Me hice pruebas rápidas de COVID-19 y la experiencia fue 'enloquecedora y angustiosa'
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Me hice pruebas rápidas de COVID-19 y la experiencia fue 'enloquecedora y angustiosa'

COMPARTIR

···
menu-trigger

Me hice pruebas rápidas de COVID-19 y la experiencia fue 'enloquecedora y angustiosa'

bulletLa periodista Stephanie Baker narra su experiencia personal luego de haberse realizado pruebas rápidas para saber si contrajo o no el coronavirus, tras tener síntomas en febrero.

Bloomberg /Stephanie Baker
06/05/2020
Actualización 06/05/2020 - 20:24
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El centro de Londres estaba desierto cuando llegué a la clínica para mi primera prueba de anticuerpos contra el nuevo coronavirus. Después de más de un mes atrapada en mi casa bajo encierro, ansiosamente me puse una máscara y me aventuré hacia el distrito financiero de la ciudad, donde un médico me estaba ofreciendo una prueba.

Al igual que muchos que lucharon contra la pandemia, sospeché que podría haber sido infectada con COVID-19 hace un tiempo y estaba ansiosa por saberlo con seguridad. El doctor tomó una pequeña lanceta, me pinchó el dedo y pipeteó una gota de sangre en una tira de plástico. Cuando la débil línea de control comenzó a formarse en la ventana de resultados, esperé nerviosamente para ver si sí había contraído la enfermedad.

Fue la primera de lo que se convirtió en una serie de pruebas enloquecedoras, inquietantes y angustiosas con resultados contradictorios que me dejaron aún más ansiosa y con más preguntas que al principio. Innumerables personas como yo han tenido conversaciones de "creo que podría haber tenido coronavirus".

Las pruebas de anticuerpos han sido anunciadas por el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, y otros líderes mundiales, como un cambio potencial para reabrir las economías y levantar los bloqueos. Funcionarios de todo el mundo han planteado la idea de los pasaportes de inmunidad para aquellos que se han recuperado de COVID-19.

Pero los científicos han puesto en duda la precisión de los kits de prueba rápida de anticuerpos disponibles en el mercado. Si las pruebas no son precisas, no se pueden utilizar para permitir que las personas vuelvan a sus lugares de trabajo de manera segura. Así que me sumergí en el mundo de las pruebas de anticuerpos para averiguar si estos kits son confiables o no.

Seguramente, si tomaba suficientes pruebas, averiguaría si es probable que haya tenido la enfermedad. Encontrar las pruebas no fue fácil. Rastreé una clínica que estaba ofreciendo una por 195 libras (242 dólares). Compré otras pruebas por solo 6.80 libras directamente de la compañía después de decirles que estaba haciendo un reportaje y prometiendo que un profesional médico supervisaría el proceso. Pero mi experimento limitado y poco científico confirmó lo que los expertos han estado advirtiendo: las pruebas que muchos esperan que nos devuelvan a una cierta sensación de normalidad parecen ser alarmantemente contradictorias.

Pensé que podría haberme contagiado de COVID-19 durante unas vacaciones familiares a mediados de febrero en los Alpes franceses. Habíamos pasado un día esquiando en Courmayeur, justo al otro lado de la frontera italiana. En ese momento, la enfermedad estaba creciendo rápidamente en el norte de Italia, aunque la región de Aosta, alrededor de Courmayeur, informó sus primeros casos mucho más tarde.

De vuelta en Londres, comencé a sentirme mal: dolores de cabeza, escalofríos, fiebre leve, malestar estomacal leve y agotamiento extremo. Aún así, un médico del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido se negó a examinarme porque no tenía tos y me dijo que no podía ser COVID-19. Me recuperé bastante rápido y nadie más en mi familia se enfermó, pero a medida que las infecciones aumentaron en toda Europa, especialmente entre los esquiadores que regresaban a casa, mi presentimiento de que había tenido la enfermedad se hizo más fuerte.

Mis sospechas no se pudieron confirmar con una prueba estándar para el virus, que funciona solo cuando las personas tienen el patógeno activo en sus cuerpos. Para determinar si alguna vez ha sido infectado en el pasado, necesita una prueba para detectar los anticuerpos que persisten mucho después de que el virus desaparece, listo para repelerlo si regresa.

