Salud

O vas al dentista (aunque estemos en pandemia) o atente a enfrentar estos riesgos para tu salud

El cuidado dental es fundamental para millones de personas, una mala salud bucal se asocia con numerosas enfermedades crónicas, incluidas la cardiaca y la diabetes.

El cuidado dental sigue siendo fundamental para decenas de millones de personas, incluso durante la pandemia. Más de una cuarta parte de los adultos viven con caries dentales no tratadas, y casi la mitad de los adultos mayores de 30 años muestran signos de enfermedad de las encías. Y casi 1 de cada cuatro adultos dijo haber sentido dolor en o alrededor de la boca durante el último año.

La mala salud bucal se asocia con numerosas enfermedades crónicas, incluidas las enfermedades cardiacas y la diabetes. Estos problemas plantean un riesgo inmediato para la salud y requieren atención urgente. Sin embargo, las afecciones dentales menos urgentes también pueden tener efectos negativos a largo plazo.

Pero ¿se puede visitar al dentista durante una pandemia? Como profesor, puedo decirle que los dentistas han realizado muchos cambios en la forma en que se brinda su atención para mejorar la seguridad. Aún debe ir, pero si tiene un alto riesgo, primero debe hablar con su dentista. Aquí algunas cosas que necesita saber y hacer, antes de visitarlo.


Los cuidado en el hogar

Dado que los dentistas de todo el mundo posponen tratamientos dentales no urgentes, su atención domiciliaria es su primera línea de defensa. El consumo de carbohidratos y la posterior secreción de ácido por parte de las bacterias orales es lo que causa la caries dental. La inflamación crónica de los tejidos que sostienen los dientes se llama enfermedad de las encías o periodontal. Ambas afecciones se ven agravadas por una mala alimentación, el consumo de tabaco, un sistema inmunológico debilitado y una mala higiene bucal.

Puede combatir todas estas cosas controlando la placa dental: el material blando y pegajoso en los dientes y las encías que consiste en saliva, restos de alimentos y bacterias. La placa que permanece en los dientes por un periodo de tiempo formará sarro (cálculo dental), promoviendo aún más los ecosistemas de biopelículas bacterianas que causan problemas dentales.

Para eliminar las biopelículas y la placa, y prevenir la formación de sarro, debe limpiar todas las superficies de los dientes y las encías. Eso significa cepillarse los dientes durante dos minutos, dos veces al día, utilizando un cepillo de cerdas suaves con una pasta de dientes que contenga flúor. También debe limpiar los espacios entre los dientes una vez al día, generalmente con hilo dental.


Los estudios demuestran que un cepillo de dientes eléctrico es más eficaz para limpiar dientes y encías que uno manual. Un enjuague bucal sin alcohol también ayuda, pero no sustituye el cepillado o el hilo dental. Los enjuagues bucales de venta libre con flúor están disponibles para las personas con mayor riesgo de caries.

También puede mejorar la salud bucal con su dieta. Limite la ingesta de azúcar, junto con otros alimentos y bebidas que contengan carbohidratos como refrescos, jugos de frutas, café y té endulzados y dulces. No es necesario que evite por completo su consumo, por supuesto, pero reducir ambos puede ser extremadamente beneficioso. Evite los alimentos duros y pegajosos que puedan romper los dientes y el trabajo dental.

El impacto psicológico de COVID-19 ha tenido muchos efectos indirectos sobre la salud bucal. Se sabe que los medicamentos recetados para la depresión y la ansiedad causan sequedad en la boca, lo que perjudica la salud bucal. El aumento de la ansiedad está relacionado con el bruxismo, el apretar o rechinar los dientes. Un mayor consumo de tabaco y alcohol no es bueno para los dientes. Una dieta deficiente puede provocar muchos problemas de salud, como la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), que puede dañar los dientes.

¿Cuándo visitar a su dentista?

El dolor puede indicar una infección; tómalo en serio. Los dientes rotos y los trabajos dentales son otros ejemplos de emergencias dentales. En las primeras semanas de la pandemia, muchos estados exigieron la restricción de todos los procedimientos dentales que no fueran de emergencia. En respuesta, la Facultad de Odontología de la Universidad de Florida, junto con muchos otros proveedores de atención, instituyó servicios de teledentología. Esta consulta virtual y remota con un profesional dental es una forma de ayudarlo a decidir si demorar la atención o visitar a un dentista.

Si tiene un trabajo dental pendiente o defectuoso, trate de mantener el área limpia sin desalojarlo más. Por lo general, es útil insertar hilo dental alrededor de una restauración suelta y luego tirarlo suavemente hacia un lado para evitar levantar la pieza dental rota de su lugar. Una corona completamente despegada a veces se puede recementar temporalmente con cementos dentales de venta libre o incluso con pasta de dientes.

Algunos problemas bucales raros pueden constituir emergencias potencialmente mortales. Si tiene dificultad para respirar o tragar, o sangrado incontrolado dentro o alrededor de la boca, busque atención de emergencia inmediata. El dolor extremo o la fiebre alta asociados con problemas dentales también requieren atención inmediata.

Cambios en el consultorio del dentista

Durante décadas, los profesionales de la odontología han estado esterilizando instrumentos y desinfectando superficies. Los primeros informes muestran una menor prevalencia de COVID-19 entre los dentistas estadounidenses que entre el público en general. Con COVID, se necesitan precauciones adicionales. Los pacientes deben preguntar a sus dentistas si están tomando estas precauciones.

Aquí hay una breve lista de verificación: Primero, el consultorio de su dentista debe examinarlo a usted y a otros pacientes para detectar síntomas de COVID-19. Es posible que el consultorio lo llame en los días previos a su cita para asegurarse de que no tenga síntomas. Es probable que le pidan que asista a su cita solo, use una mascarilla y se lave las manos mientras esté en la oficina.

Cuando llegue, es posible que le pidan que espere afuera o en su automóvil hasta la hora de su cita. Las áreas de espera deben tener menos sillas, todas debidamente espaciadas. Se deben quitar todas las revistas y juguetes.

El personal dental debe usar equipo de protección personal (EPP) adecuado, incluida una máscara N95, junto con batas protectoras, cubiertas para la cabeza, guantes y máscaras faciales. Las barreras desechables deben cubrir las superficies que se tocan comúnmente. Se deben utilizar controles de calidad del aire, como filtros HEPA, circulación de aire de un solo paso y presión negativa; ayudan a contener los aerosoles generados durante los procedimientos dentales.

Es posible que le pidan que se enjuague la boca con una solución que contenga peróxido de hidrógeno diluido. Esto disminuirá la carga viral antes de su procedimiento dental. La evacuación de gran volumen, más comúnmente conocida como succión dental, debe usarse para todos los procedimientos que puedan generar aerosoles.

La buena noticia es la siguiente: las nuevas medidas de seguridad ahora implementadas pueden ser suficientes para prevenir infecciones en entornos dentales. Aun así, debe consultar con un profesional dental para ayudar a determinar la necesidad de tratamiento. A medida que la pandemia de COVID-19 evolucione y haya nuevas investigaciones disponibles, espere más cambios en el consultorio de su dentista.

La nota original la puedes encontrar aquí.

Andrew J. Corsaro es profesor asistente clínico de la Facultad de Odontología en la Universidad de Florida. Tiene una Maestría en Ciencias Biomédicas con concentración en Neurociencia de la Florida Atlantic University, y recibió su doctorado en Medicina Dental en la Universidad de Florida en 2013.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.