Tech

Google Impact Challenge Mujeres y Niñas: 25 mdd para ONGs que impulsen su empoderamiento

La tecnológica lanza la convocatoria para universidades o empresas con foco social que busquen, a través de sus proyectos, abrir un camino de prosperidad para mujeres y niñas.

La crisis derivada de la pandemia del COVID-19 generó un retroceso de más de una década en los avances logrados en torno a la participación laboral de las mujeres en América Latina, de acuerdo con el Informe Especial: La autonomía económica de las mujeres en la recuperación sostenible y con igualdad, realizado por la Cepal.

En tanto, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) apunta que la pandemia ha impactado en mayor medida en las mujeres, ya que un gran número de esta población que trabaja en sectores como el turismo, el comercio y los sectores informales son los que se han visto más afectados durante este capítulo de la humanidad.

Los últimos datos disponibles de la OIT indican que cerca de 25 millones de mujeres en América Latina han resultado afectadas en cuanto a su desarrollo laboral a raíz de la pandemia.


En medio de este escenario es que Google lanza el Impact Challenge para Mujeres y niñas, para que a través de diversos recursos, puedan explotar su propio potencial y posicionarse en términos de liderazgo haciendo valer su voz en las sociedades. "Cuando las mujeres y las niñas tienen los recursos y las oportunidades para convertir su potencial en poder, cambia la trayectoria de sus vidas y se fortalece a comunidades enteras", señala la tecnológica.

Google Impact Challenge para Mujeres y Niñas es una convocatoria abierta, a nivel global, que invita a participar a organizaciones sociales y sin fines de lucro, como universidades y empresas con foco social, que trabajan en proyectos para hacer de su comunidad un sitio mejor, en esta edición, bajo el enfoque de género.

Este Impact Challenge entregará 25 millones de dólares a los innovadores sociales que impulsen el empoderamiento económico de mujeres y niñas creando un camino para la prosperidad.

"En Latinoamérica tenemos talento y estoy segura de que tendremos grandes proyectos que llegarán muy lejos. Con esta pandemia estamos viendo momentos que nos invitan a romper estereotipos culturales, el COVID generó oportunidad para que esto cambie al enfatizar modelos de trabajo remoto que ofrecen mayor flexibilidad para las mujeres.


"Sin embargo, existen limitaciones culturales que necesitamos vencer como el supuesto y hecho de que la mujer debe asumir por definición las tareas de la casa, el cuidado de la familia, lo que impone presiones adicionales para dedicar al trabajo", dijo Susana Ayarza, Directora de Marketing, de Google Brasil y Líder de Women-Google para América Latina.

El Google Impact Challenge recibirá proyectos que apuesten por un cambio trascendente en las comunidades a partir de este día hasta el 9 de abril y, los ganadores serán anunciados a finales de este año. Google no especificó la fecha.

"No queremos proyectos que mantengan el status quo, sino que repiensen cómo hacemos las cosas, no que sea un movimiento dentro de una curva, sino que sea un salto de curva", comentó Ayarza. "Todos los proyectos que tengan un impacto directo en la representatividad de mujeres y la posibilidad de que puedan encontrar su propia oportunidad económica, que puedan tener acceso a educación y puedan salir adelante", detalló.

La revisión inicial de las propuestas estará a cargo de Vital Voices y Project Everyone, y posteriormente se realizará una preselección que pasará a un panel conformado por expertas y lideresas de 15 países con experiencia en políticas públicas, negocios, tecnología y temas de género. Por América Latina contará con la participación de: Rigoberta Menchú, Shakira, Tais Araujo y Saskia Niño de Rivera.

"Creemos firmemente que para disminuir la violencia de género, las mujeres necesitan independencia económica, y para trabajar en la independencia económica necesitamos apoyarlas, que tengan los recursos y las oportunidades para poder emprender, tener una carrera, educarse, y que no se queden presa de ser cuidadoras de la familia o los roles que han asumido", apuntó Ayarza.

Los criterios de evaluación son:

- Impacto: fundamentos, datos y cuántas personas se verían beneficiadas

- Innovación: valor diferencial

- Factibilidad: plan realista para su ejecución y equipo con experiencia adecuada

- Escalabilidad: cómo podría servir de modelo para otros proyectos en diferentes niveles

La directiva mencionó que a nivel global, Google.org ha generado resultados como: la recaudación de más de 120 mil kilos de comida para repartirse en comedores sociales en Argentina, hasta llegar a 30 mil madres en Perú para trabajar sobre salud materna infantil con el propósito de reducir la mortalidad materna y los índices de desnutrición infantil.

Otra de las actividades ha sido la enseñanza del uso de nuevas herramientas como aplicaciones móviles, que van desde brindar datos útiles para los migrantes, hasta la posibilidad de que las personas puedan hacer denuncias sobre delitos.

Pérdida de empleos y retrocesos en la educación a nivel global

En 2020, el golpe del COVID-19 le costó al mundo alrededor de 255 millones de puestos de trabajo, refieren datos de la OIT, un impacto de casi cuatro veces el número perdido durante la crisis financiera de 2009, y en términos de grupos, a nivel mundial las pérdidas de empleo de las mujeres ascienden al 5 por ciento, frente al 3.9 por ciento de los hombres.

"En particular, las mujeres tenían muchas más probabilidades que los hombres de abandonar el mercado laboral y volverse inactivas", apuntó Guy Ryder, director general de la OIT, el 25 de enero.

En relación a la educación, el informe La educación de las niñas y el COVID-19: lo que los choques del pasado nos pueden enseñar sobre la mitigación del impacto de las pandemias, del Malala Fund, estimó en abril de 2020 que 20 millones de niñas en edad de asistir a la escuela secundaria podrían quedar fuera de la escuela después de que haya pasado la crisis.

Lo anterior por diferentes factores como: las tasas de pobreza, las responsabilidades domésticas, el trabajo infantil, el embarazo en la adolescencia y las políticas escolares restrictivas.

"Si bien muchas niñas seguirán adelante con su educación cuando se abran las puertas de la escuela, otras nunca volverán a la escuela. Las respuestas educativas deben priorizar las necesidades de las niñas adolescentes, a riesgo de retroceder 20 años en los avances en pos de la educación de las niñas", advirtió la Unesco.

Te podría interesar: