más rápida? El entrenamiento de un modelo de IA emite casi tanto carbono como las emisiones de por vida asociadas con la ejecución de cinco autos.

Parnassus se ha centrado en Advanced Micro Devices y Nvidia, compañías que están investigando una tecnología de almacenamiento más eficiente, pero Choi considera que las soluciones reales pueden requerir pensamientos más radicales.

"Los datos posiblemente son exagerados como una ventaja para los negocios, y nadie realmente se hace la pregunta", añade. "Si un pequeño grupo de personas son los únicos que realmente se benefician de esta revolución de los datos, entonces, ¿qué estamos haciendo realmente usando este poder?".

Hasta ahora, la respuesta principal de la industria tecnológica ha sido comprar más energía renovable, contratando casi 6 mil megavatios de energía de combustibles no fósiles en 2018, el triple de lo que se compró en 2017, según BloombergNEF.

"La necesidad del centro de datos se está moviendo tan rápido que la mayoría de las compañías no pueden seguir el ritmo", acota Kevin Hagen, vicepresidente de estrategia ESG en Iron Mountain, una compañía de bienes raíces del centro de datos. Iron Mountain compró tanta energía renovable el año pasado que comenzó a usarlo para venderlo, indicando a los clientes potenciales cuánto podrían reducir su huella de carbono al usar sus servidores.

Pero eventualmente no habrá suficiente energía renovable para satisfacer la demanda de la industria. El uso general de electricidad de Iron Mountain se ha duplicado de año en año, puntualiza Hagen.

Ser consciente del problema puede ayudar a las empresas a enfocarse en el costo climático del almacenamiento electrónico. Microsoft presentó este mes una calculadora de sostenibilidad por primera vez para sus clientes en la nube, para que puedan ver las emisiones generadas por el uso de datos.

"Es una pregunta que los clientes se hacen cada vez más", señala el presidente y director legal de Microsoft, Brad Smith. "No creo que tengamos muchas dudas sobre esto como un fenómeno global de una década en el que vamos a ver un inexorable aumento de la demanda de tecnología ".

BloombergNEF advierte que es poco probable que las actualizaciones de eficiencia energética u otras mejoras tecnológicas compensen las emisiones de gases de efecto invernadero de los datos, incluso si se implementan rápidamente. trabajar en la nube

Pero nadie parece saber cuánta energía de combustibles fósiles se está utilizando en comparación con cuánto se está compensando. Bresniker dice que la industria de la tecnología está "ciega" cuando se trata del verdadero costo de almacenar datos. La imagen está 'nublada' por un flujo constante de eficiencia y actualizaciones de memoria, mayor energía renovable e inteligencia artificial dirigida a la eficiencia del centro de datos.

"Realmente no entendemos qué es la huella", asevera.