Graves secuelas por años, la próxima 'batalla' que les esperaría a los sobrevivientes del coronavirus
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Graves secuelas por años, la próxima 'batalla' que les esperaría a los sobrevivientes del coronavirus

COMPARTIR

···
menu-trigger

Graves secuelas por años, la próxima 'batalla' que les esperaría a los sobrevivientes del coronavirus

bulletEstudios muestran que personas que estuvieron infectadas con el virus se enfrentan a un peor funcionamiento en sus pulmones, corazón e hígado.

Bloomberg / Lisa Du
12/05/2020
Actualización 12/05/2020 - 19:04
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Se ha considerado que más de un millón de personas en todo el mundo se recuperaron del coronavirus, pero vencer la enfermedad inicial puede ser solo la primera de muchas batallas para aquellos que han sobrevivido.

Algunos pacientes recuperados reportan disnea (dificultad para respirar), fatiga y dolor corporal meses después de haberse infectado por primera vez. Estudios a pequeña escala realizados en Hong Kong y Wuhan, China, muestran que los sobrevivientes se enfrentan a un peor funcionamiento en sus pulmones, corazón e hígado. Y esa puede ser la punta del iceberg.

Ahora se sabe que el coronavirus ataca muchas partes del cuerpo más allá del sistema respiratorio, causando daños desde los globos oculares hasta los dedos de los pies, el intestino hasta los riñones. El sistema inmunitario de los pacientes puede funcionar a toda marcha para combatir la infección, agravando el daño causado.

Si bien los investigadores solo están comenzando a rastrear la salud a largo plazo de los sobrevivientes, las epidemias pasadas causadas por virus similares muestran que las consecuencias pueden durar más de una década. Según un estudio, los sobrevivientes del síndrome respiratorio agudo severo, o SARS, sufrieron infecciones pulmonares, niveles más altos de colesterol y se enfermaron con más frecuencia que otros durante 12 años después de que la epidemia se extendiera por Asia y matara a casi 800 personas.

El SARS infectó a ocho mil personas. Con más de cuatro millones, y más cada día, infectados por el coronavirus, el daño a la salud a largo plazo podría forzar las redes de seguridad social y las infraestructuras de atención médica en los próximos años, así como tener implicaciones para las economías y las empresas.

La perspectiva llevó a Nicholas Hart, el médico británico que trató al primer ministro Boris Johnson, a llamar al virus "la polio de esta generación", una enfermedad que podría dejar a muchos marcados por sus cicatrices y remodelar la atención médica global.

"El aspecto final de estos problemas crónicos, y la cantidad de pacientes que finalmente los experimentan, tendrá enormes implicaciones para los pacientes, los médicos que los tratan y los sistemas de salud que los rodean", dijo Kimberly Powers, epidemióloga de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, quien está desarrollando modelos sobre la propagación del virus para informar los esfuerzos de salud pública.

La autoridad hospitalaria de Hong Kong ha estado monitoreando a un grupo de pacientes de COVID-19 por hasta dos meses desde que fueron dados de alta. Descubrieron que aproximadamente la mitad de los 20 sobrevivientes tenían una función pulmonar por debajo del rango normal, dijo Owen Tsang, director médico del centro de enfermedades infecciosas del Hospital Princess Margaret.

Tsang observó que la capacidad de difusión de sus pulmones (qué tan bien se transfieren el oxígeno y el dióxido de carbono entre los pulmones y la sangre) se mantuvo por debajo de los niveles saludables.

Un estudio de muestras de sangre de 25 pacientes recuperados en Wuhan, la ciudad donde apareció el virus por primera vez, descubrió que no habían recuperado completamente el funcionamiento normal, independientemente de la gravedad de sus síntomas de coronavirus, según un artículo publicado el 7 de abril.

En otro estudio, las tomografías computarizadas tomadas durante un mes de 90 pacientes con coronavirus de Wuhan encontraron que de los 70 dados de alta del hospital, 66 tenían anormalidades pulmonares residuales leves a sustanciales en sus últimas tomografías computarizadas, que mostraron opacidad en vidrio esmerilado, dijo un artículo de marzo publicado en línea en Radiology.

Las complicaciones cardíacas crónicas podrían surgir en pacientes incluso después de la recuperación como resultado de una inflamación persistente, según un documento del 3 de abril realizado por médicos del Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles. Basaron su análisis en datos de pacientes de Italia y China.

