Tech

¿Y si te pagaran tu sueldo con criptomonedas?

Aunque es muy difícil predecir algo cuando se trata del bitcoin y otras divisas, cada vez hay más personas a las que se les paga, o quieren que se les pague, en criptomonedas

logo OPINIÓN
Bloomberg

Las criptomonedas han experimentado un repunte tras meses de descensos, lo que les da cierta credibilidad a quienes afirman que las monedas digitales son resistentes y están a punto de ser aceptadas de forma más generalizada.

Aunque es muy difícil predecir algo cuando se trata del bitcoin y otras divisas, cada vez hay más personas a las que se les paga, o quieren que se les pague, en criptomonedas, desde deportistas profesionales hasta empleados del sector tecnológico y otros. Argumentan para ello la facilidad y la transparencia de los pagos en monedas digitales, especialmente cuando los empleadores y los empleados no tienen su sede en el mismo país.

Pero hay que tener en cuenta algunas consideraciones importantes. Aparte de la volatilidad, un paso en falso podría tener como consecuencia no ser compensado correctamente o crear posibles problemas fiscales.


Por ejemplo, para los empleadores estadounidenses es mucho más trabajo a la hora de retener parte de los ingresos que se requieren para pagar los impuestos de Seguridad Social y Medicare. Si se paga a un empleado en monedas digitales, los empleadores tienen que lidiar con una contabilidad adicional y la conversión de parte de esos ingresos en dólares estadounidenses para pagar los impuestos federales.

Algunos pueden encontrar que los empleadores prefieren clasificarlos como trabajadores subcontratados en lugar de empleados para hacer que la carga de las retenciones recaiga en los empleados.

Los receptores deben pagar el impuesto sobre la renta ordinario por el valor justo de mercado de las monedas en el momento de recibirlas. También tendrán que pagar impuestos sobre las ganancias de capital cuando vendan o cambien las monedas por otras divisas digitales. Si lo hacen en el plazo de un año, estarán sujetos a las tasas impositivas sobre las ganancias de capital a corto plazo (que suelen ser las mismas que las tasas impositivas sobre la renta ordinaria) o, si es un plazo más largo, se enfrentarán a las tasas impositivas sobre las ganancias de capital a largo plazo (cero por ciento, 15 por ciento o 20 por ciento, dependiendo de su nivel impositivo).

Con las criptomonedas, puede ser difícil estimar lo que se debe, por lo que los trabajadores independientes deben considerar pagar el 100 por ciento (o el 110 ´por ciento, si ganan más de 150 mil dólares) de lo que pagaron el año anterior. Hacerlo ayudará a evitar multas por pago insuficiente.

Algunos pueden mostrarse reacios a vender cualquier tenencia para realizar esos pagos estimados y preferirían enfrentar la multa por pago insuficiente. Esa podría ser una señal de alerta para que el IRS inicie una auditoría.

Es aconsejable acordar con el empleador con antelación cuándo se calcula el valor de la compensación en criptomoneda. ¿Es cuando termina un periodo de trabajo? ¿O cuando se debe pagar?

Dada la volatilidad del bitcoin y otras monedas, unos días pueden marcar una gran diferencia en lo que se paga. También es útil ponerse de acuerdo sobre cómo compensar cosas como las vacaciones.

Quienes trabajan para empresas centradas en las criptomonedas pueden recibir una compensación en forma de tokens privados que no se negocian tan fácilmente, aunque averiguar el valor justo de mercado de esos tokens puede ser complicado a la hora de calcular los impuestos que se deben pagar.

Además, esas monedas se pueden otorgar como compensación adicional, similar a las opciones sobre acciones. Pero con éstas el receptor tiene la capacidad de reconocer parte de los ingresos antes de pagar menos impuestos en el futuro. Y es probable que el IRS no permita que un poseedor de tokens privado haga la misma elección.

El enfoque más inteligente suele ser un híbrido, con algunas compensaciones en criptomonedas y otras en dólares.

Para los más optimistas sobre el futuro de las monedas digitales, es mejor invertir en ellas directamente que jugar con su sueldo.

La opinión del articulista no coincide necesariamente con la de Bloomberg. Ni con la de El Financiero.