Sibarita

Los vinos mexicanos le apuestan a tener su propia marca

Debido a que el 70 por ciento de los consumidores prefiere el vino extranjero, el Consejo Mexicano Vitivinícola trabaja en una marca colectiva para la bebida nacional..

¿Cuántas veces prefieres el vino extranjero sobre el nacional? Para elegir mejor y tener la certeza de que se trata de blanco, rosado o tinto de calidad, el Consejo Mexicano Vitivinícola trabaja en la marca colectiva del vino mexicano, que podría estar lista a finales de año, así lo dio a conocer Gabriel Padilla su director general.

A diferencia de los vinos provenientes del viejo mundo, que presumen su denominación de origen como los de Burdeos, en Francia; La Rioja, en España; o la Toscana, en Italia, las etiquetas que se producen en México no tienen una certificación que los avale.

Con la reciente aprobación de la Ley de Fomento a la Industria Vitivinícola, los profesionales del ramo elaboran el aval, que si bien no se equipara a la denominación de origen, sí será un indicativo que busca impulsar el consumo, establecer una relación equitativa entre calidad y precio, y dar certeza de calidad.

Con la certificación se busca que las ventas de los vinos nacionales se incrementen. De acuerdo a cifras del 2017, únicamente el 29.3 por ciento del mercado consumidor en México elige producto nacional, el otro 70.7 por ciento prefiere opciones extranjeras.

Entre los controles que tendrán que superar los vinos que deseen ostentar la marca colectiva están: pruebas de laboratorio con especificaciones fisicoquímicas –como porcentajes de alcohol y metales pesados–, verificación de procesos de fermentación, y controles sobre levaduras y aditivos.

El aval sólo aparecerá en las botellas que aprueben los controles y que hayan sido producidas, fermentadas y envasadas en territorio nacional. De igual manera se delinearán las características específicas de las regiones en las que crecen las vides.

"Es abrir un mapa del conocimiento del terroir, cada región tiene características específicas de sabor que imprime a sus uvas, un vino de Querétaro sabe distinto a uno de Baja California, aunque ambos sean de excelente calidad", explica Padilla.