Salud

Hay muchos coronavirus, pero ¿enfermarnos con alguno de ellos nos protege contra el COVID-19?

Un estudio halló que las personas que, previo a la pandemia, padecieron un resfriado común causado por un coronavirus tienen anticuerpos contra el SARS-CoV-2, aunque eso no necesariamente las protege contra la enfermedad.

Los coronavirus no son algo nuevo. Han existido durante millones de años y, al igual que otros virus, como el de la influenza, han afectado a la humanidad durante siglos.

De hecho, es bastante probable que, antes de que surgiera la pandemia de COVID-19, alguna vez te hayas enfermado con algún tipo de coronavirus estacional, los cuales son responsables de gran parte de los resfriados comunes.

Incluso, dos de las epidemias más preocupantes de este siglo, la del SARS y la del MERS, fueron causadas por coronavirus parientes del SARS-CoV-2, causante de la actual pandemia en el mundo.

Mientras que México y el mundo batallan para conseguir vacunas para contener al patógeno, surge la pregunta: ¿si a lo largo de mi vida ya me enfermé con algún tipo de coronavirus puedo ser inmune al COVID-19?

Un estudio realizado por investigadores estadounidenses publicado en la revista científica Cell señala que, aunque el SARS-CoV-2 es un coronavirus nuevo, la mayoría de los seres humanos habían estado expuestos previamente a otros coronavirus humanos estacionales comunes (hCoV) antes de la pandemia de COVID-19.

El texto agrega que alrededor del 20 por ciento de las personas que previamente se enfermaron con algún coronavirus poseen anticuerpos no neutralizantes que reaccionan de forma cruzada con las proteínas de la nucleocápside y el pico del SARS-CoV-2.

No obstante, aunque el estudio halló que esos anticuerpos se reforzaron con la infección, no se encontró que ofrecieran una mayor protección contra la infección u hospitalizaciones por COVID-19

Por lo tanto, hasta ahora la mejor forma de alcanzar la inmunidad contra el SARS-CoV-2 es mediante la vacunación.

Guardias armados, congeladores, decongelación: así es la corta vida de la vacuna contra COVID