menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Médicos, enfermos, adultos mayores o niños: ¿quiénes deberían recibir primero la vacuna contra COVID-19?

COMPARTIR

···
menu-trigger

Médicos, enfermos, adultos mayores o niños: ¿quiénes deberían recibir primero la vacuna contra COVID-19?

bulletLa bioética Nicole Hassoun responde a esta interrogante con base en un informe que han recibido las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos.

Por the conversation
21/09/2020
Actualización 21/09/2020 - 18:36
Un voluntario recibe un prospecto de vacuna contra COVID-19.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Un comité de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina está leyendo un informe con recomendaciones para la distribución equitativa de una vacuna COVID-19. En esta sesión de preguntas y respuestas, la bioética Dra. Nicole Hassoun de la Universidad de Binghamton desglosa los elementos del informe preliminar del comité publicado recientemente y explica las preguntas clave sobre la distribución de vacunas.

Está claro que inicialmente no habrá suficientes vacunas para todos. Solo se necesita mucho tiempo para producir 300 millones de dosis de vacuna, y si estamos considerando noviembre como una fecha potencial para una nueva vacuna, entonces la gente comienza a pensar: "Bueno, ¿qué vamos a hacer cuando no haya ¿suficiente?" Y ahí es donde esta propuesta y otras podrían encajar.

Hay cuatro fases en sus sugerencias de distribución. Primero, sugieren administrar la vacuna a los trabajadores de alto riesgo, a los centros de atención médica y al personal de primeros auxilios. Luego, a personas de todas las edades que tienen múltiples afecciones médicas que tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades, así como a los adultos mayores que viven en entornos abarrotados como hogares de ancianos.

Lo siguiente que sugieren es ayudar a los trabajadores de cuidados intensivos. Es decir, trabajadores que tienen trabajos que son realmente importantes para la sociedad y que tienen un alto riesgo de exposición. Por ejemplo, serían maestros, personal escolar, personas de todas las edades que tienen afecciones que los ponen en mayor riesgo, así como adultos mayores que aún no recibieron la vacuna. Esta fase también incluye a personas en refugios y prisiones para personas sin hogar y otros centros de detención.

En la fase 3, darían la vacuna a adultos jóvenes y niños, así como a personas de industrias esenciales para la sociedad que aún no la han recibido.

Y finalmente, todos en los Estados Unidos tendrían la oportunidad de recibir la vacuna si aún no la han recibido.

Dentro de cada grupo, implementarán el índice de privación social, que proviene de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y analiza una variedad de diferentes tipos de privaciones, como la pobreza o el hacinamiento en la vivienda. Si tiene un índice de privación más alto o un índice de vulnerabilidad más alto, dentro de ese grupo, lo obtendrá primero.

Los autores del informe dicen que su primera prioridad es maximizar el beneficio social reduciendo las tasas de muerte, discapacidad y transmisión. Entonces, al principio ayudarán a tratar de prevenir la muerte y la discapacidad y luego se enfocarán en restringir la transmisión. Pero no explican exactamente qué significa reducir la muerte y la discapacidad. Creo que tienen que explicar cómo medir eso. En cambio, pasan a hablar de diferentes grupos de riesgo.

Así que definen a las personas en diferentes categorías, como niños y adultos, pero también describen diferentes tipos de riesgos. Hablan sobre el riesgo de contraer una infección, el riesgo de enfermarse mucho o morir si contrae COVID-19, el riesgo de impacto social negativo si las personas tienen un trabajo de alta prioridad y el riesgo de transmitir la enfermedad a otros. Y luego clasifican a todos en estas categorías diferentes y nos dicen quién debe vacunarse primero.

Creo que lo que importa más que el racionamiento es cambiar los incentivos farmacéuticos y las reglas para la innovación. Aproximadamente el 80 por ciento de la fabricación de productos farmacéuticos se realiza con genéricos, lo que significa que hay una enorme capacidad de fabricación en el lado genérico de las cosas, mientras que solo el 20 por ciento se realiza en medicamentos patentados. Si permitimos que las empresas mantengan las patentes de esos productos, entonces pueden cobrar lo que quieran por esos medicamentos o tal vez tengan acuerdos de compra anticipados con el gobierno. Pero no podemos utilizar mucha de esa capacidad de fabricación, por lo que habrá mucho menos suministro de la vacuna.

Creo que podemos vincular los incentivos a lo que yo llamo impacto en la salud global, que anima a las empresas a centrarse en los problemas más grandes que causan la mayor cantidad de muertes y discapacidades. Esto va mucho más allá de la pandemia mediante el uso de fondos para premios. Por tanto, las empresas son recompensadas por las innovaciones en función del impacto en la salud de esas innovaciones. Otro ejemplo es el crédito fiscal para medicamentos huérfanos, un incentivo fiscal para desarrollar curas para enfermedades que afectan a un grupo relativamente pequeño de personas. Las grandes compañías farmacéuticas se encuentran entre las 500 compañías más ricas de la lista Fortune 500, y dicen que se necesitan grandes ganancias para realizar investigación y el desarrollo. Pero no hacen que sus costos sean transparentes. Los críticos dicen que están demasiado inflados y que incluyen muchos costos de marketing poco éticos en los datos que proporcionan.

Como mínimo, creo que las empresas deberían fundamentar la afirmación de que sus ganancias están justificadas para que el gobierno les ofrezca el tipo de protecciones de patentes que contribuyen a un acceso desigual.

Creo que si tuviera que decidir cómo distribuir una vacuna, trataría de salvar la mayor cantidad de vidas y no la mayor cantidad de años, lo que creo que podría estar impulsando la propuesta de las Academias Nacionales. Quieren maximizar el mayor número de años vividos en la población, en contraposición al número total de vidas. Pusieron a los niños en un grupo de mayor riesgo de lo que creo que se merece y tal vez les den a los ancianos menos prioridad que yo. Creo que los argumentos que se centran en años de vida no son tan buenos. Para cada persona, su vida le importa mucho, sin importar el tiempo que le quede de vivir, lo que creo que es razón suficiente para tratar a esa persona por igual.

Creo que muchas cosas importan además de salvar vidas. Las consecuencias económicas de una pandemia, por ejemplo, son realmente importantes. Tenemos que saber cómo intercambiar vidas con consecuencias económicas para tratar de lidiar con eso dentro de un sistema de asignación de vacunas. Creo que puede haber una tensión entre ayudar a la gente a volver al trabajo, proteger a los ancianos, llevar a los niños a la escuela, pero también podemos utilizar las políticas económicas para abordar algunos de los problemas económicos. Por tanto, creo que una propuesta verdaderamente ética trataría a todas las personas por igual y ayudaría a los países a hacer llegar las vacunas a las personas cuando no tienen la capacidad para hacerlo por sí mismos.

Puedes leer la nota original en:

Video: Who should get a COVID-19 vaccine first?

Nicole Hassoun , profesora de Filosofía, Binghamton University, State University of New York, para The Conversation.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.