Salud

Las dudas rodean a la vacuna de AstraZeneca: ¿Por qué funciona mejor en dosis más pequeñas contra el COVID-19?

Un análisis de los datos deberá reflejar mejor si estos porcentajes fueron un resultado fortuito o si las dosis más altas afectan la respuesta inmunitaria.

La noticia llegó a Sarah Gilbert el sábado por la noche de que la vacuna contra el COVID-19 que desarrolló con AstraZeneca parecía funcionar, pero la profesora de la Universidad de Oxford esperaba un número clave: ¿fue más de 90 por ciento efectiva, como lo han sido otros, o menos?

En cambio, cuando su colega Andrew Pollard llamó con los resultados, quiso mostrarle diapositivas en lugar de simples cifras. "Realmente no entendía por qué teníamos que pasar por diapositivas", recordó. "Pero luego quedó claro: porque es bastante más complicado en nuestra prueba".

Esa complejidad ha llevado a que la incertidumbre rodee en torno a uno de los pioneros junto con Pfizer, BioNTech y Moderna en la 'carrera' por una dosis que ponga fin a la pandemia. Las preguntas sobre la dosis más eficaz de la vacuna, su historial de seguridad y el enfoque de los socios para probarla han arrojado dudas sobre si la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) la avalará.


El lunes temprano, AstraZeneca y Oxford informaron los resultados después de que 131 participantes del ensayo enReino Unido y Brasil contrajeron COVID-19. La eficacia promedio de la prevención de 70 por ciento sonaba bien, dentro de las expectativas de los analistas, y por encima del estándar de 50 por ciento que la FDA había establecido para las vacunas anti-COVID.

El estudio también encontró 16 casos graves, todos ellos entre personas que no recibieron la vacuna de AstraZeneca, según Moncef Slaoui, el exinvestigador de GlaxoSmithKline que dirige el programa Operation Warp Speed ​​de EU. Era una buena noticia para el programa de vacunas de Astra que se había detenido durante seis semanas en ese país mientras los reguladores revisaban un evento adverso grave del que la compañía nunca dio detalles. Oxford informará los detalles de esos eventos adversos en su estudio de eficacia que presentará para revisión en las próximas semanas.

Las acciones de AstraZeneca subieron hasta 2.4 por ciento la madrugada del martes en Londres después de caer 3.8 por ciento el lunes.

La parte desconcertante de los resultados de Astra fue que las dosis más grandes fueron menos eficaces. La vacuna tuvo solo 62 por ciento de efectividad en un grupo que recibió dos dosis completas con un intervalo de aproximadamente un mes, pero entre alrededor de 2 mil 700 personas que recibieron media dosis seguida de una completa, la efectividad aumentó a 90 por ciento.

Los datos positivos de otra vacuna de eficacia sustancial con ventajas potenciales en almacenamiento, transporte y asequibilidad serán bienvenidos, dijo Jesse Goodman, exjefe de la oficina de vacunas de la FDA que luego fue el científico jefe de la agencia.

"Lo que aún no está claro es si este efecto es una observación fortuita o refleja que la dosis más alta puede afectar negativamente la respuesta inmunitaria", dijo en una entrevista. "Necesitamos más detalles para empezar a entenderlo".

Geoffrey Porges, analista de SVB Leerink, estuvo entre las voces más críticas, calificando los datos de "prematuros e insuficientes" en una nota para los clientes y prediciendo que la vacuna "nunca tendría licencia en EU".

Armarse de paciencia

AstraZeneca y Oxford están realizando ensayos de la vacuna en diferentes partes del mundo, y actualmente solo están estudiando dos dosis completas de la dosis en su estudio de EU, que se espera incluya a 30 mil voluntarios. Pero la compañía aún está reclutando participantes y podría agregar otro análisis para realizar más estudios del régimen de media dosis, explicó Ruud Dobber, vicepresidente ejecutivo y presidente de biofarmacéuticos de AstraZeneca.

