Salud

Vacuna COVID de AstraZeneca tiene efectividad del 79% y no muestra problemas de seguridad: estudio

El análisis hecho por la farmacéutica en Estados Unidos también arrojó que las y los inmunizados fueron protegidos de enfermedades graves y muerte en un estudio de más de 30 mil voluntarias y voluntarios.

A la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca le fue mejor de lo esperado en un ensayo clínico en Estados Unidos, lo que proporcionó tranquilidad sobre su seguridad y eficacia.

La inyección desarrollada con la Universidad de Oxford fue 79 por ciento efectiva para prevenir el COVID-19, y una junta de monitoreo independiente no encontró problemas de seguridad, dio a conocer la compañía este lunes.

Todas y todos los inmunizados fueron protegidos de enfermedades graves y muerte en un estudio de más de 30 mil voluntarios.


Los hallazgos deberían reforzar la confianza en la vacuna después de la confusión sobre su eficacia y el mejor régimen de dosificación ralentizó su aplicación.

El producto está en el centro de un enfrentamiento de suministro con la Unión Europea pocos días después de que las preocupaciones sobre los coágulos de sangre llevaron a una docena de estados miembros a suspender las vacunas. Incluso después de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) lo declarara seguro el jueves pasado, no todos los países de la UE han reanudado las vacunaciones.

"La eficacia es mejor de lo que esperábamos", dijo Peter Welford, analista de Jefferies en Londres.

"Es importante destacar que, después de las recientes preocupaciones de seguridad en gran medida infundadas en Europa, el estudio confirma el perfil de seguridad", expuso.


Confusión de datos

Un déficit en las entregas a la UE ha puesto a Astra en desacuerdo con el bloque y ha llevado a los funcionarios a oponerse a las exportaciones de la inyección de la región mientras buscan que la empresa rinda cuentas.

Los nuevos datos ofrecen más claridad que los primeros resultados del estudio publicados en noviembre pasado.

Esos ensayos clínicos, realizados en el Reino Unido y Brasil, produjeron una variedad de lecturas debido a las diferentes cantidades de dosis y regímenes utilizados.

Al menos 10 países de la UE solo aprobaron inicialmente la vacuna para menores de 65 años, ya que los primeros ensayos carecían de participantes mayores. Desde entonces, muchos han revertido el curso después de que más datos del uso en el mundo real mostraran que la vacuna era efectiva para todos.

Las y los adultos mayores constituyeron aproximadamente una quinta parte del ensayo de EU, que mostró una eficacia del 80 por ciento en ese grupo de edad.

Los resultados "ofrecen confianza en que los adultos de todas las edades pueden beneficiarse de la protección contra el virus", indicó Ann Falsey, profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Rochester y una de las investigadoras principales del ensayo, en un comunicado.

Varios casos de coágulos de sangre (trombosis) poco frecuentes pero graves también dañaron la imagen de la vacuna.

La EMA y el regulador del Reino Unido mencionaron el jueves que no se podía establecer un vínculo definitivo entre los coágulos y la vacuna, y que los beneficios de su uso seguían superando los riesgos.

La revisión del ensayo de EU que no encontró problemas de seguridad examinó específicamente los coágulos de sangre.

Fácil almacenamiento

El escepticismo sobre la vacuna comenzó el año pasado cuando Astra y Oxford informaron por primera vez los datos iniciales.

En ese momento, ofrecieron dos lecturas de eficacia diferentes de 62 por ciento y 90 por ciento.

Debido a un error de fabricación, un grupo de participantes había recibido una primera dosis más baja, lo que produjo la lectura más alta, en comparación con los que recibieron dos dosis estándar. Un análisis más detallado sugirió que era la mayor brecha de dosificación en lugar de la cantidad lo que había creado la diferencia.