Las primeras vacunas contra COVID-19 podrían solo evitar la gravedad, mas no el contagio: científico
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las primeras vacunas contra COVID-19 podrían solo evitar la gravedad, mas no el contagio: científico

COMPARTIR

···
menu-trigger

Las primeras vacunas contra COVID-19 podrían solo evitar la gravedad, mas no el contagio: científico

bulletAunque el objetivo final es un golpe de gracia contra el virus, las vacunas tempranas pueden tener ciertas limitaciones, según Robin Shattock, profesor de Imperial College London que lidera el desarrollo de una vacuna.

Bloomberg / John Lauerman y James Paton
15/06/2020
Actualización 15/06/2020 - 20:05
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La desesperación por una forma de evitar que las economías colapsen bajo el impacto del COVID-19 podría significar conformarse con una vacuna que evite que las personas se enfermen seriamente o mueran, pero no que impida contraer el nuevo coronavirus.

Aunque el objetivo final es un golpe de gracia contra el virus, las vacunas tempranas pueden tener limitaciones en lo que pueden ofrecer, según Robin Shattock, profesor de Imperial College London que lidera el desarrollo de una vacuna experimental.

“¿Es eso protección contra la infección?”, pregunta Shattock. “¿Es protección contra la enfermedad? ¿Es protección para no enfermarse gravemente? Es muy posible que una vacuna que solo proteja contra una enfermedad grave sea muy útil”.

A medida que los países emergen cautelosamente de los confinamientos, los líderes están buscando una vacuna preventiva como la ruta para volver a la vida prepandémica. Impulsadas por miles de millones de dólares en inversiones gubernamentales, vacunas de compañías poco conocidas como la china CanSino Biologics y gigantes como Pfizer y AstraZeneca trabajan en el desarrollo.

Al menos una de las vacunas experimentales de más rápido movimiento ya ha avanzado en ensayos en humanos después de mostrar un impacto en la enfermedad grave –aunque menos en la infección– en animales. Los expertos dicen que tal producto probablemente se usaría ampliamente si se aprobara, incluso si eso es todo lo que contribuye, hasta que salga al mercado una versión más efectiva.

“Las vacunas deben proteger contra enfermedades, no necesariamente infecciones”, dice Dennis Burton, inmunólogo e investigador de vacunas en Scripps Research en La Jolla, California.

Sin embargo, hay inconvenientes. Si bien tienen el potencial de salvar vidas, tales vacunas podrían conducir a la complacencia en los países cansados del encierro, afirma Michael Kinch, un experto en desarrollo de medicamentos que es vicerrector asociado de la Universidad de Washington en San Luis.

“Supongo que el día después de que alguien se vacune, van a pensar: ‘puedo volver a la normalidad. Todo estará bien’”, dice. “No se darán cuenta necesariamente de que aún podrían ser susceptibles a la infección”.

Ya se cree que el COVID-19 lo transmiten personas asintomáticas, y una vacuna para prevenir los síntomas puede hacer que sean más las personas sin síntomas que propaguen el virus.

Las vacunas se encuentran entre las armas más efectivas contra las enfermedades infecciosas y previenen hasta 3 millones de muertes al año, según la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, pocas, si las hay, son 100 por ciento efectivas en todas las personas que las obtienen. Por ejemplo, aproximadamente el 3 por ciento de las personas que reciben la vacuna contra el sarampión desarrollan una forma leve de la enfermedad y pueden transmitirla a otros.

En sus intentos por enfrentar una amenaza en rápido crecimiento, los desarrolladores están recurriendo a tecnologías que nunca se han utilizado con éxito en humanos. Más de 130 vacunas están en proceso para la prevención del COVID-19, según la Organización Mundial de la Salud.

Las vacunas funcionan presentando al sistema inmunitario una forma de un germen –o una parte clave del mismo–, a fin de preparar al cuerpo para responder cuando ocurra una exposición real. Cuando eso sucede, las proteínas inmunes llamadas anticuerpos se adhieren al virus y detienen su entrada a las células. A veces, las vacunas aumentan las células T inmunes, que no hacen tanto para prevenir infecciones, pero pueden retrasar y eventualmente detener su progresión.

Un enfoque común para elevar los niveles de anticuerpos es con la inyección de un virus que ha sido inactivado o eliminado. Alrededor de nueve de estas están en experimentación: una, fabricada por Sinovac Biotech de China, condujo a altos niveles de anticuerpos dirigidos contra el COVID en monos.

Otra vacuna desarrollada en la Universidad de Oxford utiliza un enfoque innovador en el que los genes del COVID se insertan en un virus diferente e inofensivo. Eso produce proteínas que son reconocidas por el sistema inmune, lo que eleva las defensas contra una infección real.

Alrededor de una cuarta parte de las vacunas experimentales enumeradas por la OMS, incluidas dos que ya están en estudios en humanos, siguen el mismo enfoque que la vacuna de Oxford. Una de las ventajas de la tecnología es su velocidad. AstraZeneca, que se ha asociado con Oxford, ha dicho incluso que comenzará a administrar dosis para el Reino Unido en septiembre, y tendrá dosis para Estados Unidos, que ayudó a financiar el desarrollo, el mes siguiente.

El sábado, AstraZeneca y cuatro países de la Unión Europea informaron que llegaron a un acuerdo para distribuir cientos de millones de dosis de la vacuna. Sinovac Biotech, con sede en Beijing, también dijo durante el fin de semana que los resultados de las pruebas de su vacuna de coronavirus en humanos respaldan el avance a los estudios de etapa final.

La forma en que la vacuna desarrollada por Oxford y AstraZeneca afecta las infecciones y los riesgos de contagio aún no está clara. William Haseltine, exinvestigador sobre VIH en la Universidad de Harvard, señaló en un blog para Forbes que los animales tenían aproximadamente la misma cantidad de material genético viral, llamado ARN, en sus sistemas, sin importar si habían recibido o no vacunas. Los niveles de anticuerpos contra el virus no fueron tan altos como en las vacunas muy protectoras, dijo.

Sin embargo, los signos clínicos de infección grave, como la frecuencia respiratoria alta y la neumonía, fueron mejores en los monos vacunados. Eso aún podría hacer la vacuna útil, según Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

“Esa vacuna no parece ser un golpe de gracia para proteger contra la infección, pero podría ser realmente muy buena para proteger contra la enfermedad”, dijo Fauci al sitio web de noticias médicas Stat.