Inteligencia artificial, las letras mágicas en la presentación de una startup
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Inteligencia artificial, las letras mágicas en la presentación de una startup

COMPARTIR

···

Inteligencia artificial, las letras mágicas en la presentación de una startup

Jon Medved, CEO de OurCrowd, explica que la firma cuenta con 110 compañías en diferentes etapas y todas cuentan con algún tipo de esfuerzo de inteligencia artificial.

Abraham González
11/04/2019
La implementación de inteligencia artificial impulsa el crecimiento de las startups.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Para endulzar el oído de un inversionista necesitas dos palabras: Inteligencia Artificial (IA). “Si no mencionas esas dos palabras, olvídate de que tu empresa sea fondeada”. Así describe Jon Medved el principal requisito que las startups deben cumplir hoy en día al hacer el pitch de sus compañías.

Algo sabe Medved al respecto. Este inversionista lidera el fondo de Venture Capital más activo de Israel y de ese país han salido compañías como Waze y Mobileye, además de que se han desarrollado artículos tan cotidianos como la USB o el jitomate cherry.

“La inteligencia artificial prácticamente está en todas las compañías en las que invertimos porque es la forma en la que está cambiando el mundo”, señaló Medved en el marco del OurCrowd Summit 2019 realizado recientemente en Jerusalén.

De acuerdo con Yaron Daniely, CEO y presidente de Yissum, la inteligencia artificial no es otra cosa que modelos estadísticos cuyos parámetros predictivos se ajustan conforme aumenta la cantidad de datos que se recolectan. “Hoy abundan los datos en todos los sectores, por lo que usar la inteligencia artificial es imprescindible”, señala.

Yissum es la compañía de transferencia de tecnología de la Universidad Hebrea. En otras palabras, es quien vincula a empresas con académicos para encontrar aplicaciones de los nuevos desarrollos en todos los sectores. Muchos de ellos, por supuesto, involucran IA.

OurCrowd, el fondo de Medved, cuenta con 110 compañías en diferentes etapas, algunas en crecimiento y desarrollo y otras en etapas más tempranas, pero todas cuentan con algún tipo de esfuerzo de inteligencia artificial.

Por ejemplo, en el ámbito agrícola, cuenta con varias compañías que hacen uso de IA. Uno de ellos es Cropx, una aplicación guiada por sensores que recolecta datos a gran escala de diferentes cultivos, desde la calidad de la tierra, el agua y los fertilizantes hasta la calidad de los productos.

Toda la información es almacenada en una nube y es procesada por un software que aprende por sí mismo y de esa forma modifica la irrigación del cultivo y el uso de diferentes fertilizantes a un nivel óptimo.

Taranis es otra de las compañías de ese sector cuyo objetivo también es medir a través de sensores diferentes aspectos de los cultivos, sin embargo, su objetivo es preventivo, pues, a través de inteligencia artificial, determina qué tan propensa es cada parcela a contraer enfermedades, atraer plagas de insectos o incluso cuál será el efecto del clima.

Las aplicaciones de la IA también son muy frecuentes en empresas de ciberseguridad. Con ella, gobiernos e instituciones privadas evitan fraudes e irrupciones a sus sistemas.

ITsMine es una de las compañías del portafolio de Medved en ese sector. El software que esta firma comercializa identifica amenazas de filtraciones o fugas de datos, tanto internos como externos y, a través de la IA, reduce los tiempos de implementación, pues una solución que tomaba hasta 12 meses en ser instalada, puede estar lista en unos cuantos días.

Las industrias energética, financiera, de seguros e incluso la educativa son algunas en las que este tipo de tecnologías han tenido un papel fundamental y, de acuerdo con Medved, serán lo que impulse el desarrollo en los próximos años.

Ante la inminente adopción de la IA en prácticamente todos los sectores de la economía, la Unión Europea publicó esta semana una guía para el desarrollo ético de esa tecnología.

Privacidad, protección del consumidor y estándares ambientales son las normas más básicas que debe cumplir la industria tecnológica, por lo que las empresas deben acatar los siete principios publicados por la Comisión Europea.

Bruselas espera que los estándares éticos más altos sean una ventaja competitiva para las empresas tecnológicas europeas y que dichos estándares se exporten finalmente a todo el mundo.