Así es como el fundador de Huawei construyó un imperio… y ahora Trump quiere acabarlo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Así es como el fundador de Huawei construyó un imperio… y ahora Trump quiere acabarlo

COMPARTIR

···
menu-trigger

Así es como el fundador de Huawei construyó un imperio… y ahora Trump quiere acabarlo

bulletUn exsoldado del Ejército de Liberación del Pueblo convertido en magnate de las telecomunicaciones se prepara para una crisis inesperada ahora que su compañía está en la mira.

Bloomberg | Blake Schmidt
11/12/2018
Ren Zhengfei, presidente de Huawei Technologies.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En el campus de Huawei, en Shenzhen, las paredes están adornadas con citas del fundador y CEO, Ren Zhengfei, el laboratorio de investigación se parece a la Casa Blanca, y quizás lo más curioso son los tres cisnes negros que nadan en un lago.

Para Ren, un exsoldado del Ejército de Liberación del Pueblo convertido en magnate de las telecomunicaciones, las aves son un recordatorio para evitar la complacencia y prepararse para una crisis inesperada. Eso resume bastante bien el estado de los asuntos en Huawei, cuya CFO, Meng Wanzhou, quien también es hija de Ren, está bajo custodia en Canadá y se enfrenta a una posible extradición a EU por cargos de conspiración para defraudar a bancos y violar las sanciones contra Irán.

El arresto coloca a Huawei en la mira de una creciente rivalidad tecnológica entre China y EU, que considera a la firma como un posible riesgo de seguridad nacional. Los funcionarios de línea dura en la administración Trump están interesados en evitar que Huawei suministre a los proveedores de servicios inalámbricos a medida que se actualizan a 5G.

Ren es una figura legendaria en el mundo de los negocios chinos. Sobrevivió a la gran hambruna de Mao Zedong y construyó un gigante de telecomunicaciones con 92 mil millones de dólares en ingresos que atemoriza a algunos en Occidente. Huawei es el mayor fabricante de smartphones en China, y este año eclipsó a Apple para convertirse en el segundo a nivel mundial, según la consultora IDC.

Si hay un Darth Vader en la mente de los halcones de seguridad en Washington preocupados por el poder tecnológico de China, ese es Ren. En China, sin embargo, es un héroe nacional, que se elevó desde los humildes comienzos hasta el pináculo de la riqueza y el estatus en la sociedad china.

Su abuelo era maestro en curar el jamón en su aldea en la provincia de Zhejiang, lo que le brindó al padre de Ren la oportunidad de convertirse en el primer estudiante universitario de la aldea, según un ensayo de Ren sobre su crianza, publicado en 2001 en un sitio web vinculado a la Academia de Ciencias Sociales china.

Su padre, Ren Moxun, era miembro de la Liga Juvenil Comunista, que más tarde trabajó como maestro y contador en una fábrica militar. Tras mudarse a la provincia de Guizhou, conoció a su esposa Cheng Yuanzhao y dio a luz a Ren, el mayor de dos hijos y cinco hijas.

La familia vivía con modestos salarios de maestros. En uno de sus discursos, recordó cómo su madre le leyó la historia de Hércules, pero le ocultó el final hasta que llegó a casa con una boleta buenas calificaciones.

A finales de la década de 1950, la hambruna llegó a su ciudad natal. Ren recordó en su ensayo cómo su madre le daba cada mañana un trozo de panqué mientras le preguntaba sobre su tarea. Sus buenas calificaciones le permitieron ingresar al Instituto Chongqing de Ingeniería Civil y Arquitectura. Tras graduarse, trabajó en ingeniería civil hasta 1974, cuando se unió al Cuerpo de Ingeniería del Ejército como soldado, y trabajó en una base de fibra química en Liaoyang.

Las credenciales del Partido Comunista de Ren no son tan profundas como las de su padre. Se convirtió en miembro hasta el final de su carrera militar.

Ren se retiró del ejército en 1983 y se unió a su primera esposa para trabajar en una empresa de Shenzhen, en la zona económica especial de la ciudad. Fue entonces cuando tuvo que vender todo para pagar una deuda.

Después de un periodo de noches sin dormir mientras vivía con familiares, vio una oportunidad. Cuando China comenzó su apertura económica bajo Deng Xiaoping, la tasa de penetración telefónica era más baja que la tasa promedio en África. En 1987 fundó Huawei con cuatro socios y 21 mil yuanes de capital semilla.

Huawei comenzó vendiendo equipos de telecomunicaciones, pero los técnicos estudiaron los tableros y pronto los hicieron propios. La compañía se hizo conocida por su “cultura de colchones” en la que los trabajadores se desmayaban debido al agotamiento. En 2006, un trabajador que se había acostumbrado a trabajar hasta altas horas de la madrugada y luego a dormir en la oficina, murió de encefalitis viral. Luego algunos empleados se suicidaron. Las muertes provocaron una revisión de la política de la compañía sobre horas extraordinarias y la creación de un rol de director de salud. No fue el único movimiento que Ren hizo para estabilizar la moral. Decidió convertir la mitad de los salarios y bonificaciones en acciones.

La firma se aventuró en los mercados internacionales en la década de 2000, con un equipo de telecomunicaciones más asequible que los productos de rivales como Cisco. Huawei admitió luego que había copiado una pequeña parte del código del enrutador de Cisco y acordó eliminarla en un acuerdo.

Según el informe de 2017 de la compañía, de sus 180 mil empleados, 80 mil están ahora involucrados en investigación y desarrollo, y se sabe que ha reclutado a algunos de los mejores talentos las universidades chinas.

La compañía se ha reenfocado recientemente en los mercados existentes luego que el gobierno de EU la calificó como una amenaza a la seguridad nacional y citó preocupaciones sobre su posible control de tecnologías 5G. Trump firmó un proyecto de ley que prohíbe el uso de tecnología china por parte del gobierno e incluso ha contactado a aliados para evitar que utilicen equipos de la firma.

Poseída de forma colectiva por sus empleados, la empresa es conocida por una cultura de disciplina, en la que nadie, incluido Ren, tiene su propio chofer o vuela en primera clase. Últimamente, Ren ha advertido a los empleados contra el uso de números falsos para mejorar el rendimiento. La empresa creó un equipo de verificación de datos en 2014 en el departamento de finanzas, supervisado por su hija.

En un discurso reciente publicado en la red de empleados de Huawei, Ren pidió paciencia con los críticos, pero rechazó la intervención extranjera. “Nunca nos rendiremos ni nos rendiremos a la presión externa”, dijo. Esa máxima será pronto puesta a prueba por el Departamento de Justicia de EU.