Amazon, Google y Facebook pueden predecir brotes como el coronavirus
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Amazon, Google y Facebook pueden predecir brotes como el coronavirus

COMPARTIR

···
menu-trigger

Amazon, Google y Facebook pueden predecir brotes como el coronavirus

bulletAmazon tiene la opción de detectar una demanda extraordinaria de insumos médicos y Google un aumento en las búsquedas relacionadas con la salud de los internautas. Pero hay un problema…

Bloomberg /Elaine Ou
05/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Hace dos semanas, la firma de capital de riesgo, Andreessen Horowitz, recibió algunas críticas después de la publicación de un aviso de “No apretones de manos” en su entrada principal. Los casos de coronavirus todavía eran raros fuera de China, y fue fácil descartar las precauciones en Silicon Valley.

Ahora que varias ciudades de Estados Unidos han declarado el estado de emergencia, puede valer la pena considerar las decisiones de quienes pasan sus días analizando grandes cantidades de datos de los usuarios, y considerar si podrían usarse para sacar conclusiones sobre COVID-19.

Amazon fue una de las primeras compañías en retirarse del Mobile World Congress en Barcelona el mes pasado por preocupaciones sobre el coronavirus. Amazon envía productos a más de 100 países, por lo que no es sorprendente que estén a la vanguardia en la predicción de brotes de enfermedades.

Según el sitio de seguimiento de precios de Amazon ‘camelcamelcamel’, los precios del desinfectante para manos Purell y las máscaras desechables comenzaron a aumentar a fines de enero, lo que refleja el impacto de la demanda en los algoritmos de precios automatizados.

Luego está Facebook, que rastrea intereses y la ubicación en tiempo real de 2 mil 400 millones de usuarios (no se preocupe, accedimos a esto cuando hicimos clic en ‘Aceptar’ en los términos de servicio).

No es demasiado exagerado decir que la popularidad de los Grupos de Facebook puede haberle dado a la compañía una idea del estado de las reuniones mundiales. La semana pasada, la compañía confirmó la cancelación de la conferencia anual de desarrolladores F8, programada para mayo en San José, California.

Google realiza un seguimiento de la ubicación del usuario a través de su servicio de mapeo. Además, el motor de búsqueda procesa 3 mil 500 millones de consultas al día, muchas de las cuales son solicitudes relacionadas con la salud de consumidores que buscan asesoría. Las búsquedas de neumonía, por ejemplo, alcanzaron un máximo histórico en enero. La decisión de Google de cancelar una conferencia en Las Vegas y trasladar su evento Cloud Next a una reunión virtual puede estar mejor informada que la orientación de otras firmas.

Es difícil negar a las grandes tecnológicas el derecho de aplicar análisis de datos patentados para proteger la salud de los empleados y clientes, si eso está sucediendo.

Será aún más difícil evitar que el gobierno exija acceso a la misma información para la planificación de la salud pública. Ya vimos que esto sucedió después del 11 de septiembre, cuando la Ley Patriota de Estados Unidos autorizó a las agencias policiales y de inteligencia a participar en la vigilancia masiva.

El pánico generalizado, ya sea por terrorismo o pandemia, proporciona una excusa útil para erosionar las libertades civiles.

¿Qué sucederá si el gobierno solicita a los operadores de telefonía móvil que compartan datos de ubicación? AT&T y Verizon fueron multados recientemente por no proteger la información sobre las ubicaciones en tiempo real de los clientes. Se reveló previamente que ambos habían ayudado en escuchas telefónicas sin orden judicial .

Para ver cómo se desarrolla esto miremos a Asia. En China, el gobierno utiliza aplicaciones de teléfonos móviles como AliPay y WeChat para rastrear las interacciones de las personas. China ha logrado impresionantes medidas de contención, pero pocos estadounidenses aspiran a convertir el país en China.

La vigilancia masiva, por supuesto, no es la única solución. La epidemiología genómica, que examina cómo los virus mutan y acumulan cambios durante la transmisión, puede ser un predictor de la propagación de la enfermedad. Una mejor distribución de los kits de prueba llenará los vacíos de información y ayudará al público a manejar el riesgo de enfermedad.

Hasta ahora, los empleadores han tomado acciones. Varios de los bancos más grandes de Estados Unidos han restringido los viajes no esenciales. En San Francisco, Square, Twitter, Stripe y Coinbase han instado a los empleados a trabajar desde casa. Tal vez es hora de que el resto de nosotros consideremos seguir su ejemplo.