Este millonario quiere descifrar tu cerebro
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Este millonario quiere descifrar tu cerebro

COMPARTIR

···
menu-trigger

Este millonario quiere descifrar tu cerebro

bullet El fundador de Shanda Investment Group ha donado mil millones de dólares a investigaciones sobre el dolor, la depresión y la ansiedad.

Por Tatiana Darie / Bloomberg
23/11/2018
El extitán de la tecnología en China, abandonó la vida pública en 2012 para centrarse en su propia salud mental.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El fundador de Shanda Investment Group, Tianqiao Chen, ha dedicado mil millones de dólares para ayudar con investigaciones que, según él, pueden estar en la cúspide de los principales avances relacionados con el cerebro humano.

El residente de 45 años de Menlo Park, California, dice que una mejor comprensión de cómo funciona el cerebro podría ayudar a tratar los trastornos mentales y las enfermedades neurodegenerativas. Chen, un extitán de la tecnología en China, abandonó la vida pública en 2012 para centrarse en su propia salud mental. Esto también lo llevó a dirigir su atención y la mitad de su fortuna personal a la investigación del cerebro.

Sus donaciones incluyen 115 millones de dólares para crear un instituto de neurociencia en el Instituto de Tecnología de California y 500 millones de yuanes (72.9 millones de dólares) para establecer una unidad similar con el Hospital Huashan, afiliado a la Universidad de Fudan, una instalación de neurología líder en China.

Todos piensan en cómo alcanzar la riqueza, cómo hacerse rico, esta debe ser la primera montaña. Subimos la primera montaña, tuve suerte. Tras enfermarme y después de que empezaron los ataques de pánico, comencé a pensar que podía hacer más para ayudar a las personas directamente. Si no podemos evitar la muerte, intentemos aliviar el dolor y el sufrimiento. Lo que queremos decir es el dolor crónico: sufrimiento, incluyendo depresión, ansiedad. Hablamos con muchos científicos y nos dimos cuenta de que iba a ser un largo viaje, porque el dolor no es simplemente un sentimiento, el dolor es una manipulación de su cerebro. La única forma de curarlo es entender el misterio de nuestro cerebro, cómo percibimos el dolor. Ahora, con el desarrollo de muchas tecnologías, podemos adoptar un enfoque de abajo hacia arriba: entender nuestro cerebro desde un nivel molecular, los circuitos y patrones, cómo se forman la memoria, las emociones.

Entonces, la segunda montaña es alta, pero estamos emocionados porque creo que es el momento adecuado para que los humanos respondan estas preguntas. Tal vez nuestra donación, esta inversión de mil millones de dólares, puede ser un catalizador para el descubrimiento.

Desde una perspectiva científica, no podemos establecer objetivos ni metas dentro de mi vida porque no existe una verdad definitiva o única para la ciencia. Pero desde la perspectiva tecnológica y práctica tenemos algunas expectativas.

Quiero saber cómo procesamos nuestras emociones, nuestros pensamientos, cuál es el mecanismo fundamental. Por ejemplo, ¿por qué soy tan adicto a los dulces? ¿Por qué algunas personas no pueden controlarse a sí mismas y volverse violentas?

Eso ayudará a comprender las enfermedades, que pueden dar orientación a las compañías farmacéuticas. Con una comprensión más profunda de nuestros cerebros, podemos tener un mayor impacto en toda la sociedad. Podemos aprovechar el poder para resolver problemas que afectan a toda la humanidad: suicidio, terrorismo, depresión, ansiedad.

Creo que pueden ocurrir posibilidades ilimitadas en los próximos 10 a 20 años. Visité muchos laboratorios, y veo muchos logros que solo se pueden imaginar en la ciencia ficción, pero en realidad se pueden ver en el laboratorio. Por ejemplo, la interfaz cerebro-máquina, puede tener algún logro en los próximos 10 años. La comunicación cerebro a cerebro no es un sueño, se hará realidad. Si podemos detectar directamente lo que usted piensa, se omitirán todos estos procedimientos de comunicación tradicionales. Soy muy optimista sobre el impacto potencial, pero me preocupa el impacto negativo si no lo manejamos adecuadamente.

El gobierno debería hallar algunas soluciones. Los diferentes gobiernos tienen sus diferentes puntos de vista.

La tecnología traerá algunos peligros, pero soy optimista sobre el futuro. La clave es reducir el costo de este periodo de transición. La máquina tomará más trabajos humanos, muchas de las personas se preocupan por eso. No estoy tan preocupado por la sustitución de puestos de trabajo porque si tiene una visión general de la historia, cada cien o mil años tiene una revolución tecnológica, se pierden algunos puestos de trabajo y se crean muchos puestos de trabajo nuevos. Creo que lo que deberíamos aprender es cómo hablar con la máquina, no con las personas.