Salud

¿Miedo a la nueva cepa de COVID? Vacuna de AstraZeneca promete ser eficaz contra esa variante

La vacuna de AstraZeneca, que es la que se envasará en México, está en proceso de revisión para ser aprobada en Reino Unido.

El jefe de la farmacéutica AstraZeneca, que está desarrollando una vacuna contra el coronavirus que se espera que sea aprobada esta semana por las autoridades de Reino Unido, dijo que los investigadores creen que la inyección será efectiva contra una nueva variante del virus que está detrás de un fuerte aumento de infecciones en Gran Bretaña.

En declaraciones reproducidas este domingo por el Sunday Times, el director ejecutivo de AstraZeneca, Pascal Soriot, afirmó: "Hasta ahora, creemos que la vacuna debería seguir siendo eficaz, pero no podemos estar seguros, así que vamos a probar eso".

Soriot recalcó que los investigadores que desarrollan su vacuna han descubierto una "fórmula ganadora" que hace que su inyección, que es la que se envasará en México, sea tan efectiva como las vacunas rivales.


Algunos han expresado su preocupación de que la vacuna AstraZeneca, que se está desarrollando con la Universidad de Oxford, pueda no ser tan buena como la que fabrica Pfizer y que ya se está distribuyendo en Reino Unido y otros países. Los resultados parciales indican que la inyección de AstraZeneca tiene aproximadamente un 70 por ciento de efectividad para prevenir enfermedades causadas por la infección por coronavirus, en comparación con la eficacia del 95 por ciento reportada por Pfizer y su socio alemán BioNTech.

"Creemos que hemos descubierto la fórmula ganadora y cómo obtener una eficacia que, después de dos dosis, esté a la altura de todos los demás", dijo Soriot. "No puedo decir más porque lo anunciaremos en algún momento".

El gobierno británico dijo que sus autoridades reguladoras de medicamentos están revisando los datos finales de los ensayos clínicos de fase tres de AstraZeneca. El Times y otros medios han informado que el gobierno podría dar la luz verde el jueves y que las vacunas podrían comenzar a aplicarse en Reino Unido en la primera semana de enero.