La fábrica moribunda que se convirtió en un símbolo tecnológico chino
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La fábrica moribunda que se convirtió en un símbolo tecnológico chino

COMPARTIR

···

La fábrica moribunda que se convirtió en un símbolo tecnológico chino

Un contador de bajo perfil consiguió el capital de Beijing para construir el mayor productor de pantallas planas e ideó el ascenso de BOE a la cima: dominar las pantallas flexibles.

Bloomberg
02/04/2019
Prototipo de pantalla OLED.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Hace un cuarto de siglo, Beijing Electron estaba al borde del colapso, un gigante del gobierno puesto de rodillas por tecnología extranjera superior. Décadas más tarde, impulsada por miles de millones en fondos estatales, un renombrado BOE Technology tiene la intención de convertirse en el mayor proveedor de pantallas de próxima generación..

Es un cambio creado por Wang Dongsheng, un contador de bajo perfil mediático que se hizo cargo de una fábrica de tubos de vacío en crisis. Consiguió el capital de Beijing para construir el mayor productor de pantallas planas e ideó el ascenso de BOE a la cima: dominar las pantallas flexibles.

Hoy en día, BOE es símbolo de las ambiciones tecnológicas de China. Tiene una fábrica de 7 mil millones de dólares en las afueras de Chengdu, ciudad conocida por las especias y los pandas. Produce costosas pantallas orgánicas de diodos emisores de luz que Apple y Huawei están dispuestos a poner en sus dispositivos.

Para finales de este año, BOE se convertirá en el segundo proveedor mundial de pantallas OLED para móviles con una capacidad mensual de 64 mil paneles, dijo Zhang Yu, vicepresidente senior que supervisa la comercialización.

“La pantalla plegable es una fuerza revolucionaria que alimenta el próximo gran cambio”, dijo Zhang. “Tenemos un plan completo para el negocio OLED. Las pantallas para dispositivos móviles son solo una parte de ellas”.

Los proveedores chinos, liderados por BOE y Tianma Microelectronics, representan una cuarta parte del mercado global de paneles OLED flexibles, pero están en camino de alcanzar a sus rivales coreanos, según TrendForce.

“La gente puede comenzar a descubrir que BOE ahora puede influir en el camino de toda la industria de las pantallas”, dijo el director de investigación de TrendForce, Boyce Fan. “Mientras que los proveedores chinos desafían el dominio de los surcoreanos en OLED, las marcas de teléfonos chinos estarán más que felices de optar por pantallas hechas en casa”. En el apogeo durante las décadas de 1950 y 1960, Beijing Electron era el mayor fabricante de componentes electrónicos de China, que producía tubos de vacío con tecnología de la era soviética. Tras la apertura de Deng Xiaoping, en 1979, se desató una afluencia de tecnología extranjera superior, lo que obligó a la empresa a eliminar a 10 mil empleos de su planta principal. Zhang todavía recuerda cómo aproximadamente el 90 por ciento de los graduados reclutados en 1988 se fueron debido a la paga abismal. Los ingenieros que se quedaron cobraban menos que el personal de limpieza en un hotel cercano.

“Hemos intentado más tipos de negocios de los que podemos recordar”, dijo Zhang, quien se unió como ingeniero químico. Intentaron con enjuague bucal e incluso comenzaron una agencia de empleo que tampoco funcionó.

En 1993, la fábrica pasó a llamarse Beijing Oriental y Wang la dirigió hacia televisores de color, produciendo tubos de rayos catódicos antes de saltar a la pantalla plana a principios de la década de 2000.

BOE enfrentó otra decisión de vida o muerte en ese momento: hacia qué tipo de pantalla apostar. Tras un debate interno, optaron por la OLED flexible, lo que algunos señalaron sería un diferenciador.

BOE comenzó con una pequeña línea de prueba en 2011 antes de su primer prototipo en 2013. Luego de años de investigación y reclutamiento de los mejores talentos de las universidades nacionales de élite que trabajaban largas horas en su laboratorio de Beijing para realizar cientos de experimentos en busca de avances.

“Puede parecer un milagro para algunos de nuestros competidores en el extranjero. Pero para nosotros fue más de una década de preparación ”, dijo Zhang.

*Con la asistencia de Yuan Gao, Sam Kim y Peter Elstrom.