Salud

Reino Unido, primer país en aplicar la vacuna contra COVID-19 de AstraZeneca

Un adulto mayor de 82 años fue el primer paciente en ser inoculado; la vacuna de Oxford y AstraZeneca está siendo administrada en pocos hospitales de la nación.

Reino Unido dio otro gran paso este lunes en el combate al COVID-19 al aplicar las primeras inyecciones en el mundo de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca, fortaleciendo así su programa de inoculación.

Brian Pinker, paciente de diálisis de 82 años, se convirtió en la primera persona en ser inoculada por la jefa de enfermeras en el hospital de la Universidad de Oxford. Pinker dijo sentirse muy complacido de ser vacunado, y señaló que "ahora realmente puedo anticipar celebrar mi 48vo aniversario de bodas con mi esposa Shirley posteriormente este año".

Desde el 8 de diciembre, el Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) de Reino Unido ha estado utilizando una vacuna fabricada por Pfizer y la firma alemana BioNTech para inocular a trabajadores de salud, así como a residentes de asilos y al personal de los mismos. La vacuna de Oxford-AstraZeneca fortalece ese arsenal y es más barata y fácil de usar, ya que no requiere ser almacenada a temperaturas extremadamente frías como la de Pfizer.


La de Oxford-AstraZeneca está siendo administrada en un pequeño número de hospitales del Reino Unido durante los primeros días, de forma que las autoridades puedan estar atentas a cualquier reacción adversa. Pero cientos de nuevos sitios de vacunación — tanto en hospitales como en consultorios médicos locales — comenzarán a aplicarla esta semana, uniéndose a los más de 700 que ya están operando, señaló el NHS.

En un cambio con relación a las prácticas en Estados Unidos y otras partes, ahora Reino Unido planea aplicarle a la gente la segunda dosis de ambas vacunas 12 semanas después de la primera inyección, en lugar de 21 días después, con el fin de acelerar la inmunización de la mayor cantidad de gente lo más pronto posible.

El subdirector médico del gobierno, Jonathan Van-Tam, declaró el domingo que esa decisión "es lo correcto para la nación como un todo".

El Reino Unido se encuentra en medio de un brote agudo, con más de 50 mil nuevas infecciones de coronavirus diarias en los últimos seis días. El domingo registró otros 54 mil 990 casos y 454 fallecimientos adicionales relacionados con el coronavirus, con lo que ya suma 75 mil 24 muertos durante la pandemia, una de las cantidades más elevadas de Europa.


El primer ministro Boris Johnson advirtió el domingo que es probable que en las próximas semanas se imponga un confinamiento más estricto en Inglaterra, pues está enfrentando una variante del coronavirus que ha incrementado las tasas de contagios a sus niveles más elevados registrados.

Sin embargo, Johnson insistió en que "no tiene duda" de que es seguro asistir a las escuelas, y exhortó a los padres a enviar de nuevo a sus hijos a los salones de clase este lunes en áreas de Inglaterra donde las escuelas planean reabrir.