Olvida a las petroleras, Google es el nuevo foco de los activistas
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Olvida a las petroleras, Google es el nuevo foco de los activistas

COMPARTIR

···
menu-trigger

Olvida a las petroleras, Google es el nuevo foco de los activistas

bulletMás de 60 grupos de derechos humanos, entre ellos Amnistía Internacional y Human Rights Watch, exigieron a Google que pusiera fin a un esfuerzo por lanzar un motor de búsqueda censurado en China.

Bloomberg /Gerrit De Vynck y Josh Eidelson
14/12/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Cuando Vanessa Harris comenzó a trabajar en Google, no creía que la compañía fuera alguna vez objeto de protestas por los derechos humanos. Pero ocho años después, eso es exactamente lo que sucedió.

Google, que adoptó el famoso credo "No seas malvado", ha caído en un club corporativo previamente ocupado por compañías petroleras, gigantes mineras y fabricantes de armas.

El martes, más de 60 grupos de derechos humanos, entre ellos Amnistía Internacional y Human Rights Watch, exigieron a Google que pusiera fin a un esfuerzo por lanzar un motor de búsqueda censurado en China, diciendo que la medida podría convertir a la compañía en "cómplice de violaciones de derechos humanos".

Más de una semana antes, Amnistía acusó a Google de ayudar al Gobierno chino a espiar a sus ciudadanos, y publicó un anuncio de trabajo falso en Twitter para ayudar a la compañía a reemplazar a los empleados que pueden haber renunciado por el proyecto "Dragonfly".

"Cuando me uní a Google nunca pensé que seríamos el blanco de un anuncio de ataque de Amnistía Internacional", respondió Harris en Twitter. "El Google al que me uní (¿aparentemente? ¿pretendía? ¿en realidad?) representaba mucho más que el aumento de los ingresos publicitarios", agregó en otro tuit el 30 de noviembre.

Harris, gerente de productos líder de la compañía, no respondió a solicitudes de comentarios. Pero sus publicaciones en las redes sociales son indicativas de un malestar más amplio entre algunos Googlers.

"La ética es algo que realmente preocupa a los Googlers", dijo Yana Calou, gerente de participación y capacitación del grupo de defensa Coworker.org, que trabaja con algunos activistas en Google. "Se ha perdido algo de confianza".

Otros gigantes tecnológicos han atraído protestas antes, y Google ha sido criticado por expertos en privacidad y multado por reguladores antimonopolio europeos. Pero el gigante de internet, que fabrica productos amados por miles de millones de personas, hasta hace poco era visto por muchos como una anomalía: una corporación con corazón. Ahora, a medida que la compañía expande su ya amplio alcance a nuevos mercados para mantener el crecimiento de los ingresos, se asienta la realidad de que Google se parece mucho a cualquier otra empresa grande, tanto dentro como fuera de la empresa.

"La razón por la que la gente está tan sorprendida es que se unieron a Google con la sensación de que estaban construyendo tecnologías que eran beneficiosas para la sociedad", dijo Joe Westby, investigador de Amnistía Internacional. Google se negó a emitir comentarios.

Los proyectos como Dragonfly, junto con el inmenso tamaño y poder de Google, han socavado esta imagen. Es una de las compañías más valiosas, que controla la forma en que una parte importante de la información del mundo fluye en línea. Google también está desarrollando tecnología de inteligencia artificial con el potencial de tomar otras decisiones importantes. Ese tipo de poder exige un análisis más detenido, según Westby.

"Realmente hemos incrementado nuestro trabajo sobre tecnología y derechos humanos a la luz de las formas muy claras en que las nuevas tecnologías han demostrado tener una influencia tan directa sobre los derechos y las vidas de las personas", dijo Westby, quien solía centrarse en compañías mineras.

A principios de este año, Google fue objeto de diferentes protestas, del tipo que generalmente se dirige a los contratistas de defensa y otros fabricantes de armas. El Comité Internacional para el Control de Armas Robóticas escribió una carta abierta a los ejecutivos de Google exigiendo que la compañía cancelara un contrato de inteligencia artificial con el Pentágono.

"Estamos profundamente preocupados por la posible integración de los datos de Google sobre la vida cotidiana de las personas con los datos de vigilancia militar y su aplicación combinada para asesinatos selectivos", escribió el grupo en mayo. "Google se ha desplazado al trabajo militar sin someterse a debate público o deliberación, ya sea a nivel nacional o internacional".

Google decidió dejar que el contrato caducara luego de que algunos empleados amenazaron con renunciar. También publicó una lista de principios de inteligencia artificial en junio, prometiendo no utilizarla para armas, vigilancia ilegal y tecnologías que causan "daños generales".

También han surgido protestas por el voraz apetito de bienes raíces de Google y una fuerza de trabajo paralela de personal temporal, proveedores y contratistas que se pierden muchos de los incentivos y beneficios por los que la compañía es famosa.

Varios grupos de activistas interrumpieron la reunión anual de accionistas de Google en junio, que generalmente es un asunto tranquilo. El grupo de defensa de las mujeres UltraViolet planeaba volar en un avión con el letrero "¿BUSCANDO ATENCIÓN PARA EL ABORTO? GOOGLE MIENTE”, como una forma de quejarse sobre la calidad de los resultados de búsqueda de Google cuando las personas buscan atención de aborto en línea.

Silicon Valley Rising, un grupo de trabajadores, líderes religiosos y organizaciones comunitarias, se reunieron afuera para criticar el plan de la compañía de construir un gran campus en San José, California. Working Partnerships USA, que apoya a las familias trabajadoras en Silicon Valley, también estuvo allí para protestar por el plan de San José y presionar a la compañía para que proporcione mejores condiciones para los trabajadores temporales.

La imagen pública de Google es más importante de mantener que para otras compañías. El gigante de internet ha atraído a ingenieros talentosos durante años al darles la oportunidad de trabajar en proyectos que tienen un impacto positivo en el mundo. Muchos trabajadores de Google podrían ganar fácilmente grandes sueldos en otras compañías de tecnología con raíces menos idealistas.

A medida que aumentan las críticas, la empresa continúa hablando de lo importante que son sus valores. En una audiencia del congreso el martes, el máximo ejecutivo de Google, Sundar Pichai, defendió el proyecto Dragonfly para volver a China y dijo que el acceso a la información era "un derecho humano importante".

Eso no pasó el escrutinio de un empleado. La compañía se está mintiendo a sí misma si piensa que Dragonfly será mejor que los motores de búsqueda chinos existentes en términos de censura, dijo la persona. La única forma en que Google obtendrá y mantendrá el permiso del Gobierno chino para operar en el país es contribuyendo a la opresión, al menos al mismo nivel en que lo hacen las alternativas, agregó el empleado. Ellos pidieron no ser identificados por miedo a perder sus trabajos.