Juegos, la ‘fórmula’ para atraer a las niñas a la Ciencia
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Juegos, la ‘fórmula’ para atraer a las niñas a la Ciencia

COMPARTIR

···
menu-trigger

Juegos, la ‘fórmula’ para atraer a las niñas a la Ciencia

bulletPara Covestro y la organización g4g, la Ciencia no es difícil ni tampoco es únicamente para hombres, razones por las que en estos talleres realizaron actividades para fomentar entre las menores el estudio de dichas materias.

Uriel Blanco
05/12/2019
Niñas de Ecatepec aprendieron sobre Ciencia en el evento de una manera divertida.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Una pregunta dio inicio al evento: “¿A quién le gusta la ciencia?”. Más de una niña levantó la mano. “¿A quién le gusta la Física, la Química?”. La gran mayoría se unió a las primeras y el ánimo científico ya estaba presente.

Las participantes, niñas de 8 a 15 años de Ecatepec, Estado de México, estaban a punto de convertirse en científicas por medio de actividades divertidas y comunes: desde hacer un avión de papel hasta ser las creadoras de su propio slime (conocido popularmente como ‘moco de King Kong’)

Las actividades del evento, llevadas a cabo el 3 y 4 de diciembre, fueron planeadas por la empresa Covestro y por la organización greenlight for girls (g4g), la cual desde hace nueve años genera alianzas en diversas partes del mundo para incentivar a que niñas estudien una carrera científica, campo en el cual hay una brecha de género marcada.

“El mensaje que queremos pasar (con estos eventos) es que todo es posible, que no dejen de hacer algo. Si al final su interés no está en la ciencia porque quieren estudiar, por ejemplo, pintura, no pasa nada, pero que no dejen de lado la ciencia porque alguien les dijo que no lo podían hacer”, dijo en entrevista con El Financiero Loredana Vivaldi, embajadora de g4g.

La organización ha impactado a alrededor de 31 mil niñas en nueve años. Tan solo en el evento del 3 de diciembre en Ecatepec fueron más de 60 las que tomaron las actividades, que se dividieron en cuatro talleres: crear tu propio slime, una batería con fruta, un avión de papel para aprender de sustentabilidad y crear un gusano de polímeros (material con el que se crean desde carcasas de celulares hasta respaldos de asientos de automóvil).

“Es despertar la curiosidad. La Química suena a ciencia y suena a difícil cuando estás en el salón de clases. Aquí van a ver que la Química es simplemente cómo una cosa mezclada con otra reacciona y produce algo”, comentó Vivaldi.

¿Qué procesos químicos, físicos o científicos en general aprenden las niñas con cada uno de los talleres? A continuación te decimos lo que nos contaron científicas de la empresa química Covestro.

Fotografía: Covestro

“En este taller las niñas aprenden que las reacciones químicas pueden ser divertidas, ya que hasta sus juguetes favoritos son parte de la ciencia. (Con la creación de slime) se produce una reacción química cuando mezclamos el alcohol polivinilo contenido en el resistol y el bórax que está presente en la solución para lentes de contacto, creando enlaces (uniones) entre estos dos elementos, dando lugar a un nuevo compuesto que es una masa líquida escurridiza que llamamos slime”.

“Se trata de concientizar a las niñas acerca de la importancia de encaminar nuestras acciones hacia el desarrollo sustentable, haciendo hincapié en que solo tenemos un planeta y es nuestro deber cuidarlo y preservarlo. Asimismo, las niñas hicieron un compromiso con su entorno para ser más sustentables, con acciones tales como ahorrar agua a la hora de lavarse los dientes, separar la basura, caminar más, utilizar menos el auto, entre otros”.

“Por medio de esta actividad, las niñas podrán comprobar que se puede hacer ciencia de una forma muy sencilla. Explicación: por medio de hebras de polímeros, se crearon enlaces químicos con forma de ‘gusanos’”.

“(Este taller tiene) la intención de motivar a las niñas a convertirse en ingeniero eléctrico creando su propia batería orgánica. Explicación: se generó una corriente eléctrica usando limones, peras, manzanas y materiales domésticos de uso diario, con el objetivo de descubrir que materiales como el aluminio, el cobre en las monedas y zinc pueden generar energía”.

Las más de 60 niñas del 3 de diciembre y otras 60 del 4 de diciembre son alumnas de cinco escuelas públicas de Ecatepec, municipio que registró más de 35 mil delitos en los primeros 10 meses del año, de acuerdo con las carpetas de investigación que reporta el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, y que forma parte del Estado de México, entidad en la que durante el periodo de enero a octubre de 2019 se reportan más de 280 mil carpetas.

“Sabemos que estas escuelas son de bastantes pocos recursos. Principalmente, es importante saber que acá (en Ecatepec) hay una zona industrial y hay mucho campo de trabajo, pero los chicos están más representados que las niñas. Entonces, eso es parte de lo que queremos corregir, es nuestra misión principal que haya igualdad de género en todos los puestos de trabajo, pero tenemos que empezar por la educación”, detalló Vivaldi.