¿Tomar o no terapia psicológica 'online'?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Tomar o no terapia psicológica 'online'?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Tomar o no terapia psicológica 'online'?

bulletLas sesiones de terapia psicológica pueden seguir durante la vigencia de las medidas de distanciamiento social. Hay muchos beneficios. Te contamos.

AP por the conversation*
27/05/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El coronavirus ha provocado estrés, ansiedad y miedo, síntomas que pueden motivar a una persona a ver a un terapeuta.

Sin embargo, debido al distanciamiento social, las sesiones en persona son menos posibles. Para muchos, esto ha elevado la perspectiva de la terapia en línea. Para los clientes que necesitan calidez y tranquilidad, ¿podría funcionar? Los estudios y mi experiencia sugieren que sí.

Soy psicólogo y consejero de la Universidad del Sur de Florida. Cuando nuestro centro me nombró su coordinador de terapias asistidas en línea, muchos de los empleados inicialmente rechazaron la noción de proporcionar servicios a través de la pantalla. Estas actitudes negativas hacia la telesalud deberían haberme sorprendido. Después de todo, sus antecedentes, líneas telefónicas de crisis, han sido aceptadas y efectivas durante décadas.

Pero mi campo de terapia a menudo ha sido desdeñoso de la telesalud, en oposición al trabajo de psicoterapia "cálido" realizado a través de una pantalla "fría". Su resistencia al concepto ha cambiado poco con los años.

La investigación sugiere, sin embargo, que la terapia en línea funciona tan bien como la terapia tradicional 'cara a cara'.

Los estudios, que analizaron los resultados para los clientes y la calidad de sus relaciones con los terapeutas, los encontraron iguales en todas las condiciones de telesalud y en persona. Desde este metaanálisis (92 estudios y 9 mil clientes), muchos otros estudios han confirmado el valor de la teleterapia.

Las compañías de seguros privadas como Cigna y Aetna, han venido; ahora brindan cobertura para lo que ven como un servicio "legítimo".

Y las encuestas muestran que los consumidores son receptivos a la asesoría de telesalud: no se debe conducir a una cita, no buscar un lugar para estacionar, no preocuparse por el cuidado de los niños mientras están fuera, no es necesario cambiar de proveedor si se mudan, y no hay problema si el especialista pasa estar lejos

La terapia en línea abre las puertas a clientes que de otro modo no buscarían ayuda, particularmente pacientes que se sienten estigmatizados por la terapia o intimidados por un extraño sentado frente a ellos.

A menudo, las personas se abren más fácilmente en las sesiones de telesalud. Las cuentas de primera mano tienen experiencias positivas detalladas de los consumidores.

Ahora el COVID-19 está obligando a la mayoría de los psicoterapeutas tradicionales a adaptar su práctica al asesoramiento en línea. Después de experimentar el medio, están superando sus prejuicios.

Muchos convertirán parte o la totalidad de sus casos a la modalidad a distancia después de que termine la pandemia.

La mayoría de nuestros clientes parecen estar de acuerdo: respondiendo a una encuesta de satisfacción, el 85 por ciento de los estudiantes de la USF estuvo de acuerdo o algo de acuerdo en que su experiencia de telesalud era comparable a una visita en persona.

Todo esto permite una atención continua para los clientes que antes era imposible; hay, sin embargo, una advertencia.

Debido al coronavirus, algunos de mis pacientes de la universidad que viven fuera del estado se han mudado de regreso a casa. Eso significa que, legalmente, ya no puedo servirles. Aunque todavía son estudiantes, mi licencia es válida solo en Florida.

Para que la telesalud funcione de manera efectiva, nuestro sistema en Estados Unidos de licencias y leyes de regulación debe adaptarse. Aunque el Gobierno federal suspendió temporalmente las regulaciones de HIPAA para promover la telesalud durante este tiempo, no todos los estados permiten la práctica fuera del estado.

El coronavirus puede no estar aquí para siempre, pero las vacaciones de primavera y las de Navidad siempre lo estarán. Necesitamos telesalud sin interrupciones a través de las líneas estatales.

Dicho esto, mi propio centro de asesoramiento cambió rápidamente a solo remoto. Aunque la mayoría de los terapeutas no pueden esperar para volver a la oficina, aprecian que pueden atender a los estudiantes que lo necesitan. Ciertamente, muchos clientes y terapeutas regresarán con gusto a las sesiones presenciales, pero ahora saben que la herramienta de telesalud siempre estará disponible, siempre que sea necesario.

Mucho está cambiando. Ahora, los consumidores pueden acceder fácilmente a la terapia en línea. Los libros electrónicos gratuitos están disponibles; uno que trata directamente con la pandemia es FACE COVID, de Russ Harris. Las aplicaciones también existen: algunas gratuitas y otras pagas.

Tu seguro puede permitirte hablar con un profesional con licencia que hace terapia en línea. La mayoría de las principales aseguradoras tienen una lista de ellas en su sitio web. Si no tienes seguro, la mayoría de las comunidades tienen clínicas de salud mental gratuitas o de bajo costo. Muchas universidades los tienen también. Además, los directorios en línea pueden indicarte lugares que ofrecen servicios dependiendo de tu presupuesto.

Después de años de descartar la telemedicina, los practicantes superan sus prejuicios en apenas unas pocas semanas. La telesalud ha permitido que la psicoterapia continúe. Más personas que necesitan ayuda ahora la recibirán. Me entristece que nuestra profesión necesitara al COVID-19 para abordar la telesalud, pero los beneficios durarán por generaciones.

Nicholas Joyce, de la Universidad del Sur de Florida, para The Conversation

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.