menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Vitamina K, nuestra 'aliada secreta' y muy importante para estar sanos

COMPARTIR

···
menu-trigger

Vitamina K, nuestra 'aliada secreta' y muy importante para estar sanos

bulletPodemos hallarla en gran parte de los alimentos que consumimos, pero no sabemos cuánto necesitamos y, mucho menos, en qué la encontramos específicamente. Te contamos.

Por the conversation
12/01/2021
La vitamina K la podemos encontrar en los alimentos que consumimos regularmente.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Cuando el científico danés Henrik Dam alimentó a pollitos en su laboratorio con una dieta libre de colesterol hace unos 90 años, notó un sangrado excesivo en algunos de ellos. No se detuvo después de que reemplazó el colesterol. Dam finalmente concluyó que el sangrado estaba relacionado con un "agotamiento de un compuesto antihemorrágico", al que llamó vitamina K (por koagulation, como se escribe en danés). Por ese descubrimiento, Dam ganó el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1943.

La mayoría de la gente sabe sobre las vitaminas A, B, C, D y E, pero la vitamina K pasa desapercibida para la nutrición. Sin embargo, es esencial para la vida porque es necesario para que la sangre se coagule normalmente. Ahora los científicos se están dando cuenta de que hay más que saber sobre este nutriente menos apreciado.

Hoy, el Centro de Investigación de Nutrición Humana sobre el Envejecimiento del USDA Jean Mayer en la Universidad de Tufts alberga el único equipo de investigación en el mundo que se centra exclusivamente en la nutrición con vitamina K. Soy un científico investigador en ese equipo. Estudiamos cómo los alimentos proporcionan vitamina K para apoyar un envejecimiento saludable.

Durante las últimas décadas, los científicos descubrieron proteínas dependientes de la vitamina K en muchos tejidos del cuerpo. Esto sugiere que la vitamina K tiene funciones fisiológicas más allá de la coagulación sanguínea. Por ejemplo, en el tejido arterial, las proteínas dependientes de la vitamina K pueden ayudar a prevenir la calcificación. Esto es fundamental, porque la calcificación arterial puede provocar ataques cardíacos.

Sin vitamina K, estas proteínas no pueden prevenir la calcificación. Y debido a que estas proteínas están presentes en el cartílago y el hueso, también estamos estudiando cómo estas proteínas dependientes de la vitamina K pueden estar involucradas en la osteoartritis.

Así como hay varias formas de vitamina B, también hay múltiples formas de vitamina K. Los científicos conocen al menos 12. La filoquinona, también conocida como vitamina K1, es sintetizada por las plantas. Las verduras de hoja verde, como la espinaca y la col, y los aceites vegetales, como el aceite de soya y canola, contienen altas cantidades de filoquinona.

Las menaquinonas, una clase de compuestos de vitamina K también conocida como vitamina K2, se encuentran en cantidades variables en alimentos de origen animal, como los lácteos y algunas carnes. Las menaquinonas también son producidas por la microbiota intestinal , aunque su valor nutricional es incierto.

Nuestro laboratorio ha medido la cantidad de vitamina K en miles de alimentos que se consumen comúnmente en América del Norte. En asociación con el Departamento de Agricultura estadounidense, esta información está disponible públicamente en el sitio web de Food Data Central del USDA , la base de datos de nutrición más completa del mundo. Se perfilan más de 350 mil alimentos.

Un objetivo de nuestra investigación es establecer una cantidad dietética recomendada de vitamina K. En América del Norte, las recomendaciones dietéticas actuales de vitamina K se denominan "ingesta adecuada", la cantidad que se asume para garantizar la adecuación nutricional.

Se establece una ingesta adecuada cuando no existe evidencia científica suficiente para proporcionar una cantidad diaria recomendada más precisa. Para los hombres mayores de 18 años, la ingesta adecuada de vitamina K es de 120 microgramos al día. Para las mujeres, es de 90 microgramos al día. Una taza de espinaca cruda contiene 145 microgramos de filoquinona. Los pacientes que toman warfarina deben consultar con su profesional de la salud para obtener orientación sobre su ingesta de vitamina K.

Las anomalías en la coagulación debido a una ingesta baja de vitamina K en la dieta son extremadamente raras porque casi todas las personas consumen suficiente vitamina K en su dieta para mantener una coagulación normal.

Aunque la evidencia emergente sugiere que la ingesta baja de vitamina K puede influir en los resultados de salud no relacionados con la coagulación, en este momento esta evidencia no respalda la necesidad de tomar suplementos de vitamina K , a pesar de que están en el mercado.

Los suplementos de menaquinona se han vuelto particularmente populares porque hay afirmaciones de que tienen beneficios para la salud únicos que la filoquinona no tiene.

Sin embargo, es muy difícil aislar el efecto de un nutriente en un resultado de salud, y aún más difícil recomendar el uso de suplementos según los estudios que se han realizado hasta la fecha. Deben diseñarse grandes ensayos clínicos para abordar la cuestión.

Estos ensayos, que pueden costar millones, aún no se han realizado con vitamina K. Los más pequeños que se han realizado no cumplen con los estándares de rigor científico requeridos para promover los suplementos de vitamina K en este momento.

A medida que nuestra investigación continúa, nos esforzamos por comprender mejor el papel de la vitamina K en la salud humana más allá de la coagulación.

Queremos saber cuánta vitamina K se necesita para protegerse contra las enfermedades y discapacidades relacionadas con la edad. Sin embargo, hasta que tengamos pruebas más sólidas de que se necesitan suplementos, es más seguro y más agradable obtener vitamina K de los alimentos.

La nota original la puedes hallar aquí.

Por Kyla Shea , científica I del Equipo de Investigación de Vitamina K en el Centro de Investigación de Nutrición Humana sobre Envejecimiento del USDA en la Universidad de Tufts para The Conversation.

*Todas las opiniones, hallazgos, conclusiones o recomendaciones expresadas en esta publicación pertenecen al autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista del USDA.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.

Te puede interesar:

Variantes del COVID-19: ¿cuáles son y qué efecto pueden tener en la efectividad de las vacunas?

¿Consumir vitamina D disminuye la posibilidad de llegar al hospital por COVID-19? Te contamos