Tech

Elon Musk encontró en China todo el amor que se le negó en casa

En su gira por China, el multimillonario recibió comida, agasajos y mucho cariño.

Después de un año para el olvido en Estados Unidos, Elon Musk solo tuvo días para el recuerdo en China.

El jefe de Tesla recorrió el país esta semana, iniciando la construcción en una fábrica cerca de Shanghái, compartiendo con el primer ministro y disfrutando de un estofado en Beijing. El multimillonario recibió comida, agasajos y mucho cariño.

Eso es casi todo lo que se le ha negado en Estados Unidos. Después de su infame tuit el 7 de agosto, en el que publicó que había conseguido fondos para privatizar a Tesla, Musk recibió una multa de 20 millones de dólares, le ordenaron controlar sus propias redes sociales y renunciar como presidente del fabricante de automóviles que fundó. Entre estos efectos colaterales, Musk ofreció un llorado relato de la tensión que supone el liderazgo y su uso frecuente de pastillas para dormir.

Esta semana fue diferente.

El campo de 5 mil millones de dólares

En primer lugar, Musk 'movió el esqueleto' el 7 de enero mientras celebraba el comienzo de las obras, al menos en sentido figurado, en la planta de 5 mil millones de dólares propuesta de Tesla ubicada en las afueras de Shanghái. Al radiante empresario de automóviles eléctricos se unieron los líderes del gobierno local. Mientras llovía copiosamente, el vicealcalde de Shanghái dijo que Musk y Tesla podrían hacer una fortuna a partir de la tierra fangosa.

'Me encanta China'

Dos días después, Musk ya estaba dialogando con el primer ministro de China, Li Keqiang, en Zhongnanhai, el complejo de edificios liderazgo junto a la Ciudad Prohibida en el centro de Beijing, donde China recibe a sus visitantes extranjeros de más alto perfil. La pareja se llevó tan bien que Li ofreció a Musk la residencia permanente en China. "Me encanta China y estoy dispuesto a venir más seguido", le dijo Musk. Sin un final a la vista de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, Li incluso dijo que esperaba que Musk pudiera ayudar a estabilizar las relaciones.

Estofado

Luego, Musk tuvo tiempo para comer en uno de los restaurantes más famosos de Beijing, donde la comida se coloca en ollas de caldo hirviendo sobre la mesa.