Rabieta de Musk por negativa para que reabra planta en California por COVID-19
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Rabieta de Musk por negativa para que reabra planta en California por COVID-19

COMPARTIR

···
menu-trigger

Rabieta de Musk por negativa para que reabra planta en California por COVID-19

bulletEl empresario demandará a un condado del estado y además amenaza con trasladar las operaciones a otra entidad estadounidense.

Bloomberg / dana hull y ed ludlow
11/05/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Elon Musk arremetió contra un condado de California luego de que impidiera que Tesla reabriera su única planta automotriz en Estados Unidos, amenazando con trasladar de inmediato las operaciones a otros estados.

Horas después de que el director ejecutivo tuiteó que Tesla demandaría al condado de Alameda, que no permitió que la instalación reanudara sus operaciones el viernes, el fabricante de automóviles eléctricos presentó una queja ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en San Francisco.

Tesla afirma que la orden sanitaria del condado viola el debido proceso y “pone a las empresas consideradas críticas para el bienestar de la nación por los gobiernos federal y estatal en una posición difícil”.

Musk, que calificó de fascistas las órdenes de cierre relacionadas con el coronavirus, dijo que Tesla decidirá si sigue produciendo automóviles en Fremont, California, en función de cómo se les trate en el futuro. El área de la Bahía fue la primera del país en implementar órdenes de quedarse en casa para contener la propagación de COVID-19 y ha sido cauteloso al levantarlas.

Alex Spiro, el abogado que ayudó a Musk a ganar un caso de difamación el año pasado, es el abogado principal en la demanda, que junto con los tuits de Musk aumentan la presión sobre el gobernador de California, Gavin Newsom, y los funcionarios locales. Se puede decir que Musk, de 48 años, ha sido la voz más fuerte del sector tecnológico que aboga por la reapertura de la economía, atrayendo críticas de algunos pares de la comunidad empresarial y aplausos de los círculos políticos conservadores.

“Parte de esto es solo la frustración de la visión de Musk y Tesla, dado que básicamente se basan en Fremont, que es el corazón de su negocio”, dijo por teléfono Dan Ives, un analista de Wedbush Securities. Musk está en “un juego de póker para presionar más al condado para que abra”.

Tesla tiene aproximadamente 20 mil empleados en el área de la Bahía, incluida su sede en Palo Alto. La compañía anunció internamente a fines de marzo que dos empleados dieron positivo por el virus pero no especificaron en qué oficina trabajaban.

En una publicación de blog el sábado, Tesla dijo que había comenzado el proceso de reanudar las operaciones y describió su plan de reinicio como “el resultado de meses de cuidadosa planificación y preparación”.

“Tesla no es un caso atípico, ni vamos contra la corriente”, dijo la compañía.

Al principio, Musk desafió la orden de cierre de Alameda a mediados de marzo y resistió la presión del condado y de Fremont para que parara la fábrica. Tesla afirmó que era un negocio esencial, pero los funcionarios de salud del condado no estuvieron de acuerdo y dijeron que la planta representaba un riesgo para la salud pública. Gran parte del área de la Bahía ha extendido desde entonces los pedidos de quedarse en casa hasta finales de mayo.

La fábrica de Tesla emplea a aproximadamente 10,000 personas, incluidas muchas que viajan desde fuera del condado de Alameda.

Lily Mei, la alcaldesa de Fremont, dijo el sábado que está cada vez más preocupada por el impacto económico de que Tesla y otros fabricantes no puedan reanudar operaciones. Alentó al condado a comprometerse con las empresas para elaborar pautas para reabrir.

“La Agencia de Servicios de Atención Médica del Condado de Alameda y el Departamento de Salud Pública se han comunicado directamente y han trabajado estrechamente con el equipo de Tesla en Fremont”, dijo el condado en un comunicado el sábado.

“El equipo de Tesla ha respondido a nuestra orientación y recomendaciones, y esperamos llegar a un acuerdo sobre un plan de seguridad apropiado muy pronto”.

El alcalde de Palo Alto, donde Tesla tiene su sede mundial, también intervino para expresar su apoyo a la compañía.

Seguir adelante con la amenaza de trasladar la sede de Tesla y los futuros programas a Texas y Nevada, donde la compañía tiene su enorme planta de baterías, será costoso y desafiante para Musk, pero relativamente más fácil que finalizar la producción en Fremont.

La fábrica es el único lugar donde Tesla fabrica los modelos S, X e Y. La firma la compró a Toyota a raíz de la crisis financiera por solo 42 millones de dólares y ha invertido miles de millones de dólares en las instalaciones. .

“La fábrica en Fremont fue una oportunidad alineada con las estrellas para Tesla”, dijo Ben Kallo, analista de Robert W. Baird & Co.

Musk ha estado buscando ubicaciones para una nueva fábrica en Estados Unidos para construir el modelo Cybertruck que Tesla planea comenzar a producir a fines del próximo año. Ha insinuado que podría construirse en Texas, donde se basa parte del equipo de chips de Tesla.

La compañía de cohetes de Musk, Space Exploration Technologies, tiene operaciones en el estado.

Musk alentó a sus casi 34 millones de seguidores en Twitter a expresar su descontento con el condado y respaldó la idea de que los accionistas pudieran presentar una demanda colectiva. Dijo que Tesla sabe más que el condado sobre lo que se debe hacer para operar su fábrica de manera segura después de haber reabierto su planta cerca de Shanghái a principios de este año.

Cuando Musk tuiteó en marzo que Tesla estaba buscando lugares para construir el Cybertruck, un analista estimó que la firma podría mejorar los márgenes en un 8 por ciento al construir autos en áreas de menor costo que California.

Pero una ruptura fea con el estado podría ser peligrosa. Musk corre el riesgo de rechazar a los consumidores que se han registrado para comprar más de 70,000 nuevos vehículos Tesla en los últimos dos años, según IHS Markit. La compañía entregó casi 370 mil automóviles en todo el mundo en 2019.

El estado ha respaldado las compras de vehículos eléctricos al ofrecer reembolsos de hasta 7 mil dólares, con los Tesla Model 3 e Y comenzando a ser elegibles con 2 mil dólares.

“Creo que está en desacuerdo con los gobiernos federales, estatales y locales para la mayor parte de esto”, dijo Kallo sobre Musk. “Recoger e irse no es realmente una opción en este momento”.