¿Por qué Wuhan, la 'ciudad más feliz' de China, es el foco de atención por el coronavirus?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por qué Wuhan, la 'ciudad más feliz' de China, es el foco de atención por el coronavirus?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Por qué Wuhan, la 'ciudad más feliz' de China, es el foco de atención por el coronavirus?

bulletLa región, conocida por ser la 'cuna' del brote de este virus, está en boga debido a los casos confirmados y a los decesos causados por este padecimiento.

Bloomberg OPINION/ Shuli Ren
23/01/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
logo OPINIÓN
Bloomberg Businessweek

La 'ciudad más feliz de China' no está tan alegre en estos días. Wuhan, que se calificó como una versión china de Phoenix, ahora es el epicentro de un virus similar al SARS, que ha contagiado a cientos de personas.

Vale la pena preguntarse por qué esta enfermedad surgió de un centro tecnológico local que cuenta con una fuerza laboral joven, y presumiblemente más saludable, en lugar de las megaciudades de Beijing o Shanghái.

Wuhan es una ciudad de inmigrantes y alberga una de las escuelas de ingeniería más prestigiosas de China: la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong.

Cerca de 9 por ciento de la población son estudiantes universitarios, muy por encima del 3 por ciento de Beijing y Shanghái.

Al 2018, más de 11 millones de habitantes vivían allí, lo que lo hace 25 por ciento más grande que Nueva York, pero solo 8.8 millones son residentes permanentes.

Como resultado, millones de personas que viven en Wuhan han viajado en estos días por el Año Nuevo.

Durante la temporada de festividades del año pasado, la principal estación ferroviaria de la ciudad, que se encuentra a solo un kilómetro del mercado de mariscos donde comenzó el brote, recibió a 5.5 millones de viajeros.

Si bien China suspendió este día todos los trenes y vuelos desde Wuhan, es posible que gran parte de los viajes ya se hayan realizado. La escuela de ingeniería, por ejemplo, comenzó sus vacaciones de invierno el 9 de enero.

Wuhan ha cultivado cuidadosamente una reputación como alternativa a Shenzhen. En su último plan quinquenal, la ciudad se propuso como objetivo hacer que un millón de graduados universitarios se queden en la ciudad al flexibilizar su sistema hukou, equivalente a una tarjeta verde, que da derecho a sus titulares a acceder a servicios sociales como educación en escuelas públicas.

Cerca de 21 millones de viajeros pasaron por el aeropuerto de la ciudad en 2016, y una nueva terminal puede recibir a 35 millones de personas al año. La sociedad china se ha vuelto mucho más móvil desde la epidemia del virus SARS en 2003.

Sin embargo, el gran volumen de migración laboral no es el responsable. Una ciudad perfectamente puede expandir su tamaño, pero los servicios públicos básicos también deben hacerlo.

Observa el gasto fiscal de Wuhan: si bien se ha invertido dinero en áreas en boga como la investigación tecnológica, el gasto en salud pública se ha estancado.

Recién en junio pasado, los habitantes de Wuhan se quejaron de la falta de higiene en el mercado de mariscos, pero el municipio no respondió.

Si bien Beijing y Shanghái también reciben a muchos inmigrantes, ambas ciudades gastan más en este sector. Las poblaciones ahí se han nivelado en medio de restricciones a las entradas de mano de obra.

Es verdad, el dinero es escaso para los gobiernos locales debido a la desaceleración de la economía, especialmente después del recorte tributario de 300 mil millones de dólares del año pasado; como resultado, los burócratas deben tomar la difícil decisión de otorgar subvenciones a diseñadores de chips o destinarlas a la salud pública.

La primera beneficia la estrategia 'Made in China 2025' del presidente Xi Jinping, mientras que la segunda minimiza los escenarios relacionados con la teoría del cisne negro.

La tentación, desafortunadamente, es que las autoridades locales adopten las ambiciones industriales de China. Es mucho más fácil hacer un plan para el futuro que solucionar el pasado.

Después de todo, los chinos han tenido durante siglos un gusto por la carne de animales exóticos; ¿entonces, por qué deberíamos preocuparnos ahora por la higiene de un mercado de productos frescos? Sin embargo, hasta que esa mentalidad cambie, solo podemos esperar más brotes.