Médicos chinos piden a Europa: 'aprendan de los errores que cometimos en Wuhan'
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Médicos chinos piden a Europa: 'aprendan de los errores que cometimos en Wuhan'

COMPARTIR

···
menu-trigger

Médicos chinos piden a Europa: 'aprendan de los errores que cometimos en Wuhan'

bulletLos trabajadores sanitarios enfatizaron la necesidad de proteger a los doctores que combaten los contagios, quienes en muchas ocasiones enfrentan un déficit de cubrebocas.

Bloomberg NEWS
17/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

A medida que los nuevos casos diarios de coronavirus en Europa eclipsan a los de China en el punto álgido de la pandemia, los médicos en Wuhan, la ciudad en la región central de China donde emergió el patógeno, están viendo señales preocupantes de errores similares.

Uno de los principales es la protección inadecuada de los trabajadores sanitarios, lo que resulta en una alta tasa de infección entre médicos y enfermeras.

En Wuhan, la falta de conocimientos de la enfermedad y la escasez de equipos de protección en las primeras semanas del brote en enero resultaron en el contagio de miles de trabajadores sanitarios durante el tratamiento de pacientes. Murieron al menos 46 de ellos.

"Nuestros compañeros en Europa están contrayendo la enfermedad en su práctica diaria, y la proporción es bastante similar a la situación anterior en Wuhan", dijo Wu Dong, profesor de gastroenterología en el Hospital de la Universidad de Medicina de Beijing.

Wu habló el lunes desde Wuhan con los medios en Beijing, junto con otros tres importantes médicos chinos. “Se debe proteger al personal médico”.

El impacto entre los profesionales médicos es una crisis emergente a la que se enfrentan los principales países occidentales. Desde Italia hasta Estados Unidos, los países han informado de una escasez de suministros médicos de protección, como cubrebocas en hospitales, mientras que la cifra de pacientes, que aumenta vertiginosamente, está abrumando a médicos y enfermeras. La naturaleza altamente contagiosa del virus indica formas inusuales de transmisión, como a través de los ojos.

En Wuhan, los especialistas de oído, nariz y garganta (otorrinolaringólogos) y oftalmólogos se infectaron a tasas más altas que sus compañeros en los mismos hospitales, enfatizó Du Bin, director de la unidad de cuidados intensivos en el Hospital de la Universidad Médica de Beijing Union, en la misma sesión informativa.

“Mi interpretación personal es que estos médicos tienen un contacto muy cercano con los pacientes, esa es la razón principal por la que se infectan fácilmente”, declaró. “Es importante educar y capacitar a los médicos sobre cómo protegerse”.

La pandemia ahora ha contagiado a más de 170 mil personas en todo el mundo y ha provocado la muerte de más de 7 mil Si bien se ha desacelerado en China -solo se han informado 21 nuevos casos en el país este martes- se está acelerando en Europa y EU, con un impacto particularmente letal en países como Italia, donde la tasa de mortalidad informada es actualmente casi el doble que la de China.

En China, donde la población está reanudando con cautela sus actividades diarias, la muerte de prominente médicos durante el curso de la crisis han sido un foco de indignación pública respecto a la gestión de la epidemia por parte del Gobierno. La muerte de Li Wenliang, un médico de 34 años quien fue uno de los primeros en alertar sobre la enfermedad en diciembre y que fue sancionado por las autoridades locales, provocó una ola de indignación pública contra el Partido Comunista.

Los médicos chinos en la sesión informativa del lunes dieron otros consejos sobre cómo hacer frente a la enfermedad:

A diferencia de pandemias previas como la de 2003 causada por el SARS, el coronavirus causa síntomas leves o incluso ningún síntoma al principio en algunas personas infectadas, lo que significa que están transmitiendo el patógeno a otras personas sin saberlo. La administración de pruebas de ácido nucleico, que identifican la secuencia genética del virus en muestras de pacientes, es esencial, puntualizaron los médicos.

“Pruebas, pruebas, pruebas”, dijo Du. “Además de las pruebas, simplemente no tengo idea de cómo se pueden identificar los posibles casos y cómo poner en cuarentena los contactos cercanos”.

Las pruebas se han convertido en un barómetro de competencia para los gobiernos y los sistemas de salud del mundo. El Gobierno de Estados Unidos se enfrenta a una ira pública generalizada por el lento despliegue de las pruebas, mientras que otros países, como Indonesia o la India han sido criticados por no realizar muchas pruebas. Corea del Sur, que tuvo el segundo mayor número de casos en Asia, ha controlado su epidemia en gran medida a través de pruebas diarias a decenas de miles de personas.

Si bien la población con mayor riesgo son las personas mayores de 60 años, los niños pueden infectarse de COVID-19 y algunos casos han sido mortales, señaló Tedros Adhanom Ghebreyesus, jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en una sesión informativa el lunes.

Los adultos tienen 2.7 veces más probabilidades de contraer la enfermedad que los niños, según un estudio publicado en la revista Nature Medicine, que involucró a 745 niños y 3 mil 174 adultos. La mayoría de los niños infectados tuvieron contacto cercano con pacientes o eran parte de la familia.

Du agregó que la mayoría de los niños infectados tienen solo síntomas leves y todos han sobrevivido hasta ahora. En el Journal of the American Medical Association, otro estudio mostró que de nueve bebés, ninguno requirió cuidados intensivos o tuvo complicaciones graves.

Si bien aún no se han aprobado medicamentos para tratar el virus, ha habido mucha atención dentro de China respecto al uso de la medicina tradicional china por parte de los pacientes.

Se están utilizando tratamientos a base de hierbas en aproximadamente 87 por ciento de los casos en el país, según informó la agencia oficial de noticias Xinhua.

“La medicina tradicional china funciona bastante bien en pacientes con enfermedades leves y en aquellos que se han recuperado de la enfermedad crítica”, agregó Du. Pero es difícil evaluar la eficacia del tratamiento desde un punto de vista médico occidental. El sistema de evaluación para el MTC podría ser “inútil o inválido” porque tiene una filosofía o sistema de evaluación de eficacia diferente al de la medicina occidental, aclaró.

Los médicos dijeron que les parecía que la epidemia interna China había llegado a su fin, pero que el país aún debía estar atento.

“Incluso en Wuhan, debemos permanecer alerta, debemos prepararnos para futuros casos esporádicos y futuros casos importados”, apuntó Du.

China ahora está ofreciendo asistencia a otros países afectados. La semana pasada, un avión chino que transportaba profesionales médicos y alrededor de 30 toneladas de suministros médicos aterrizó en Italia.

“Cada nación tiene su propia situación COVID-19. No estamos diciendo que el ejemplo de China es el que se debe seguir, respetamos totalmente que tome sus propias medidas”, aconsejó Wu, “pero todos debemos tomarlo en serio, tomar las medidas necesarias, cambiar el comportamiento y ser responsables”.