Esta variante del nuevo coronavirus habría mutado para volverse más contagioso, según investigadores
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Esta variante del nuevo coronavirus habría mutado para volverse más contagioso, según investigadores

COMPARTIR

···
menu-trigger

Esta variante del nuevo coronavirus habría mutado para volverse más contagioso, según investigadores

bulletUna nueva variante podría, por ejemplo, obstaculizar los esfuerzos para desarrollar una vacuna.

bulletEn EU, la mutación Spike D614G, originada en Europa, prevalece en la costa este, mientras que la que se originó en China estaba más presente en la costa oeste.

Bloomberg / Kristen V. Brown, Robert Langreth y Michelle Cortez
08/05/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

A medida que el nuevo coronavirus se ha propagado de persona a persona y de país a país, el virus ha cambiado miles de veces. La gran mayoría de estos cambios son incrementales. Pero la semana pasada, investigadores del Laboratorio Nacional de Los Álamos postularon que al menos una variante había mutado significativamente para volverse más contagiosa.

Si es cierto, este desarrollo podría tener implicaciones importantes. La posibilidad de lo que se conoce como una mutación funcionalmente significativa del SARS-CoV-2, que causa la COVID-19, ha intrigado y preocupado a los investigadores y las autoridades de salud casi desde el momento en que se identificó el virus por primera vez. Una nueva variante podría, por ejemplo, obstaculizar los esfuerzos para desarrollar una vacuna, o significar que las personas que ya han tenido COVID-19 podrían enfrentar un mayor riesgo de volver a infectarse.

La hipótesis de Los Álamos se encontró rápidamente con una avalancha de reacciones que iban desde las cejas arqueadas hasta el escepticismo desdeñoso de biólogos y expertos en coronavirus de todo el mundo. Los datos, dijeron muchos, simplemente no respaldaban una afirmación tan grande. Los críticos también sintieron que el lenguaje del artículo se sobrevendía y sensacionalizaba los hallazgos reales.

“Creo que esta hipótesis es plausible pero está lejos de ser probada”, escribió en Twitter Trevor Bedford, un experto en genoma viral del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle, Washington, en respuesta al artículo. Dijo que había estado observando la mutación de cerca.

Los Álamos declinó hacer comentarios. El centro de investigación federal fue creado durante la Segunda Guerra Mundial para centrarse en la seguridad nacional.

El artículo de Los Álamos, que se publicó en línea antes de la revisión de pares, describe cómo los investigadores analizaron una base de datos global de variantes de SARS-CoV-2. Encontraron una que parecía dominar rápidamente a medida que el virus se propagaba por todo Europa. Esta variante tenía varias mutaciones que la distinguían de la versión asiática. Una fue llamada Spike D614G.

“Está en una parte importante del virus, y necesitamos estudiarla para determinar si es una preocupación”, asegura David Montefiori, virólogo de la Universidad de Duke y autor del estudio. “Lo que estamos afirmando es que esta mutación necesita ser estudiada agresivamente y rápidamente”, agregó. “No estamos tratando sacar las cosas de proporción”.

Los virus se replican al copiarse a sí mismos y, a menudo, cometen errores. Estos errores se convierten en lo que se conoce como mutaciones. Sin embargo, la mayoría de estos cambios son el equivalente a unas pocas palabras en un libro completo, por lo que no cambian perceptiblemente el virus.

Los científicos de Los Álamos establecieron un sistema para identificar mutaciones que podrían ser notables, y el resultado fue Spike D614G. La proteína espiga (spike) es crítica: es la clave que usa el virus para ingresar e infectar una célula huésped sana antes de tomarla para producir copias de sí mismo. Las vacunas y las terapias a menudo están diseñadas para desarmar exactamente esta parte de la operación de un virus. Por el contrario, algunos tipos de mutaciones pueden hacer que un virus sea mucho más capaz de propagarse rápidamente. Otros pueden cambiar la naturaleza de un virus, haciéndolo menos o más peligroso.

“La mutación Spike D614G es motivo de preocupación urgente; comenzó a extenderse en Europa a principios de febrero, y cuando se introdujo en nuevas regiones, rápidamente se convirtió en la forma dominante”, escribieron los investigadores.

El monitoreo de estas pequeñas mutaciones a lo largo del tiempo también es la forma en que los investigadores pueden rastrear cómo viaja el virus por el mundo, al igual que construir un árbol genealógico. La mutación Spike D614G ocurrió justo cuando el virus llegó a Europa y terminó sembrando gran parte del brote allí. Ahora es la variante predominante en Europa. En Estados Unidos, esta versión europea prevalece en la costa este, mientras que la que se originó en China estaba inicialmente más presente en la costa oeste. La variante europea ha ido ganando terreno, sin embargo, alimentando la especulación de que puede haber mutado de una manera que facilita su propagación.

Los investigadores de Los Álamos notan la frecuencia creciente de la mutación D614G y argumentan que demuestra que la mutación la hace más transmisible que la versión original. Investigadores de genómica dicen que esto es posible. Pero tampoco descartan la posibilidad aleatoria. Como dice Bedford, la versión D614G puede ser más común simplemente “porque tuvo suerte en la introducción europea”, sembrando un brote masivo italiano que rápidamente se extendió al resto de Europa y el este de Estados Unidos, y ahora se ha extendido a Australia.

Se necesitan muchos más datos para confirmar qué posibilidad es correcta, incluidos los resultados de estudios de laboratorio que podrían mostrar que el virus infecta las células de manera más efectiva en el tubo de ensayo. Los investigadores también estarán atentos a más datos epidemiológicos para confirmar que la D614G se está convirtiendo en la variante dominante.

Por ahora, los fabricantes de medicamentos que se apresuran a crear una vacuna contra el virus han señalado que no han visto nada de qué preocuparse. Ugur Sahin, director ejecutivo de BioNTech SE, con sede en Mainz, Alemania, dijo que “no tiene dudas de que desde el punto de vista de la vacuna, todavía no vemos mutaciones que puedan surgir como variantes de escape”. El director médico de Moderna, Tal Zaks, ha expresado opiniones similares.

Y Roche Holding, uno de los jugadores más importantes del mundo en el campo del diagnóstico, ha dicho que no ha visto ninguna mutación que pueda comprometer la precisión de sus pruebas para COVID-19.

Una debilidad del artículo, dicen los críticos, es que hay pocos datos de laboratorio que respalden sus afirmaciones. Es posible que la mutación D614G haga algo importante, pero no está claro qué sería y qué significa, dice Stanley Perlman, investigador de coronavirus de la Universidad de Iowa.

Una mutación significativa podría cambiar el curso de la enfermedad, por ejemplo, al causar síntomas más graves, dice Jennifer Doudna, genetista de la Universidad de California en Berkeley. Pero “no hay evidencia de que esta prevalencia creciente corresponda a resultados de enfermedades más graves”.

Otra investigación sugirió que el SARS-CoV-2 es un poco más estable que otros tipos de virus. Un estudio escocés publicado esta semana en la revista Virus Evolution señaló que hasta el momento se han registrado más de 7 mil mutaciones documentadas, una tasa de alrededor de un tercio de la gripe. El documento sugiere que no es probable que estas mutaciones afecten significativamente la biología del virus.

“Es importante recordar que los virus mutan”, dice Oscar MacLean, autor principal del estudio e investigador del Centro de Investigación de Virus de la Universidad de Glasgow de MRC. “Eso es lo que hacen todo el tiempo”.