¿Quién es el psicólogo que está detrás del escándalo de Facebook?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Quién es el psicólogo que está detrás del escándalo de Facebook?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Quién es el psicólogo que está detrás del escándalo de Facebook?

bulletUn académico de la Universidad de Cambridge es el eje central del caso en el que la red social tuvo un mal uso de datos de usuarios, los cuales fueron proporcionados a la firma Cambridge Analytica.

Bloomberg Por ordan Robertson y Stephanie Baker
20/03/2018
Actualización 20/03/2018 - 10:53
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En un video publicado en septiembre, un especialista en ciencias sociales llamado Alex Spectre presentó su nueva startup.

Enfundado en el uniforme de Silicon Valley de camisa con el cuello abierto y chaqueta, Spectre se jactó de que su compañía, Philometrics, revolucionaría la forma en que se realizaban las encuestas online y facilitaría a las compañías el diseño de los cuestionarios que la gente contestaría en Facebook, Twitter u otros sitios.

Lo más importante, dijo, sería que las encuestas podrían pronosticar las respuestas de grandes grupos a partir de una cantidad reducida de consultados y que se podrían orientar mejor los avisos.

“La realidad es que trabajar con gran cantidad de datos, con medios sociales, es en extremo difícil”, explicó Spectre, que habitualmente se presenta como Aleksandr Kogan en su papel de investigador de la Universidad de Cambridge.

“Hay que trabajar con gente que tenga mucha experiencia. Hay que conectarse con gente que ya esté trabajando con esa enorme cantidad de datos”.

Kogan lo sabe bien. El viernes, Facebook lo suspendió por su trabajo anterior de utilización de datos sobre 50 millones de usuarios de Facebook, según el diario New York Times, información que habría compartido con Cambridge Analytica, una firma de publicidad política que contribuyó a que Donald Trump ganara la elección presidencial estadounidense en 2016.

La red social suspendió a Kogan por acusaciones de que había mentido al decir que los datos se usarían sólo con fines de investigación. La misma suerte corrió también Cambridge Analytica.

Kogan, que tiene un aspecto infantil, ha quedado en el centro de un escándalo que ha puesto en duda no sólo los métodos que usó la campaña de Trump para psicoanalizar y apuntar a posibles votantes y ganar la presidencia, sino también las prácticas de las compañías de Silicon Valley al permitir que terceros accedan a información privada y la exploten.

La red social ha desactivado desde entonces el elemento que permitió que Kogan acumulara datos personales de millones de usuarios a pesar de que menos del 1 por ciento de esas personas bajó su aplicación.

Pero el episodio permite vislumbrar la promiscuidad de algunos gigantes de internet en relación con información que muchos usuarios creen que siempre se mantiene en secreto.

Funcionarios gubernamentales de Estados Unidos y Europa piden que el máximo responsable de Facebook, Mark Zuckerberg, comparezca ante los legisladores, y la demanda de respuestas podría anunciar un endurecimiento de la regulación de los medios sociales.

Kogan, que llegó a Estados Unidos procedente de Rusia en su infancia, y en 2008 egresó de la Universidad de California en Berkeley con un título en psicología para luego hacer un doctorado en Hong Kong, se incorporó en 2012 a la Universidad de Cambridge, donde es investigador asociado en el Departamento de Psicología, puesto que ha conservado al volver a establecerse en la Bay Area de San Francisco.

Kogan y su esposa decidieron en 2015 cambiar su apellido por otro que reflejara su creencia en la religión y la ciencia.

Optaron por Spectre, seis meses antes de que se estrenara la película de James Bond del mismo nombre y mucho antes de que la intromisión electoral rusa fuera noticia.

Una persona cercana a Kogan mencionó que el cambio de nombre no tenía nada que ver con la controversia que rodea su trabajo. “¿Quién se cambiaría el nombre por el de un villano de Bond para evitar mala prensa?”, dijo la fuente.

La Universidad de Cambridge dijo este martes que quería que Facebook confirme que su académico Aleksandr Kogan no usó datos, recursos o instalaciones de la institución, en momentos en que la red social dice que el profesor violó sus reglas al compartir información personal de millones de usuarios con una consultora.

Los datos fueron usados por la consultora Cambridge Analytica, que no tiene lazos con la universidad británica, para la entrega de mensajes políticos durante la campaña de Trump, según un informante.

"Anteriormente hemos buscado y recibido garantías del doctor Kogan que no se usaron datos, recursos o instalaciones de la universidad como base de su trabajo con GSR o el consecuente trabajo de la empresa con cualquier otra parte", mencionó la universidad, en referencia al emprendimiento de Kogan.

"Hasta la fecha no hemos encontrado evidencia que contradiga las garantías del doctor Kogan. Sin embargo, estamos escribiendo a Facebook para solicitar toda la evidencia relevante que posea", añadió.

Con información de Reuters.