Tech

Bitcoin y millennials: la historia de los jóvenes que vencieron al sistema

A finales de 2018 dos jóvenes fueron arrestados por su negocio relacionado con criptomonedas y blockchain. Pero hoy la startup ha prosperado por una serie de acontecimientos.

OPINIÓN

Bloomberg Businessweek

Con la velocidad que las criptomonedas están emergiendo como los activos alternativos preferidos de la generación millennial en India, es difícil imaginar que hace solo dos años un par de pioneros de blockchain estuvo brevemente bajo custodia policial.

Sathvik Vishwanath y Harish BV, cofundadores de una startup que entonces tenía cinco años, fueron arrestados a fines de 2018. No, no habían logrado una turbia oferta inicial de monedas. Su "crimen" fue que pusieron un quiosco en un centro comercial en Bangalore donde los clientes podían cambiar Bitcoin, Ether o Ripple por efectivo o viceversa. Ese era el objetivo de Unocoin, empresa de intercambio de tokens criptográficos. Pero la policía sospechaba del nuevo "cajero automático"


Mucho ha cambiado desde entonces. Unocoin, que acaba de obtener financiamiento de Draper Associates, patrocinador de Tesla, está prosperando, junto con otras empresas de blockchain de la India. La participación del país en el comercio de monedas virtuales de persona a persona en Asia ha aumentado al 33 por ciento, al igual que en China, según el análisis de Arcane Research de Oslo sobre los volúmenes de Paxful y LocalBitcoins, las mayores plataformas de transacciones en la región.

Algo de esto sin duda se debe al aumento burbujeante de este año en Bitcoin, que recientemente se acercó a 100 dólares de su máximo histórico después de superar los 19 mil dólares por primera vez desde 2017. Incluso después del bamboleo del jueves, los precios aún se han más que duplicado este año.

Pero también están en juego factores fundamentales. Enviar dinero a la India en forma de token -y, por lo tanto, evitar altos cargos bancarios- se está convirtiendo en una opción. Algunos clientes de intercambios de activos digitales, probablemente autónomos expertos en tecnología, reciben tokens a intervalos regulares como pago por su trabajo y los convierten en rupias a través de sus cuentas bancarias locales. Las familias de la India utilizan el mismo canal para enviar dinero a estudiantes en el extranjero.

Tener la diáspora más grande del mundo, y más de 100 mil millones de dólares en flujos de dinero bidireccionales el año pasado, no es lo único. La desastrosa prohibición del primer ministro de India, Narendra Modi, sobre el 86 por ciento de la moneda del país en noviembre de 2016 sacudió la fe de los indios en el dinero fiduciario. Agrega el temor de dejar dinero en efectivo en los bancos cuando tres importantes instituciones de depósito se han derrumbado en los últimos 15 meses. No es de extrañar que Arcane espere que los volúmenes de criptografía en India superen a los de China.

La industria nacional de gestión de activos también está ayudando a la adopción de criptografía... por su incompetencia. La mayoría de los administradores de fondos de gran capitalización han tenido problemas para superar sus índices de referencia, especialmente en los últimos años. El índice Nifty 50 ha arrojado solo un 2 por ciento anual en términos de dólares durante la última década. Sin embargo, como han demostrado Gaurav Patankar y Morgan Barna, de Bloomberg Intelligence, la falta de desempeño no ha impedido que los gerentes se embolsen altas tarifas.

Los jóvenes descontentos con esta situación están tomando nota y meten los pies en los fondos cotizados en los mercados de Estados Unidos con un 1 por ciento, pero la asignación internacional sigue siendo pequeña, dicen los analistas de Bloomberg Intelligence, pero está creciendo rápidamente. Lo mismo ocurre con la criptoinversión, aunque tener un activo digital altamente volátil a largo plazo no es para los débiles de corazón. Solo 600 de los 1.2 millones de clientes de Unocoin han iniciado un plan de compra sistemático para invertir (principalmente) en Bitcoin. Pero el 99.5 por ciento de ellos se basa en ganancias y debe alardear de ello con sus amigos.

Hay un amortiguador: la regulación. Nadie quiere volver a 2018, cuando el Banco de la Reserva (RBI), la autoridad monetaria, ordenó a los bancos que no atendieran a los clientes que negociaban con moneda virtual. El enfoque draconiano casi estranguló la revolución blockchain de India. La acción contra el quiosco de Unocoin en Bangalore fue como la mano dura del estado chocando contra un puesto de limonada para niños. Si la gente de la capital tecnológica de la India no podía pagar en efectivo para comprar tokens digitales, entonces el activo estaba efectivamente prohibido en todo el país.

En retrospectiva, la terrible experiencia de los fundadores con la policía resultó ser una bendición disfrazada. Los jóvenes empresarios se unieron, acudieron a la Corte Suprema de Nueva Delhi y consiguieron que el RBI cambiara su posición. Eso fue en marzo. El intercambio ya ha experimentado un aumento de cinco veces en el comercio, con un promedio de 150 mil dólares por día, desde 30 mil antes del veredicto de la corte. Últimamente, el comercio es mucho más alto, gracias al repunte de los precios de Bitcoin. Las bolsas más grandes, como CoinDCX, estaban experimentando volúmenes diarios de casi 700 mil dólares, cuando se verificó por última vez.

Los participantes del mercado instan al gobierno a incorporar los activos digitales a la ley de lavado de dinero existente, lo que le dará legitimidad a la industria. El siguiente paso sería regular los tokens como dinero o valores, dependiendo de su uso.

La burocracia de la India puede preguntarse si todo esto es una locura. Talvez no. Ni siquiera es exclusivo de los consumidores indios millennial y generación Z. Exprimir a la industria bancaria global de sus exorbitantes tarifas y poner más poder adquisitivo en manos de la gente después de la pandemia COVID-19 será un objetivo mundial. En su estudio titulado "Qué debemos hacer para reconstruir", los economistas de Deutsche Bank están aconsejando a las empresas y a los responsables políticos que diseñen alternativas a las tarjetas de crédito y "eliminen las tarifas de los intermediarios". A corto plazo, las fintech convencionales ayudarán, pero a largo plazo las principales economías harán esto reemplazando el efectivo con sus propias monedas digitales del banco central.

Ahí es cuando los consumidores mayores se unirán. Si no lo hacen, se atascarán, y no solo en sentido figurado. Los "contratos inteligentes" criptográficos activados automáticamente harán posible que los coches autónomos cambien de carril más rápido que otros. Los viajeros se pagarán continuamente entre sí en monedas digitales oficiales, o en monedas estables como la Libra propuesta por Facebook, tokens privados cuyos valores se fijan contra el dinero fiduciario.

Los millennials de India han leído bien las hojas de té.

Te recomendamos:

Una adictiva app hizo del 'trading' un pasatiempo en la pandemia