Así es como un excamionero se volvió multimillonario con una ‘manita’ de Amazon
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Así es como un excamionero se volvió multimillonario con una ‘manita’ de Amazon

COMPARTIR

···

Así es como un excamionero se volvió multimillonario con una ‘manita’ de Amazon

El excamionero Masaru Wasami tenía un futuro prometedor en el deporte, pero decidió enfocarse en los negocios desde los 15 años... Ahora tiene un ‘imperio’.

Bloomberg / Yoojung Lee y Ayaka Maki
11/10/2019
Masaru Wasami
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Masaru Wasami comenzó a trabajar a tiempo parcial en una tienda de verduras a los 12 años, con el fin de ayudar a su madre enferma de tuberculosis.

Solo tres años después, abandonó la escuela y se alejó de un futuro prometedor como corredor de larga distancia para dedicarse por tiempo completo a los negocios.

Comenzó en 1970 con un solo camión; unos años más tarde, la compañía Maruwa Unyu Kikan tenía más de 100 vehículos rodando en las calles. Con ello construyó un gigante de entrega de productos que ahora maneja la logística de cadenas de farmacias y supermercados en todo Japón.

Y hoy Wasami es multimillonario, en gran parte por una ‘manita’ de Amazon, que contrató a su empresa en 2017 para administrar en Japón el servicio de entregas en el mismo día.

“No podía dormir”, dijo Wasami en una entrevista, recordando la noche en que se le ocurrió la idea de su negocio.

En esa ocasión, dijo, acompañó a un amigo que estaba recogiendo paquetes de una fábrica de hilados y se irritó ante la incompetencia de algunos de los trabajadores que manejaban los paquetes. En solo unos meses, comenzó a entregar productos con su camión.

Wasami, de 74 años, tiene buen ojo para las “oportunidades de ganancia”, dijo Kenji Kanai, analista de Tokai Tokyo Research Institute, en referencia al momento del acuerdo con la minorista de Jeff Bezos.

Su asociación con Amazon ayudó a aumentar las acciones de Maruwa, que se han más que duplicado este año. Wasami posee casi 60 por ciento de la compañía -directamente y a través de su firma de gestión de activos-, lo que le otorga un patrimonio neto de mil millones de dólares, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg.

Los ingresos deberían seguir creciendo a mediano y largo plazo, ya que Amazon y Rakuten, con sede en Tokio, buscan trabajar más estrechamente con mensajeros como Maruwa para las entregas programadas para el mismo día.

Maruwa detectó una oportunidad cuando Yamato Holdings, uno de los mayores operadores de paquetería de Japón, se retiró del servicio de entregas mismo día para Amazon, para así aliviar la carga de su fuerza laboral. Eso llevó a Amazon a recurrir a otras empresas privadas.

Habíamos sugerido durante años a Amazon que hiciera su servicio de entrega el mismo día con nosotros”, dijo Wasami en entrevista en la oficina de Maruwa en Tokio. “Convencimos a Amazon de que podía contar con Maruwa para manejar el servicio”.

Si bien una mayor demanda de entrega será una bendición para empresas como Maruwa, también conlleva costos más altos y puede afectar al personal.

La firma, que no ha negociado un aumento de precios con Amazon, rechaza las demandas que exceden su capacidad, dijo Wasami. La compañía también promete salarios competitivos para sus conductores. Pueden ganar 7.2 millones de yenes (1.3 millones de pesos) al año con la entrega de más de 150 paquetes por día, según una presentación oficial.

Los ingresos de Maruwa subieron 15 por ciento a 85 mil 600 millones de yenes (15 mil 533 millones de pesos) para el año fiscal que terminó el 31 de marzo.

Si bien la logística para minoristas de alimentos sigue siendo su mayor negocio, la entrega de comercio electrónico ahora representa más de un tercio de sus ingresos, frente a 24 por ciento en 2017, dijo la compañía en la presentación.

A pesar de su éxito y riqueza, Wasami no está cerca de sentirse satisfecho, y dice que las ventas deberían ser varias veces mayores considerando que ha pasado casi medio siglo construyendo su negocio.

“No he hecho lo mejor que puedo hacer”, dijo.