menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Apple y su misión de salir de China

COMPARTIR

···
menu-trigger

Apple y su misión de salir de China

bulletLa tecnológica, al igual que otras empresas en el sector, buscan diversificar su producción en lugares como India o México, aunque han encontrado diversos obstáculos.

Bloomberg Opinion / Tim Culpan
16/12/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
logo OPINIÓN
Bloomberg

Durante más de una década, compañías como Apple han tenido la idea de evolucionar lejos de las cadenas de suministro basadas en China, para que sus dispositivos se fabriquen en ubicaciones de bajo costo como India, Vietnam y México.

El desafío de tal descentralización se hizo brutalmente evidente el fin de semana pasado, con un levantamiento en una fábrica operada por la taiwanesa Wistron, que arma iPhone en India. Se informó que los trabajadores de la planta en Narasapura, a 64 km del centro tecnológico de Bangalore, estaban hartos de salarios retrasados y mal pagados y saquearon la fábrica, destruyeron equipos y quemaron vehículos.

La policía local respondió con ‘lathis’ -largos bastones que se utilizan en el control de multitudes- para sofocar la protesta. Más de 100 personas fueron detenidas, dijeron las autoridades locales. Wistron dijo el lunes que los involucrados no eran trabajadores de la compañía, pero no proporcionó evidencia. Una unidad de Toyota Motor también ha tenido problemas recientes en el mismo estado, Karnataka.

El presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, y la presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen, deberían estar preocupados.

Cook, quien dirigió las operaciones antes de asumir el cargo, se encuentra entre los líderes mundiales en busca de alternativas a la estabilidad y la confiabilidad de una fuerza laboral china que aún representa la mayor parte de los dispositivos del mundo. Pero los costos están aumentando, y la pandemia de este año ha puesto de relieve los riesgos comerciales y de seguridad de tener demasiado suministro en un solo lugar.

India es una opción obvia. Su población es casi igual de grande, los salarios son mucho más bajos y sus gobiernos, locales y central, están dispuestos a ofrecer incentivos para atraer a la manufactura. Los nuevos aranceles a las importaciones y los requisitos impuestos a Apple para la adquisición local han fortalecido aún más la necesidad de producir en India.

Tsai está igualmente ansiosa por alejar a las empresas de Taiwán de los negocios de China, ya que su gobierno enfrenta las crecientes amenazas de Beijing. India tiene su propia lista creciente de problemas con China, incluidos los enfrentamientos fronterizos este año que llevaron a Nueva Delhi a prohibir aplicaciones y otros productos fabricados por las compañías más grandes de China. Las relaciones entre Taiwán e India se han ido estrechando.

Las compañías taiwanesas han estado entre los partidarios más públicos de la campaña Make in India del primer ministro Narendra Modi. En 2015, el fundador de Foxconn Technology Group, Terry Gou, cenó con Modi durante un viaje que incluía un plan anunciado para invertir 2 mil millones de dólares: el iPhone 11 entró en producción en India este año.

Sin embargo, los mayores inversionistas en la producción electrónica de India, principalmente los incondicionales de Taiwán, como Foxconn, Pegatron y Wistron, también son muy cautelosos con las trampas. Si bien Foxconn emplea a cientos de miles de personas en China durante la temporada alta de iPhone en las instalaciones de Shenzhen y Zhengzhou, es menos entusiasta desplegar ese modelo de megafábrica en India.

Un alto ejecutivo de Foxconn me dijo una vez que a la compañía le gustaría limitar las plantas de India a 10 mil trabajadores. Un poco más grandes, y estarían a merced de los sindicatos y la política local. Unas cuantas fábricas más pequeñas distribuiría el riesgo y reduciría la dependencia de una sola instalación o jurisdicción.

Aunque protestas laborales han estallado contra los fabricantes de productos electrónicos en China, incluidos los disturbios de 2012 causados por la saga “scratchgate” del iPhone, son relativamente raras, dado el tamaño de la fuerza laboral en general. Los gobiernos centrales y locales en China no aceptan la disidencia, permitiendo que las operaciones se desarrollen de manera relativamente fluida, incluso a expensas de los derechos de los trabajadores. Muchas veces, donde han ocurrido protestas, ha sido con la aprobación tácita de las autoridades.

Pero India es democrática. Sus sindicatos son expresivos y los políticos locales deben ser receptivos. Las empresas extranjeras ansiosas por aprovechar el gran mercado interno y el vasto grupo laboral deberán adaptarse a la realidad de que los trabajadores pueden ser más rápidos en defender sus intereses. Y Cook tendrá que acostumbrarse al nombre de su compañía junto a palabras como disturbios y levantamientos. En muchos aspectos, es injusto criticar a Apple, las últimas quejas apuntan directamente a Wistron, pero la compañía estadounidense es el cliente y ejerce el poder para forzar el cambio, algo que se ha hecho en China durante la última década.

Tsai también debería esperar que las compañías de Taiwán se adapten rápidamente. Si bien ejerce un control limitado sobre las empresas privadas o sus operaciones en el extranjero, cualquier disputa que involucre a una se refleja mal mientras busca construir alianzas. No puede permitirse que la marca de Taiwán se vea empañada.

A medida que el mundo lucha por alejarse de China en busca de suministro, los líderes políticos y corporativos deben encontrar formas de acomodarse a una fuerza laboral global que también quiere su propia seguridad.

La opinión del articulista no coincide necesariamente con la de Bloomberg. Ni con la de El Financiero

También te puede interesar:

¡Super! Así es como Facebook quiere conectarte con las celebridades