menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Un oasis costeño en un rincón de la ciudad

COMPARTIR

···
menu-trigger

Un oasis costeño en un rincón de la ciudad

bulletRecetas mexicanas, mediterráneas y asiáticas, con sazón de casa y en un ambiente costeño, lo esperan en el corazón de la ciudad.

Lizbeth Hernández
18/10/2018
Actualización 19/10/2018 - 4:50
Este restaurante te transporta al mar.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

A pocos pasos de los rascacielos de Paseo de la Reforma, la vista encuentra un oasis que es capaz de transportar al comensal a la costa. Una vez dentro, el bullicio y el ruido de los coches se alcanzan a colar, pero con el primer bocado lo que se percibe en la boca es frescura y sabor.

La decoración con motivos marinos a cargo del diseñador de interiores Rodolfo Fuentes ayuda a trasladarse a un ambiente con palmeras, arena y sol, en donde la referencia al territorio de Neptuno reina. Se llama De Mar a Mar y es el primer emprendimiento gastronómico de Alejandra Soto, empresaria apasionada de la variedad de manjares que ofrece el océano.

“Para mí, la playa es un estado mental, es una evocación de familia, de pasarla bien, de comer rico, de disfrutar con la comida y el entorno”, cuenta sobre la decisión que la llevó a abrir el lugar hace cinco años.

Placeholder block

Con más de 15 años de trabajo en una cadena restaurantera, la experiencia adquirida le impulsó a crear su propio concepto. Comenzó como una cevichería que servía tacos, tostadas y tiraditos; tras la aceptación se convirtió en un restaurante con preparaciones frías y que también sirve cocina caliente, como caldos, mariscos acompañados de pasta y variedad de pescados, además de pollo y cortes de carne cocinados a las brasas.

“Preparamos recetas mexicanas, mediterráneas y asiáticas, no nos ceñimos a un estilo de comida, lo que el comensal degusta es calidad y frescura proveniente de las costas mexicanas, con sazón casera y presentaciones cuidadas”, explica Adrián Ríos, cocinero del lugar.

Ríos tiene como encomienda recrear las recetas que el chef Eduardo García ideó. Agrega que tiene libertad para proponer preparaciones y añadirles su toque. De la carta, que se compone de más de 30 opciones, entre lo más pedido están tiraditos, ceviches y el pulpo a las brasas y chimichurri.

Placeholder block

Respetan las vedas, apoyan la pesca sustentable y se surten en la costa del Golfo, Ensenada, Nayarit y en Puerto Ángel, Oaxaca.

El maíz se incluye como ingrediente en varias de las preparaciones. Además de llegar en tostadas azules y amarillas a las mesas, está en algunos ceviches y en los tacos de frijol estilo Nayarit, que acompañan su plato estrella: lobina zarandeada, la mitad con chile verde y la otra con adobo.

“Preferimos lobina sobre el huachinango porque su sabor es más elegante y se lleva muy bien con la brasa”, explica el chef.

Otra de las razones para visitar el lugar es la mixología diseñada por Luis Iriarte. Mezcal, tequila, ginebra y vodka se mezclan con toronja, guanábana, jitomate, apio y sal de gusano para crear tragos suaves y cosmopolitas.

Una buena comida de mar no estaría completa sin los postres: merengue, pan de elote, pay de limón y rústico de chocolate con helado de cardamomo, para elegir.