Suplementos

Para viajar en un auto eléctrico por México, los hoteles con cargadores de destino son esenciales.

Hace un mes decidimos hacer un viaje desde Ciudad de México hasta Las Vegas con un auto 100% eléctrico. Una ruta de más de 6,000 km que nos obligó a hacer más preparaciones de las que normalmente hacemos para nuestras rutas de manejo.

Al ser un auto eléctrico, hay ciertas especificaciones que tuvimos en cuenta y que hicieron que todo fuera más ameno. El primero, por supuesto, fue la ruta. Buscamos estaciones de carga de gran capacidad en el camino, mismas que nos permitieron cargar lo más rápido posible y continuar manejando. Es decir, entre hacer una parada en un cargador de 7.6 kWh al que le puede tomar horas abastecer nuestra batería, o llegar a uno de 50 kWh un poco más adelante, sin lugar a dudas merece la pena bajar la velocidad y utilizar técnicas de ahorro de energía para poder llegar a la segunda.

Lo segundo que planificamos fue que los hoteles donde nos quedamos tuvieran cargadores. Esta es una de las maneras más eficientes de viajar con electricidad, pues por la noche podemos cargar el auto al 100% y por el día movernos localmente sin preocupación de distancia, volviendo a cargar la siguiente noche y, al menos por ahora, sin pagar un solo peso.

En nuestro recorrido de regreso, una de nuestras paradas estratégicas fue Monterrey. Luego de llegar de Texas era importante poder descansar, pasar la noche ahí y continuar al día siguiente manejando por más de ocho horas para llegar a Ciudad de México. Si al día siguiente no teníamos carga suficiente, íbamos a perder más tiempo cargando en el camino, así que elegimos en el centro de la Sultana del Norte.

Además de que lo acababan de renovar y se sentía muy bien mantenido, contaba con tres cargadores para autos eléctricos, con capacidad entre 8 y 12 kWh, es decir, cargadores de destino. Hay varios tipos de cargadores, se dividen según la potencia y el tipo de conector , pero a diferencia de los supercargadores que usualmente tiene una potencia alta y permiten cargar el auto en un tiempo reducido, los de destino son de baja potencia y tardan más en cargar. Lo importante de estos es que estén ubicados en lugares donde, en teoría, las personas están al menos seis horas. En este caso el Sheraton Ambassador Hotel de Marriott en Monterrey fue perfecto, pues la carga del auto estaba al 100% (con ocho horas) y nos permitió continuar sin demorarnos de más.

Algunas de las grandes ventajas de los cargadores de destino como los de este hotel, es que, al menos por ahora, no tienen ningún costo adicional para los huéspedes. Es tan bello como si llegáramos a descansar y nos llenaran el tanque gratis en un auto a gasolina. Además, este tipo de cargadores de “carga lenta” ayudan a preservar en mejor estado la batería de nuestro auto, pues las cargas rápidas en exceso pueden reducir el tiempo medio de vida de nuestras pilas, que usualmente es de al menos 10 años.

Cada día hay más cadenas de hoteles que están incorporando cargadores de destino en sus instalaciones, haciendo que los propietarios prefieran llegar a esos lugares. Esto genera un tipo de turista muy específico en algunos destinos, y cada vez más clientes con autos eléctricos eligen estos hoteles para pasar sus vacaciones o viajes de negocios.