¿La posibilidad de trabajar desde casa se convertirá en un requisito para ser contratado?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿La posibilidad de trabajar desde casa se convertirá en un requisito para ser contratado?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿La posibilidad de trabajar desde casa se convertirá en un requisito para ser contratado?

bulletHacer home office puede tener efectos negativos que solo serán evidentes después de una amplia adopción de esta práctica.

Bloomberg Opinion / Conor Sen
17/05/2020
Actualización 17/05/2020 - 18:16
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
logo OPINIÓN
Bloomberg

Hay razones para ser optimistas acerca de que las empresas estadounidenses se sientan más cómodas con el trabajo desde el hogar provocado por la pandemia de coronavirus. Los trabajadores obtienen más flexibilidad en cuanto a su vida laboral. Tanto las empresas como los trabajadores pueden ahorrar dinero al depender menos de bienes raíces de alto costo. Si no produce pérdida de productividad, ¿qué hay de malo en ello?

Pero como hemos visto con la cultura de los teléfonos inteligentes y las redes sociales, lo que puede comenzar como una nueva y emocionante forma de hacer las cosas puede tener efectos negativos que solo pueden ser evidentes después de una amplia adopción y uso a largo plazo.

El más obvio es una mayor invasión del lugar de trabajo en la vida hogareña. Para muchos profesionales en industrias como los medios, las finanzas y la tecnología, esto podría no representar un gran cambio respecto del status quo. Para otros tipos de trabajadores acostumbrados a una división más firme entre el trabajo y otras actividades, podrían estar en estado de shock; lo que comienza como opcional puede convertirse rápidamente en obligatorio. Los maestros, por ejemplo, probablemente no tengan prisa por aceptar que los padres y los estudiantes soliciten llamadas de Zoom a cualquier hora del día, los siete días de la semana.

Si la capacidad de trabajar desde casa se convierte en un requisito en el proceso de contratación, plantea la pregunta de qué tipos de trabajadores podría dejar esto atrás. Cuando los trabajos de alta potencia requieren que los trabajadores de alto nivel se reubiquen en Nueva York, San Francisco o Los Ángeles, los trabajadores que no están dispuestos o no pueden hacer ese movimiento quedan excluidos. Pero una versión similar de este proceso de filtrado podría tener lugar en el caso de los requisitos de trabajo desde el hogar. Los trabajadores han organizado en gran medida sus vidas en el supuesto de que viajarían y trabajarían en una oficina cinco días a la semana. Si trabajar desde casa se convierte en la norma, se espera que los empleados tengan un espacio privado y silencioso para la oficina en el hogar, una conexión a Internet de alta velocidad, archivadores seguros, una computadora que sea más capaz de lo que se necesita para un uso doméstico informal, un escáner y una impresora y útiles de oficina. Para algunos trabajadores, eso podría ser más una carga de lo que enfrentaban bajo el paradigma del trabajo de oficina.

Más preocupante, eliminar la geografía como una restricción al empleo podría nivelar el campo de juego entre los trabajadores estadounidenses y extranjeros, lo que lleva a una nueva ola de subcontratación laboral como la que ha afectado a la fabricación durante las últimas dos décadas. Presumiblemente, una cultura corporativa que pueda administrar a la perfección ingenieros que trabajan de forma remota en San Francisco, Austin, Texas, Omaha, Nebraska y Richmond, Virginia, podría incorporar ingenieros que trabajan en Rumania o India. Lo que es más, la adopción de trabajo remoto podría ser la forma corporativa de los Estados Unidos de protegerse contra un clima político cada vez más intenso de nacionalismo y fronteras cerradas.

Dentro de las organizaciones es probable que haya algunos empleados que estén mejor y otros que estén peor. Las personas que ingresan a la fuerza laboral y comienzan nuevos trabajos tienen que aprender no solo nuevas habilidades sino también el decoro de la oficina, la cultura y las normas interpersonales. Una gran parte de eso implica no solo la capacitación formal, sino también observar a los compañeros de trabajo y ver cómo actúan y piensan. A menudo, los mejores mentores son trabajadores más experimentados con los que no se trabaja directamente o para los que no se puede trabajar, pero que pueden ofrecer información y orientación sin que ninguna de las personas se preocupe por crear responsabilidades o conflictos. Pero son precisamente esos posibles mentores, principalmente trabajadores mayores con experiencia y quizás menos espacio o deseo de avance profesional, quienes pueden ser los más tentados a trabajar desde casa. Sin su presencia física en la oficina, ¿de quién aprenderán los trabajadores más jóvenes, tanto formal como informalmente, y cómo las organizaciones grandes y remotas establecerán o mantendrán algún tipo de cultura consistente?

También está la cuestión del aumento de la responsabilidad legal. Como muestran muchos escándalos en el lugar de trabajo, los comerciantes financieros y ejecutivos corporativos bien pagados ponen comentarios inapropiados en correos electrónicos y mensajes de texto todo el tiempo, incluso cuando han recibido capacitación y se les ha dicho que no lo hagan. ¿Cuánto más permanente será este tipo de problemas si muchos más trabajadores tienen aún más de sus comunicaciones en el lugar de trabajo, que normalmente podrían ser presenciales pero ahora se registran en Slack, Zoom y otras herramientas de colaboración en el menos formal ambiente de home-office?

Lo que sí sabemos es que los efectos iniciales de los cambios habilitados por la tecnología son relativamente fáciles de determinar y predecir. Por ejemplo, en el caso de Facebook, comenzó como un lugar para ver fotos y mantenerse al día con amigos y familiares. Con un cambio a la cultura del trabajo desde el hogar, está claro que las ventajas obvias son una mayor flexibilidad y el potencial de ahorro de costos. Son los efectos secundarios los que pueden tomar años para descubrir. En el caso de Facebook, fue una gran cantidad de problemas, desde la privacidad de los datos hasta las noticias falsas y los anuncios manipuladores. Incluso si no está claro cuáles serán esos efectos secundarios negativos de un cambio amplio al trabajo remoto, es inevitable que ocurran. Lo que tenemos que hacer ahora es hacer nuestro mejor esfuerzo para pensarlos y abordar los indeseables antes de que surjan.

Conor Sen es columnista de opinión de Bloomberg.

La opinión del articulista no representa la de Bloomberg. Ni la de El Financiero.