"Seamos un poco más pacientes y veamos cómo reacciona la FDA antes de hacer declaraciones tan duras", comentó en una entrevista con Bloomberg TV.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios de Reino Unido ya ha comenzado su análisis basado en los datos que ha recibido en una revisión continua, apuntó la directora ejecutiva June Raine, en un comunicado.

Te puede interesar: ¿Por qué la vacuna de AstraZeneca, que se envasará en México, puede ser la mejor opción?

Las naciones de ingresos bajos y medianos buscan la inyección, con un precio mucho más bajo que los de Pfizer y Moderna, como una forma de salir de la pandemia. El número de eficacia más bajo de los dos regímenes de dosis completa alcanzó el punto de referencia de la Organización Mundial de la Salud, según el científico jefe Soumya Swaminathan.

Aún así, Swaminathan advirtió en una entrevista este martes con Bloomberg Television que se necesitan datos más completos para comprender las posibles discrepancias entre las dosis.

"Realmente necesitamos esperar números más grandes, un seguimiento más prolongado, para ver si estas diferencias realmente continúan en el futuro", dijo.

Que una dosis más baja produjera un mejor resultado dejó incluso a Gilbert rascándose la cabeza. Los investigadores probaron un régimen con una media dosis inicial para encontrar la cantidad más pequeña que aún pudiera generar una respuesta inmune fuerte, abundó Gilbert, no para aumentar la efectividad.

"Me sorprendió", dijo en una entrevista. "Realmente no esperaba eso".

Su superioridad sobre dos dosis completas podría ser una buena noticia, ya que permitiría a la empresa realizar más inoculaciones con el mismo volumen total de vacuna. Eso podría ser importante con la necesidad de vacunar a miles de millones de personas en todo el mundo.

La vacuna utiliza un adenovirus de chimpancé inofensivo, la causa de algunos resfriados comunes, como vector que luego se inserta con la proteína de pico del coronavirus para generar una respuesta inmune.

¿Qué pudo haber provocado estos resultados?

En teoría, es posible que una dosis inicial completa genere anticuerpos contra el vector adenovirus en sí, lo que podría haber limitado la respuesta inmune a la proteína pico del virus SARS-CoV-2, comentó Gilbert, pero su equipo midió los anticuerpos contra el adenovirus en estudios anteriores y encontró solo un efecto pequeño.

"No estoy realmente seguro de si esa es la respuesta completa. Lo investigaremos un poco más, pero puede ser algo más sutil en términos de inducir una respuesta inmune de alta calidad al administrar la cantidad justa de antígeno de la vacuna en la primera dosis y luego expandirla con la segunda dosis", agregó.

Una posible explicación para los resultados variables es que la dosis inicial más baja hace un mejor trabajo al atravesar las defensas del cuerpo, lo que permite que la vacuna infecte las células y cree la respuesta inmune, consideró Michael Kinch, experto en desarrollo de medicamentos y vicerrector asociado en la Universidad Washington en St. Louis.

Otra razón teórica es más compleja: el sistema inmunológico puede volverse inmune a la alta dosis inicial de vacuna y luego ignorar la dosis posterior, un fenómeno conocido como tolerancia o desensibilización inmunológica. Cualquiera de los dos tendría el potencial de mitigar los efectos de la vacuna.

"El número de 90 por ciento podría finalmente resultar correcto", dijo Kinch, "pero la inversión dosis-respuesta podría ser una señal de preocupación".

El equipo de Oxford todavía está analizando sus datos para comprender mejor cómo funciona la vacuna. Gilbert apuntó que confía en que el número de eficacia más alto se mantendrá aproximadamente cuando lleguen más datos.

"Podría subir o bajar un poco", dijo. "No creo que vaya a cambiar masivamente, pero puede diferir de ese 90 por ciento inicial en cualquier dirección cuando lleguemos a un análisis un poco más grande".