Salud

Vacunas de ARN mensajero pueden vencer hoy al COVID y mañana a otro 'enemigo': el cáncer

La tecnología utilizada en las dosis de Pfizer y Moderna permite darle instrucciones al organismo para que produzca la proteína que se desee.

La noche es más oscura justo antes del amanecer, reza el dicho. Ciertamente es oscura ahora mismo. Las variantes más contagiosas del virus SARS-CoV-2 originadas en Reino Unido y Sudáfrica empeorarán la pandemia antes de que la vacunación masiva pueda mejorarla.

Pero eche otro vistazo a algunas de estas nuevas dosis. Y luego contemple el amanecer por venir, no solo sus primeros rayos en los próximos meses, sino también la 'luz brillante' de los años y décadas futuros. Parece cada vez más plausible que las mismas armas que usaremos para derrotar al COVID-19 también puedan vencer incluso a las causas de muerte más sombrías, incluido el cáncer, que mata a casi 10 millones de personas al año.

Las vacunas COVID más prometedoras utilizan ácidos nucleicos llamados ARN mensajero. Una vacuna proviene de la empresa alemana BioNTech y su socio estadounidense Pfizer y la otra es de la empresa estadounidense Moderna. Otra dosis de este tipo está en camino desde CureVac, también con sede en Alemania.

Las vacunas ordinarias tienden a utilizar virus inactivados o debilitados que, cuando se inyectan en el cuerpo, estimulan una respuesta inmune que luego puede proteger contra el patógeno vivo, pero el proceso de elaboración de tales vacunas requiere varios productos químicos y cultivos celulares. Esto lleva tiempo y brinda oportunidades de contaminación.

Las vacunas de ARN mensajero no tienen estos problemas. Instruyen al propio cuerpo para que produzca las proteínas ofensivas, en este caso, las que envuelven el ARN viral del SARS-CoV-2. El sistema inmunológico luego se concentra en estos antígenos, practicando para el día en que las mismas proteínas aparezcan con el coronavirus adherido.

Ahí radica la mayor promesa del ARN mensajero: puede decirle a nuestras células que produzcan cualquier proteína que queramos. Eso incluye los antígenos de muchas otras enfermedades además del COVID-19.

En su función diaria, el ARN mensajero recibe instrucciones de su 'primo' molecular, el ADN en nuestros núcleos celulares. Se copian tramos del genoma, que el ARN mensajero transporta al citoplasma, donde pequeñas fábricas celulares llamadas ribosomas utilizan la información para producir proteínas.

BioNTech y Moderna acortan este proceso, saltándose todo el complicado asunto del núcleo con el ADN. En cambio, primero averiguan qué proteína quieren, por ejemplo, un pico alrededor de un virus. Luego, miran la secuencia de aminoácidos que produce esta proteína. De ahí derivan las instrucciones precisas que debe dar el ARN mensajero.

Este proceso puede ser relativamente rápido, razón por la cual se tardó menos de un año en hacer las vacunas, un ritmo antes inimaginable. También es genéticamente seguro: el ARN mensajero no puede volver al núcleo e insertar accidentalmente genes en nuestro ADN.

Los investigadores desde la década de los setenta han tenido el presentimiento de que se puede utilizar esta técnica para combatir todo tipo de enfermedades. Pero, como es habitual en la ciencia, se necesitan enormes cantidades de dinero, tiempo y paciencia para solucionar todos los problemas intermedios.

Después de una década de entusiasmo, el ARN mensajero 'pasó de moda' académicamente en la década de los noventa y el progreso pareció detenerse. El principal obstáculo fue que la inyección de ARN mensajeros en animales a menudo causaba una inflamación fatal.

Y en este escenario apareció Katalin Kariko, una científica húngara que emigró a Estados Unidos en la década de los ochenta y ha dedicado heroicamente toda su carrera al ARN mensajero, con todo y sus altibajos: perdió su financiamiento, le recortaron el salario y sufrió otros reveses, pero ella se mantuvo firme y luego, después de luchar ella misma contra el cáncer, hizo un gran avance.

En la década de 2000, ella y su socio de investigación se dieron cuenta de que cambiar la uridina, una de las 'letras' del ARN mensajero, evitaba causar inflamación sin comprometer el código. Los ratones se mantuvieron vivos.

Su estudio fue leído por un científico de la Universidad de Stanford, Derrick Rossi, quien más tarde cofundó Moderna. También llamó la atención de Ugur Sahin y Özlem Türeci, dos oncólogos que son marido y mujer y cofundadores de BioNTech. Licenciaron la tecnología de Kariko y la contrataron. Desde el principio, estaban más interesados ​​en curar el cáncer.

Te puede interesar: El desayuno que cambió la pandemia: Cómo los fundadores de BioNTech decidieron buscar vacuna COVID

Las armas actuales contra el cáncer parecerán un día una idea tan primitiva como las hachas de pedernal en una sala de operaciones. Para matar un tumor maligno, generalmente se aplica radiación o productos químicos, dañando muchos otros tejidos en el proceso.

Sahin y Türeci se dieron cuenta de que la mejor manera de combatir el cáncer es tratar cada tumor como genéticamente único y entrenar el sistema inmunológico de cada paciente contra ese enemigo específico, un trabajo perfecto para ARN mensajero. Usted encuentra el antígeno, obtiene su huella digital, realiza ingeniería inversa de las instrucciones celulares para apuntar al culpable y deja que el cuerpo haga el resto.

Eche un vistazo al trabajo de Moderna y BioNTech. Incluyen ensayos de medicamentos para el tratamiento de cánceres de mama, próstata, piel, páncreas, cerebro, pulmón y otros tejidos, así como vacunas contra todo, desde la influenza hasta el Zika y la rabia. Las perspectivas parecen buenas.

Es cierto que el progreso ha sido lento. Parte de la explicación que dan Sahin y Türeci es que los inversores en este sector deben aportar montones de capital y luego esperar más de una década, primero para los ensayos, luego para las aprobaciones regulatorias. En el pasado, muy pocos estaban de humor para hacer eso.

La pandemia de COVID-19 puede acelerar todos estos procesos. El nuevo coronavirus ha terminado provocando el gran debut de las vacunas de ARN mensajero y validado su enfoque. Ya hay rumores sobre un premio Nobel para Kariko. De ahora en adelante, el ARN mensajero no tendrá problemas para conseguir dinero, atención o entusiasmo por parte de inversores, reguladores y legisladores.

Eso no significa que el último tramo sea fácil, pero en esta hora oscura, está permitido disfrutar de la luz que amanece.

*Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial, de Bloomberg LP y sus dueños. Ni de El Financiero.

*El autor es miembro del consejo editorial de Bloomberg. Anteriormente fue editor en jefe de Handelsblatt Global y escritor para The Economist.