Los científicos dicen que las pruebas de anticuerpos en laboratorio pueden ser más sensibles que los kits de pruebas rápidas y también pueden medir sus niveles de anticuerpos. (Las pruebas de laboratorio a veces también pueden producir resultados variables, dependiendo de los anticuerpos a los que se dirigen). Pero docenas de compañías en todo el mundo han comenzado a hacer pruebas rápidas de anticuerpos COVID-19 que pueden dar respuestas sí o no en tan solo 10 minutos. Las pruebas son fáciles de usar, aunque deben ser administradas por un profesional médico. Se parecen a las pruebas de embarazo pero usan sangre en lugar de orina. Ninguno ha sido autorizado para uso doméstico.

En Estados Unidos la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) ha otorgado autorizaciones de uso de emergencia a una docena de compañías para comercializar las pruebas de anticuerpos COVID-19, pero también está permitiendo que docenas de compañías adicionales distribuyan pruebas sin que la agencia misma las haya revisado. Roche Holding se convirtió en el último en obtener la autorización de uso de emergencia para su prueba de anticuerpos, que dice que es más precisa que los kits rápidos porque utiliza una extracción de sangre intravenosa en lugar de una muestra de punción digital.

Los críticos dicen que la FDA debería estar haciendo más para controlar las pruebas que están inundando el mercado. Eso no ha impedido que los empleadores de todo el mundo hablen sobre evaluar al personal como una forma de hacer que las personas vuelvan al trabajo, aunque no sabemos con certeza si tener anticuerpos lo hace inmune durante meses o años, si es que lo hace.

Las pruebas de anticuerpos generalizadas en poblaciones podrían producir resultados falsos positivos y llevar a algunas personas a diseminar el virus sin darse cuenta, pensando que son inmunes, dice Rosanna Peeling, profesora de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. Eso se debe a que no es fácil asegurarse de que las pruebas sean específicas del nuevo coronavirus y no de los coronavirus que causan el resfriado común, dice. "Los falsos positivos podrían llevarlo a creer que la población es más inmune que la realidad", dice ella.

No me llevó mucho tiempo descubrir a qué se refería. En la clínica de Londres para mi primera prueba, observé impacientemente que aparecieran líneas en la ventana del dispositivo de prueba. Una línea, al lado de IgM para la inmunoglobulina M, indicaría si tuve la primera ola de anticuerpos que produce el cuerpo después de una infección. El otro, para IgG, indica los anticuerpos de mayor duración generados en las semanas posteriores a la recuperación.

Diez minutos después, no había aparecido nada. Yo fui negativo. Debería haberme sentido feliz de haber escapado del virus que está matando a cientos de miles en todo el mundo, pero no lo hice. Solo deseaba haberlo tenido.

Mi prueba negativa probablemente fue correcta, dice, pero "siempre existe la posibilidad de que esté mal. Es posible"

Investigué la prueba, realizada por la alemana Nal Von Minden GmbH, que vende kits de diagnóstico para todo, desde influenza hasta enfermedades de transmisión sexual. Su prueba COVID-19 es 99.2 por ciento específica, lo que significa que puede detectar de manera confiable los anticuerpos contra coronavirus, en lugar de los coronavirus que causan el resfriado común. Pero su sensibilidad a los anticuerpos producidos para combatir el virus es solo del 91.8 por ciento. Casi 1 de cada 10 pruebas negativas está mal. Y tuve una prueba negativa.

Para complicar las cosas, la compañía alteró la prueba para mejorar su precisión después de que tomé la mía, me dice Thomas Zander, director ejecutivo de Nal Von Minden. Mi prueba negativa probablemente fue correcta, dice, pero "siempre existe la posibilidad de que esté mal. Es posible."

Más tarde ese día, tomé otra prueba con la ayuda de dos cirujanos de Londres: Evangelos Efthimiou y su esposa, Romana Kuchai, que llegaron a su casa en el oeste de Londres con mi máscara y guantes listos. Efthimiou había sufrido los síntomas de COVID-19 a principios de abril: fiebre leve, agotamiento, dolor de garganta, escalofríos y anosmia (la pérdida de olfato y sabor que se identificó como la tarjeta de presentación del COVID-19 ). Nunca se hizo una prueba de hisopo para confirmar COVID-19 , pero se quedó en casa durante dos semanas y luego dio positivo por anticuerpos contra el coronavirus en su hospital.

