Salud

Vacunas de Moderna y Pfizer son muy efectivas contra COVID en condiciones del mundo real: CDC

El estudio hecho por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades reveló que el porcentaje de efectividad es hasta 90% con dos dosis.

Las vacunas de Pfizer y Moderna contra el COVID-19 previnieron eficazmente las infecciones por el nuevo coronavirus, no solo las enfermedades, con una protección sustancial evidente dos semanas después de la primera dosis, dijeron investigadores del gobierno de Estados Unidos.

Dos dosis de las vacunas brindan hasta 90 por ciento de protección contra la infección, según datos del estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EU (CDC, por sus siglas en inglés) publicados este lunes.

Ensayos clínicos anteriores habían establecido que las vacunas también previenen enfermedades, hospitalizaciones y muertes.


El estudio se suma a la evidencia de que las nuevas vacunas fabricadas con tecnología de ARN mensajero en realidad reducen la propagación del virus en condiciones del mundo real. Un estudio anterior en Israel encontró que una sola dosis de la vacuna Pfizer redujo las infecciones hasta en 85 por ciento.

Los CDC estudiaron a un grupo de aproximadamente 4 mil trabajadores de primera línea, incluido el personal de atención médica, los socorristas, los maestros y los trabajadores de servicios desde mediados de diciembre hasta mediados de marzo, a medida que las vacunas se implementaron ampliamente.

Estos grupos estuvieron entre los primeros en ser inoculados, junto con los ancianos vulnerables, debido a su riesgo de exposición al virus.

Los participantes fueron evaluados semanalmente para el virus SARS-CoV-2 y se les hizo una encuesta para conocer los informes de síntomas. Los investigadores compararon la frecuencia de las infecciones por COVID-19 antes y después de las vacunas para estimar qué tan efectivas fueron las inyecciones para prevenir la propagación del patógeno, independientemente de si las personas se sentían enfermas o no.

Tanto las vacunas de Pfizer y Moderna requieren dos dosis separadas por semanas. Dos semanas después de la primera dosis, las inyecciones parecieron prevenir 80 por ciento de las infecciones, que aumentó a 90 por ciento dos semanas después de la segunda dosis, cuando se consideró que las personas estaban completamente inmunizadas.