Para obtener pistas sobre cómo COVID-19 puede dejar su huella, los médicos e investigadores están analizando la experiencia del SARS. Algunos sobrevivientes sufrieron efectos a largo plazo años después de sucumbir por primera vez a la enfermedad, que forma parte de la misma familia que el nuevo coronavirus.

Investigadores en China analizaron a 25 pacientes con SARS 12 años después de contraer el virus, contrastando sus resultados con un grupo de control que no estaba infectado con SARS. El estudio encontró que más de la mitad de los pacientes recuperados sufrieron otra infección pulmonar desde su episodio de SARS y también tenían niveles más altos de colesterol. Además, la mitad de los pacientes tenían al menos cinco resfriados en el año anterior, una característica que nadie en el grupo de control compartió, de acurdo con el artículo de 2017 publicado en línea en Scientific Reports.

"Estos datos demostraron que los pacientes con SARS recuperados tenían una mala calidad de vida 12 años después de la recuperación, y eran susceptibles a inflamación, tumores y trastornos metabólicos de glucosa y lípidos", escribieron los investigadores.

Médicos como Tsang en el Hospital Princess Margaret de Hong Kong dijeron que examinar a los antiguos pacientes con SARS es potencialmente instructivo. Entre los sobrevivientes del brote de SARS de 2003, la fatiga crónica y la función pulmonar deteriorada se han encontrado en estudios de seguimiento después de dos a cuatro años.

"Esto es tan nuevo que no creo que nadie pueda decir cuál es el porcentaje de pacientes que se recuperarán, cuál es el porcentaje de pacientes que no se recuperarán y tendrán una secuela a largo plazo", dijo Michelle Biehl, una médico pulmonar en la Clínica Cleveland en Ohio, utilizando el término médico para afecciones crónicas después de una enfermedad.

Hacer un seguimiento y descubrir cómo el COVID-19 afecta el cuerpo incluso después de la recuperación podría informar a los gobiernos que presupuestan las redes de seguridad social, los médicos que atienden a los pacientes a largo plazo y las empresas a medida que establecen políticas como la baja por enfermedad y discapacidad. Estos problemas podrían ser aún más cruciales, ya que los funcionarios de salud pública dicen que existe la posibilidad de que el virus se convierta en una afección estacional.

Las economías y las empresas que buscan que las personas vuelvan a trabajar deberán comprender cómo y si el COVID-19 afecta la salud humana a largo plazo y su alcance.

“Existe una gama tan amplia en la forma en que la enfermedad afecta a las personas. Las diversas partes interesadas necesitan datos sólidos para ayudarles a comprender la amplitud y la duración de los efectos a largo plazo ", dijo Jessica Justman, profesora de medicina en epidemiología en la Universidad de Columbia.

Hay alguna esperanza: la intervención temprana podría desempeñar un papel en los resultados a largo plazo de los pacientes con coronavirus, dijo Ivan Hung, profesor de medicina en la Universidad de Hong Kong. Añadió que, en abril, el 90 por ciento de aproximadamente 200 pacientes dados de alta, que supervisó en una clínica en la ciudad, parecen estar recuperándose por completo en un mes.

Atribuyó el éxito al "diagnóstico temprano y tratamiento temprano" de pacientes en Hong Kong, lo que deja al virus con menos tiempo para causar estragos en el cuerpo.

Es posible que esto no sea posible en muchos países, como Estados Unidos y el Reino Unido, donde las pruebas son desiguales e inadecuadas, y solo aquellos con síntomas graves están recibiendo tratamiento.

Aún así, se necesitan estudios a mayor escala en los puntos calientes del virus para separar las secuelas físicas del virus de cómo se sienten los pacientes inmediatamente después de combatir la infección. Será crucial para los científicos rastrear y cuantificar cómo el COVID-19 afecta factores tales como la oxigenación y la frecuencia respiratoria, dijo Roberto Bruzzone, profesor visitante de la Universidad de Hong Kong, cuya investigación se centra en la biología celular.

Los hospitales e investigadores habrán comenzado los registros de pacientes para comenzar a recopilar datos para estudiar también a los sobrevivientes con el tiempo.

"Necesitamos un estudio epidemiológico que pueda ser factible en lugares como Wuhan, Nueva York, Milán o París, donde ha habido un gran grupo de infecciones con una amplia variedad de síntomas", dijo Bruzzone.