Tech

Millonarios activan plan de escape ante el COVID-19

Ejecutivos de zonas como Silicon Valley se van a Nueva Zelanda, tierra donde florece el desarrollo de ‘búnkeres’ de supervivencia.

A medida que las infecciones de coronavirus se propagaron en Estados Unidos a principios de marzo, un ejecutivo de Silicon Valley llamó al fabricante de refugios de supervivencia Rising S porque quería saber cómo abrir la puerta secreta a su búnker multimillonario a tres metros bajo tierra en Nueva Zelanda.

El ejecutivo nunca había usado el búnker y no podía recordar cómo desbloquearlo, dijo Gary Lynch, gerente general de Rising S. "Quería verificar la combinación de la puerta y estaba haciendo preguntas sobre el agua caliente en el bóiler, y si necesitaba tomar agua extra o usar filtros de aire ", dijo Lynch. El empresario dirige una empresa en el Área de la Bahía, pero vive en Nueva York, que se estaba convirtiendo rápidamente en el epicentro mundial de coronavirus.

"Se fue a Nueva Zelanda para escapar de todo lo que estaba sucediendo", dijo Lynch, y se negó a identificar al propietario del búnker porque mantiene en privado sus listas de clientes. "Y hasta donde yo sé, él todavía está allí".

Durante años, Nueva Zelanda ha ocupado un lugar destacado en los planes de supervivencia del día del juicio final de los estadounidenses ricos preocupados de que, por ejemplo, un germen asesino pueda paralizar al mundo. Aislada en el borde de la tierra, a más tres mil 200 kilómetros de la costa sur de Australia, Nueva Zelanda es conocida por su belleza natural, políticos relajados e instalaciones de salud de primer nivel.

El país ha sido elogiado por su respuesta a la pandemia. Impuso un cierre temprano de cuatro semanas, y hoy tiene más recuperaciones que casos positivos. Solo 12 personas han muerto por la enfermedad.

La red mundial de refugios subterráneos Vivos ya ha instalado un búnker para 300 personas en South Island, justo al norte de Christchurch, dijo Robert Vicino, el fundador de la compañía con sede en California.

Recibió dos llamadas la semana pasada de clientes potenciales ansiosos por construir refugios adicionales en la isla. En los Estados Unidos, dos docenas de familias se mudaron a un refugio Vivos para cinco mil personas en Dakota del Sur, donde están ocupando un búnker en una antigua base militar que es casi tres cuartos del tamaño de Manhattan. Vivos también ha construido un búnker para 80 personas en Indiana, y está desarrollando un refugio para mil personas en Alemania.

Rising S ha creado cerca de 10 búnkeres privados en Nueva Zelanda en los últimos años. El costo promedio es de tres millones de dólares para un refugio que pesa alrededor de 150 toneladas, pero puede llegar fácilmente a ocho millones con características adicionales como baños de lujo, salas de juegos, campos de tiro, gimnasios, teatros y camas quirúrgicas.

Algunos habitantes de Silicon Valley ya se han mudado a Nueva Zelanda a medida que la pandemia se ha intensificado. El 12 de marzo, Mihai Dinulescu decidió desconectar la startup de criptomonedas que estaba lanzando para huir al remoto país. "Mi temor fue que era ahora o nunca, ya que pensé que podrían comenzar a cerrar fronteras", dijo Dinulescu, de 34 años, quien compró el primer boleto de avión disponible y en 12 horas junto a su esposa estaba en un vuelo con destino a Auckland.

Cuatro días después, Nueva Zelanda cerró sus fronteras a los viajeros extranjeros, lo que pudo frustrar algunos planes de viaje. Dinulescu dijo que se ha contactado con unas 10 personas en Nueva Zelanda que dieron el salto antes del cierre, pero "muchas personas dedicadas al capital de riesgo que conozco no tenían suficiente miedo para salir antes del cierre de fronteras", dijo Dinulescu. "Y ahora no pueden entrar".

Sin embargo, después de que se anunció el cierre, hubo un ligero aumento en los aterrizajes de aviones privados en el país. Nueva Zelanda ofrece una visa de inversionista por aproximadamente seis millones de dólares por tres años, lo cual ha causado que, en las últimas semanas, millonarios inviertan en startups locales relacionadas al tema de salud.

Las restricciones de viaje actuales complementan otra orden, aprobada en agosto de 2018, que prohíbe a los extranjeros comprar casas, en parte en respuesta a los estadounidenses que devoran franjas de las principales propiedades inmobiliarias del país. Ese ha sido un obstáculo para el agente inmobiliario de lujo de Nueva Zelanda Graham Wall, quien dijo que en las últimas semanas recibió media docena de llamadas de estadounidenses adinerados con la esperanza de comprar propiedades en la isla.

"Todos han dicho que parece que el lugar más seguro para estar es Nueva Zelanda en este momento", sostuvo. "Esa ha sido una teoría desde antes del COVID-19".

A lo largo de los años, los norteamericanos adinerados que han logrado adquirir propiedades allí incluyen al pionero de los fondos de cobertura Julian Robertson, el director de Hollywood James Cameron y el cofundador de PayPal, Peter Thiel, quien tiene dos propiedades en Nueva Zelanda.

Aunque no está en una mansión, Dinulescu no tiene planes de regresar a Silicon Valley hasta que la pandemia retroceda. Ahora está escondido en la isla Waiheke con su esposa en una casa de dos pisos y tres habitaciones con vista al mar por dos mil 400 dólares al mes, menos de lo que estaban pagando por su apartamento de dos habitaciones en San Francisco.

"Francamente, estábamos cazando multimillonarios", dijo Dinulescu. "Queríamos averiguar dónde estarían todas las demás personas de Silicon Valley". Hasta ahora, dijo que no se ha codeado con ninguna élite tecnológica: "Todos han estado en autoaislamiento".

En Waiheke, es común que los constructores no conozcan las identidades de los propietarios para los que trabajan, dijo Perrin Molloy, un constructor local, y las renovaciones relacionadas con el fin del mundo son bastante rutinarias. Uno de los colegas de Molloy ayudó a construir una casa de 12 millones de dólares en una bahía privada que tenía un "túnel de aire" que podría acomodar fácilmente a cuatro personas caminando hombro con hombro. "Era obviamente un túnel de escape en el sótano", dijo.