Traje una caja de pruebas de Biopanda Reagents, un fabricante de kits rápidos con sede en Belfast. La compañía ha vendido más de 300 mil pruebas de anticuerpos COVID-19 a países como Bahrein y las repúblicas checa y eslovaca, y está permitido venderlas en el Reino Unido para uso de profesionales médicos. Sentados en la mesa de su cocina, Efthimiou y Kuchai me ayudaron a hacer la prueba de Biopanda, exprimiendo la sangre de mi dedo en el cassette, tal como lo había hecho en el centro de Londres. Aparecieron un par de líneas al lado de IgG e IgM. Ahora estaba positivo. ¿Cómo es posible?

Les pedí a los dos médicos que hicieran la prueba de Biopanda como una especie de verificación cruzada no científica. Demostró que Efthimiou tenía anticuerpos, pero sus líneas eran un poco más oscuras que las mías, lo que probablemente significa que tenía una infección más reciente o una respuesta inmune más fuerte. Su esposa, que nunca tuvo síntomas, era negativa, aunque vivían en la misma casa cuando él estaba enfermo. "Conozco a algunas personas donde una de las parejas fue negativa y no se aislaron entre sí en su hogar", dice Kuchai. "Todavía no entendemos completamente este virus".

Hay una razón por la cual la prueba de Biopanda podría ser más sensible. Cuando el sistema inmunitario descubre un invasor, produce anticuerpos contra una variedad de proteínas del patógeno. El kit alemán solo prueba los anticuerpos contra una proteína, el llamado pico que permite que el virus ingrese a las células. Biopanda también analiza los anticuerpos contra la nucleocápside, una especie de caparazón viral, que es más abundante y más fácil de detectar. (La nueva prueba de anticuerpos de Roche, tan preciada, solo se dirige a la proteína nucleocápside). Biopanda dice que su prueba tiene una especificidad del 98.3 por ciento para IgG, los anticuerpos de larga duración, lo que indica una alta precisión para detectar anticuerpos COVID-19 sin ninguna reactividad cruzada con el resfriado común coronavirus. Dice que sus estudios han demostrado una sensibilidad a la IgG del 99.9 por ciento, siempre que la muestra de sangre se tome más de 21 días después del inicio de los síntomas.

Ese mismo día, hice una prueba de una compañía china llamada Beijing Kewei Clinical Diagnostic Reagent, que dice que ha validado su prueba y ha notificado a la FDA su intención de distribuir kits en Estados Unidos. También fui positivo en esa prueba y Me sentí aliviada. Supuse que la prueba alemana era un caso atípico.

Se habían contado tres de los votos, y me sentía bien: tenía una mayoría simple en la columna positiva. Después de sospechar durante semanas que había tenido COVID-19 , comencé a creerlo. Pero otra prueba llegó unos días después. Fue fabricado por Hangzhou Realy Tech, una compañía china que también notificó a la FDA su intención de distribuir pruebas en la Unión Americana. Pensé que volvería a dar positivo, pero no aparecieron líneas. Estaba negativo.

Los resultados conflictivos podrían deberse a que las empresas a veces usan diferentes objetivos para probar. Algunos se dirigen específicamente a la proteína espiga, la proteína nucleocápside, o ambas, dice Peeling. "Y si usan toda la proteína enriquecida o partes de la proteína, no lo sabemos", dice ella. "Cuando tiene un resultado positivo para COVID-19 , podría ser que haya una reacción cruzada con los coronavirus comunes que pueden estar circulando ahora", es decir, simplemente tuve un resfriado "o lo tuvo en el pasado".

"Es muy confuso. Pensé que tenía anticuerpos, lo que elimina al menos parte del miedo, de que al menos estás protegida hasta cierto punto ".

Un representante de Biopanda, Han Yan, dice: "Es posible que haya tenido una respuesta de anticuerpos débil y nuestra prueba no fue lo suficientemente sensible como para detectarla".

Después de cuatro pruebas y comprobaciones cruzadas conflictivas, todavía no estoy seguro de haber tenido COVID-19 . Me gustaría pensar que la prueba Biopanda es correcta, pero si no pudo detectar los anticuerpos de la enfermera, me pregunto por qué detectó los míos. Me preocupa que muchas de las pruebas en el mercado puedan dar a las personas una falsa sensación de que tienen cierta inmunidad. Hasta que sepamos más sobre este virus, cómo se transmite y por qué algunas personas lo esquivan, a pesar de estar expuestos, continuaré trabajando desde casa, usaré mi máscara y guantes en el supermercado e intentaré mantenerme a 6 pies de distancia de las personas cuando Me aventuro al aire libre.