Tech

¿Este será el ‘año del juicio final’ para Facebook? Australia abre la puerta para que suceda

En Estados Unidos el congresista David Cicilline señaló que la compañía 'no es compatible con la democracia', mientras que en Europa editores piden legislación para que el gigante tecnológico les pague por las noticias que se compartan en la red.

El breve pero tempestuoso enfrentamiento de Facebook con el gobierno australiano por la histórica primera ley de pago por noticias del mundo es solo el comienzo de una serie de batallas regulatorias que enfrentará la red social más grande del mundo en 2021.

Mark Zuckerberg comenzó el año a la ofensiva, bloqueando noticias en el territorio australiano, tierra natal de Rupert Murdoch, magnate de los medios, para defenderse de las demandas de que Facebook pague a las empresas de medios por el contenido compartido en su plataforma.

El martes, Zuckerberg llegó a un compromiso después de conversaciones de última hora con el gobierno sobre la legislación que también está dirigida a Google y se espera que sea aprobada por el parlamento de Australia esta semana. Pero ya se está produciendo un efecto dominó regulatorio, con los editores de medios presionando a la Unión Europea para que emule el enfoque de Australia.


Con la perspectiva de una regulación más asertiva e incluso con Apple cuestionando el antiguo modelo de Facebook de usar datos para orientar mejor la publicidad, la forma de hacer negocios de la plataforma de redes sociales se enfrenta a un cambio.

Los legisladores estadounidenses están expresando las preocupaciones más fuertes sobre Facebook, y el congresista de Rhode Island y presidente del Subcomité Antimonopolio, David Cicilline, tuiteó que la compañía "no es compatible con la democracia". El Congreso está celebrando audiencias esta semana para considerar medidas antimonopolio más estrictas para controlar los poderes de la empresa y otros gigantes tecnológicos.

Mientras tanto, el primer ministro de Australia, Scott Morrison, dijo que ha hablado de Facebook con el primer ministro indio Narendra Modi, el líder canadiense Justin Trudeau, el presidente francés Emmanuel Macron y Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido, cuyo gobierno planea realizar investigaciones antimonopolio sobre sus operaciones.

Facebook ha luchado por deshacerse de la desconfianza profundamente arraigada desde que el escándalo de Cambridge Analytica expuso fallas en la protección de datos personales. En enero pasado, provocó una nueva controversia cuando se actualizó la política de privacidad de WhatsApp para ayudarlo a compartir más información con su matriz, lo que provocó varias demandas y una avalancha de usuarios que se unieron a los servicios de mensajería rivales Telegram y Signal.

La abrupta medida de Facebook para cortar el intercambio de noticias en Australia, poniendo en peligro fuentes creíbles de información sobre el coronavirus durante un momento crucial en el lanzamiento de la vacuna, fue ampliamente criticada. Pero la táctica de alto riesgo lo ayudó a obtener algunas concesiones del gobierno, que anunció enmiendas clave a la ley planificada el martes. Fundamentalmente, Facebook y Google pueden decidir qué acuerdos comerciales cerrar con los editores de noticias y solo enfrentarán un arbitraje forzoso como último recurso.

La "lección para los reguladores y gobiernos de todo el mundo es que Facebook es un enemigo formidable que está dispuesto a sacar las armas pesadas para conseguir lo que quiere", advirtió este miércoles Stephen Scheeler, exdirector ejecutivo de Facebook Australia y Nueva Zelanda, en una entrevista telefónica. La firma de Silicon Valley tiene el poder de "esencialmente socavar la posición del gobierno sobre un tema".

Entre sus otras batallas, la compañía ha sido golpeada con una demanda por parte de la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos alegando un "curso de conducta ilegal de varios años" y comportamiento anticompetitivo. Una decisión desfavorable en ese caso podría finalmente obligar a Facebook a vender Instagram.

Y Zuckerberg, junto con los líderes de Twitter y Alphabet, responderán a las preguntas de los legisladores estadounidenses en marzo sobre la difusión de información falsa en línea y la responsabilidad de las plataformas para reducirla.

En respuesta a las crecientes críticas, Facebook estableció el año pasado una Junta de Supervisión de académicos, abogados, periodistas y defensores de los derechos humanos para revisar sus decisiones de contenido y tratar de sofocar las preocupaciones sobre su influencia. Los fallos de la junta son vinculantes: ha revertido varias de las decisiones de la compañía y lo siguiente en su agenda será juzgar la validez de la suspensión indefinida del expresidente Donald Trump de Facebook e Instagram.

Fuera de los funcionarios electos, la red social está involucrada en otra disputa espinosa con una especie de organismo que establece reglas: Apple. El fabricante de iPhone planea cambios en las reglas de privacidad en sus dispositivos móviles que requerirán un permiso explícito antes de que los fabricantes de software puedan recopilar ciertos datos y rastrear la actividad del usuario en aplicaciones y sitios web.

Facebook, que se basa en dicha información para ajustar sus anuncios, ha estado luchando contra la medida en el ámbito público, publicando anuncios de página completa en los periódicos estadounidenses y presentándose como un defensor de las pequeñas empresas.

Mientras tanto, la legislación australiana podría servir como un punto de referencia global sobre cómo obligar a los titanes de la tecnología a sentarse a la mesa de negociaciones y pagar a los medios tradicionales por su contenido de noticias.

Johan Lidberg, profesor asociado de la Universidad Monash de Melbourne que se especializa en medios y periodismo, comentó que se ha visto inundado de llamadas de editores extranjeros "que quieren hablar sobre lo que sucedió realmente en Australia y cómo sucedió".

"Los próximos dos años serán fascinantes de ver", arguyó. Facebook tendrá que tomar algunas decisiones fundamentales, porque "no es sostenible a largo plazo tener tal dominio por tan pocos jugadores en el mercado".

Con la asistencia de Georgina McKay.

Empieza a 'cargar' las tarjetas a tu iPhone: Apple Pay llega a México