La apuesta de 116 mil mdd de Samsung por la ‘supremacía’ de los chips
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La apuesta de 116 mil mdd de Samsung por la ‘supremacía’ de los chips

COMPARTIR

···
menu-trigger

La apuesta de 116 mil mdd de Samsung por la ‘supremacía’ de los chips

bulletLos gigantes de la tecnología quieren optimizar sus procesos con semiconductores y la surcoreana trabaja en miniaturizar sus chips, un proceso llamado litografía ultravioleta extrema.

Bloomberg / Sohee Kim
24/12/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Los gigantes de la tecnología están diseñando cada vez más sus propios semiconductores para optimizar todo, desde tareas de inteligencia artificial hasta el rendimiento de los servidores y la duración de las baterías móviles.

Google tiene el Tensor Processing Unit, Apple tiene el A13 Bionic y Amazon tiene el Graviton2. Sin embargo, lo que les falta a todos los titanes es una fábrica para construir los nuevos chips que están soñando.

Es aquí donde entra Samsung Electronics, que está planeando una inversión de 116 mil millones de dólares para su negocio. La compañía surcoreana está invirtiendo fuertemente en el siguiente paso para miniaturizar semiconductores, un proceso llamado litografía ultravioleta extrema (EUV, por sus siglas en inglés).

Es, por mucho, la apuesta de manufactura más cara que Samsung haya intentado, para ir más allá de su negocio establecido de producir silicio comercializable y superar a los líderes en la industria de la manufactura de chips lógicos de 250 mil millones de dólares.

“Se está abriendo un nuevo mercado”, dijo en un foro celebrado recientemente en Seúl Yoon Jong Shik, vicepresidente ejecutivo del negocio de fabricación de Samsung. “Las compañías como Amazon, Google y Alibaba, que carecen de experiencia en el diseño de silicio, están tratando de hacer chips con sus propias ideas conceptuales para impulsar sus servicios. Creo que esto traería un avance significativo para nuestro negocio de chips que no sean de memoria”.

Samsung está relativamente en desventaja en este campo en crecimiento. El negocio de la ‘fundición’, como se conoce la fabricación de chips para empresas como Google y Qualcomm, está dominado por Taiwan Semiconductor Manufacturing, con más de la mitad del mercado, según datos de TrendForce, que ubican a Samsung en 18 por ciento.

TSMC también le quitó a Samsung –el socio de producción original– la fabricación de procesadores de la serie A de Apple. Samsung planea gastar unos 10 mil millones de dólares al año en equipos, investigación y desarrollo durante la próxima década, pero TSMC es aún más ambiciosa, con un gasto de capital de alrededor de 14 mil millones para este año y el próximo.

“No es solo una cuestión de buena voluntad”, asegura CW Chung, jefe de tecnología panasiática de Nomura, luego de evaluar las posibilidades de éxito de Samsung. “La fabricación de chips es como un arte compuesto. A menos que haya suficientes apoyos para infraestructuras sociales generales, sería un objetivo difícil de alcanzar”.

Para ganarse a los clientes, los principales ejecutivos de Samsung están recorriendo las principales ciudades, desde San José hasta Múnich y Shanghái, organizando foros de fundición y negociando acuerdos.

“La complejidad de las líneas trazadas por el equipo EUV es similar a la construcción de una nave espacial”, dijo ES Jung, presidente y gerente general del negocio de fabricación de chips, al presentar una planta EUV de 17 mil millones de dólares en Hwaseong a principios de este año, acompañado del heredero y jefe de facto de Samsung, Jay Y. Lee y el presidente surcoreano Moon Jae-in. Se espera que la fábrica comience la producción en masa en febrero de 2020.

Una sola máquina EUV de ASML Holding cuesta 172 millones de dólares y Samsung está instalando docenas de ellas, en un esfuerzo por ser el primero en la tecnología. Se espera que TSMC y Samsung alcancen procesos de producción de 5 nanómetros con EUV en el nuevo año, lo que significa que solo tendrán que competir entre sí en un mercado que se expandirá. Y una vez que aumenten y logren economías de escala, es probable que el tiempo total del ciclo del proceso disminuya 20 por ciento, y la capacidad de fundición aumentará 25 por ciento, según un informe de investigación de Citigroup.

“TSMC está demasiado ocupada con los pedidos de nuevos productos a medida que entramos en la era 5G”, afirma Greg Roh, vicepresidente sénior de Hyundai Motor Securities. “Para Samsung, eso brinda una oportunidad de expandir su participación en el mercado, ofreciendo precios más bajos y cronogramas para satisfacer las necesidades de los clientes”.

Samsung está colaborando con sus principales clientes en el diseño y la fabricación de chips personalizados, y ese trabajo ya está comenzando a aumentar sus ingresos, según un ejecutivo de Samsung que tiene conocimiento directo del asunto. El impulso hacia los procesadores a medida en Silicon Valley y China está abriendo nuevas oportunidades.

Los funcionarios de Samsung creen que la compañía tiene una ventaja competitiva gracias a su experiencia en la construcción de los chips y los dispositivos que utilizan. De este modo, pueden prever y abordar los requisitos de ingeniería de sus clientes. Samsung cree que su otra oportunidad de éxito es la capacidad de empaquetar chips de memoria y lógica en un solo módulo, lo que mejora la eficiencia energética y de espacio.

Sin embargo, los analistas advierten que algunas compañías desconfían de externalizar la producción a un competidor directo en el mercado de electrónica de consumo, mucho más de que Samsung aprenda y copie sus diseños en sus propios chips.

Samsung se está acercando a los rivales en la fabricación de teléfonos inteligentes y ya ha acordado fabricar el chipset móvil 5G de Qualcomm utilizando el proceso EUV.

En otro frente, la compañía compite con su cliente de fundición Sony en el creciente mercado de sensores de imagen; este año se presentó una cámara sin precedentes de 108 megapíxeles para teléfonos inteligentes. “Creo que el negocio de sensores de imagen CMOS de Samsung continuará funcionando bien, siguiendo el auge de la industria”, afirma la analista de Bloomberg Intelligence Anthea Lai.

Si Samsung puede avanzar tecnológicamente, debería encontrar muchos clientes, en vista de sus variadas ofertas de semiconductores. Aunque China está recurriendo cada vez más a proveedores nacionales para todo lo relacionado con tecnología, la mayor eficiencia de los chips EUV puede ser clave para ayudar a Samsung a solicitar negocios en ese país.