La batalla contra el COVID-19 durará años, incluso con la vacuna
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La batalla contra el COVID-19 durará años, incluso con la vacuna

COMPARTIR

···
menu-trigger

La batalla contra el COVID-19 durará años, incluso con la vacuna

bulletEspecialistas indican que, aun con la vacuna, tendremos que lidiar con el COVID-19 por temporadas, justo como pasa con la gripe.

Bloomberg / Drew Armstrong y Riley Griffin
13/08/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La pandemia de coronavirus probablemente será un desafío en los próximos años incluso con una vacuna, según expertos farmacéuticos y de salud pública.

Si bien una vacuna proporcionará cierta medida de protección a las sociedades de todo el mundo, es probable que el virus estalle de vez en cuando y sea constantemente combatido, al igual que la gripe y otros patógenos.

Sabemos que este virus no desaparecerá pronto. Se ha establecido y seguirá transmitiéndose donde sea que pueda hacerlo”, dijo Soumya Swaminathan, científica jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el evento 'Cómo el COVID-19 está remodelando el ecosistema de cuidado de la salud' presentado por Bloomberg Prognosis. “Sabemos que tenemos que vivir con esto”.

El historial de la humanidad contra los virus es pobre. Solo un virus ha sido eliminado de la existencia en humanos: la viruela. El resto se maneja apagando incendios cuando se encienden.

“Creo que lo realista es esperar que con una combinación de medicamentos y vacunas podamos llegar a un lugar estable donde la pandemia sea manejable”, comentó el director ejecutivo de Novartis Vas Narasimhan. Llamó a la eliminación real del virus “poco probable”.

Hay 29 vacunas diferentes en ensayos en humanos en todo el mundo, según un informe de la Organización Mundial de la Salud publicado este jueves. Se ha confirmado que más de 20 millones de personas están infectadas en todo el mundo, con al menos 751 mil muertos por el virus.

Si bien la prisa por probar rápidamente las vacunas puede reducir años del tiempo antes de que alguna esté lista, una primera ronda de vacunas probablemente solo se destinará a trabajadores de la salud y poblaciones de alto riesgo, y el público en general tendrá que esperar hasta el próximo año para tener una oportunidad.

“Cuanto más espere, más conocimiento habrá sobre la vacuna”, indicó Narasimhan. “Con una confianza razonable, podríamos tener una vacuna segura y efectiva antes de finales del próximo año que podría usarse ampliamente”.

Dos de las vacunas más avanzadas están siendo desarrolladas por Pfizer y por la Universidad de Oxford, que está trabajando con el fabricante de medicamentos AstraZeneca. Pero los científicos que trabajan en los ensayos dijeron que era importante recopilar un conjunto sólido de datos en lugar de apresurarse a mirar los primeros resultados.

La vacuna de Oxford se está probando en el Reino Unido en un ensayo de 10 mil personas que ha inscrito a la mayoría de sus participantes. Se espera que funcione durante un año para recopilar resultados.

“Todavía no tenemos claridad sobre los plazos para esos ensayos”, dijo Sarah Gilbert, profesora de Oxford que ha dirigido el desarrollo de la vacuna. Advirtió contra las primeras investigaciones en el ensayo, un proceso llamado desenmascaramiento, que puede manchar los resultados. “No podemos tener múltiples miradas a los datos”, dijo.

Pfizer también dijo que no se apresuraría a mirar temprano.

“No cegaremos el estudio demasiado pronto”, dijo Kathrin Jansen, directora de investigación y desarrollo de vacunas de Pfizer. “Si tenemos éxito, sí, podemos declarar el éxito temprano”.

Con las vacunas, que se administran a personas sanas, los conjuntos de datos más largos son cruciales para averiguar qué tan seguras son a largo plazo y cuánto dura la protección.

“No lo sabremos hasta que sigamos a los pacientes en ensayos clínicos, en particular los ensayos de vacunas, durante seis meses a un año”, dijo Narasimhan de Novartis.

Pandemias como el COVID-19 son raras y ocurren tal vez con poca frecuencia, como en 200 años, señaló Neil Ferguson, profesor del Imperial College de Londres que asesoró al Gobierno del Reino Unido sobre su respuesta inicial. Sin embargo, es probable que aparezcan más virus y brotes nuevos a medida que la urbanización y la deforestación acerquen a humanos y animales.

En la última década ha habido un “número creciente de virus e infecciones bacterianas que se han extendido a los humanos”, comentó Devi Sridhar, presidente de salud pública global de la Universidad de Edimburgo. “Mientras tengamos un contacto cercano entre animales y humanos, continuaremos teniendo eventos secundarios. Y lo estamos viendo a través de la urbanización, la deforestación y los mercados húmedos”.

Hay medidas que se pueden tomar para reducir los riesgos de futuras pandemias, que implican principalmente la reducción de la interacción humana con la vida silvestre, señaló Ferguson. Uno de los grandes riesgos es el de los alimentos que se matan, junto con las ventas en los mercados de Asia y África.

“Francamente, deteniéndolos podríamos reducir el riesgo, pero no por completo”, dijo.

La OMS ha sido muy criticada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien dijo que el grupo no logró evitar el brote y está demasiado cerca políticamente de China. EU tiene actualmente uno de los peores brotes en curso en el mundo.

“No hemos invertido en respuestas de salud pública”, dijo Swaminathan. “Los países que realmente han respondido bien lo han hecho porque el liderazgo político se lo tomó en serio, tomó nota de lo que estaba sucediendo y se basó en la experiencia científica”.